LA ESPERA TAMBIEN TIENE LIMITE

27/11/2010

FARP da beneficio de la duda a Gabino

El pueblo tiene una "enorme expectativa e ilusión", afirma en la entrevista con noticias

OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO Una "enorme expectativa e ilusión" tiene el pueblo de Oaxaca en el entrante gobierno de Gabino Cué Monteagudo para que sean atenidos sus reclamos ante "la descomunal marginación y pobreza" en la entidad, afirmó el Mayor Salvador, integrante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARP).

Y dijo que ese grupo armado está en la disposición de sentarse a dialogar con el mandatario a partir de una agenda con demandas sociales.

El jefe rebelde sostuvo que aún no existe confianza en el gobierno entrante de cumplir todas las expectativas generadas mientras "no se den resultados concretos y reales".

Aunque observó que no se puede descalificar "si todavía no le hemos visto en los hechos lo que puede hacer, pues sólo hasta entonces puede juzgarse de manera más objetiva".

"Al menos nosotros le damos es el beneficio de la duda. Mientras no haya un verdadero cambio no puede existir todavía confianza. Lo que existe en el pueblo, es una enorme expectativa e ilusión, de que por fin todo puede cambiar sin embargo; sólo el trabajo y la práctica podrán determinar si efectivamente cumplirá con las expectativas de los oaxaqueños".

Y subrayó que el gobierno de Cué Monteagudo tiene como prioridades esenciales la aplicación de justicia "a la voz de ya" y después la generación de empleos para dar al pueblo el derecho de acceder a una vida más digna.

"Cómo estarán las cosas que lo que hoy se desea es tener un empleo, ya no digno necesariamente, sino al menos un empleo, el que sea. Que haya trabajo y así tener algo que llevar a casa para medio comer. Tener vivienda y vestido en muchos oaxaqueños es aspirar a soñar demasiado", señaló.

Para generar empleo, anotó, "se requiere impulsar el desarrollo de proyectos auto sustentables en cada microrregión, que potencien la economía y generen una verdadera producción acorde a las condiciones, idiosincrasia y recursos existentes".

Expuso que este rubro "necesita una inyección de recursos económicos sin parangón" porque según datos del INEGI solo un millón 451 mil oaxaqueños tienen trabajo remunerado de tres millones 506 mil 821, mientras 543 mil oaxaqueños se encuentran en las garras del comercio informal, "por cierto, sufriendo el control y las presiones tributarias de la delincuencia organizada".

"Esto, refleja en gran medida el grado de deterioro del empleo en Oaxaca", remarcó.

Destacó que la agricultura también se requiere reactivar de manera urgente, pues se encuentra totalmente abandonado porque la mayoría de los campesinos están en los Estados Unidos de trabajadores ilegales y "los que no, son presa de las redes del narcotráfico, viven de peones de albañil, de cargadores en el mercado de abasto o sobreviven de las migajas del campo".

"Se necesita mucho crédito popular, precios de garantía, mucha capacitación técnica y una enorme cantidad de implementos agrícolas, entre tractores, sembradoras, sistemas de riego y bombeo, invernaderos, etc.", recalcó.

Se escucha brutal ---subrayó---, "pero la creciente escasez del empleo y su precariedad coinciden con la entrada de México a Tratados de Libre Comercio bajo condiciones de competitividad desiguales e injustas; esto obligó a amplios sectores de la población, sobre todo a jóvenes, a buscar desesperadamente empleos en la economía informal e ilegal. De ahí el fantástico repunte del narcotráfico. Esas son las causas profundas del narcotráfico en México".

Resaltó que la educación necesita también una inversión enorme para darle al magisterio un salario realmente decoroso y proporcionarle la capacitación científico-pedagógica y técnica, pues "hay maestros quienes ni siquiera saben hacer uso de la computadora y las memorias USB", y las herramientas necesarias, tanto personales como en las aulas, para poder realmente proporcionar a la niñez y juventud oaxaqueña una verdadera educación.

Además, invertir en infraestructura educativa, acondicionamiento de aulas, bibliotecas, laboratorios, campos de experimentación, construcción de nuevas y mejores escuelas con pleno acceso a la tecnología de punta, internet, multimedia, etc.

Refirió que existen aún muchas otras muchas prioridades, como una red carretera y de comunicaciones en buenas condiciones, seguridad para la población, etc., "pero esto sin lugar a dudas rebasa las expectativas y visión e incluso el presupuesto de Oaxaca otorgado por la federación, el cual en su gran mayoría se va a gastos de administración, o sea, pago de burocracia, sobre todo burocracia policíaca y militar".

El guerrillero dijo que las FARP se sentarían a dialogar con Cué Monteagudo sobre una agenda específica, "en primera instancia, justicia social, entre empleo, seguridad social, salud, educación, y en segunda instancia, castigo a los crímenes cometidos por la oligarquía económica y política del estado".

En tercera instancia, "planteamos cambios políticos verdaderos, profundos. Que se vean reflejados en un juego democrático equitativo, no acotado por los partidos políticos, que los recursos no sean monopolizados de manera total por los partidos y se pueda beneficiar la población en general".

"Gabino Cué manifestó estar en la disposición de dialogar con nosotros, pero no hicimos eco del mismo porque no hay una propuesta concreta sobre qué dialogar. Por eso, si realmente es serio el llamamiento, necesitamos saber cuál es la propuesta, sobre qué agenda, cuáles serían los mecanismos para hacerlo. No nos cerramos al diálogo, pero tampoco asistiríamos a una plática de sordos que sólo se convirtiera en un show de circo".

Si es serio ese llamamiento al diálogo ---insistió---, "nos comprometemos a proponer un pliego de peticiones no negociable y una agenda de temas a tratar, negociable en sus resultados. Le pediríamos al gobierno de Gabino Cué a que se comprometiera públicamente a cumplir de manera verificable por nosotros dicho pliego de demandas y lo que resultara de esa agenda de temas a tratar".

El Mayor Salvador dijo que todo esto permitiría crear las condiciones necesarias para un diálogo real, además del reconocimiento del gobierno a las FARP "como fuerza revolucionaria beligerante, fieles en nuestro actuar al artículo 39 de la Constitución mexicana y apegados a los términos de los Tratados de Ginebra".



LA FRASE

"Es difícil en este momento dar un juicio (sobre el nuevo gobierno que encabezará Gabino Cué Monteagudo). Se necesita un tiempo razonable, a lo mejor un año, para poder evaluarlo adecuadamente".

MAYOR SALVADOR.

Imputan ONG 295 crímenes por misoginia a actual gobierno

Iván Castellanos

[00:38] Integrantes del Colectivo Huaxyacac aseguraron que la actual administración dejará un saldo de al menos 295 mujeres asesinadas por causas de misoginia, machismo y omisión gubernamental, mientras que este año se registran 50 crímenes de este tipo.

Encabezadas por Ana María Hernández Alvarado y Jessica Sánchez Maya, colocaron tendederos en el kiosco del Zócalo y colgaron ropa femenina con el nombre de las mujeres que perdieron la vida por causas relacionadas con el género.

Indicaron que las féminas fueron ultimadas por la falta de compromiso del actual gobierno mientras que ni las víctimas, ni sus familias, ni la sociedad en general pueden sentirse seguras con una autoridad que no es capaz de garantizar la seguridad ni la vida de sus ciudadanas y menos de lograr impartición de justicia.

Además, denunciaron que hubo un incremento porcentual del 35 por ciento entre los asesinatos cometidos en 2008 y 2009, datos proporcionados por el documento “Feminicidio en Oaxaca, impunidad y crimen de estado”.

Asimismo, indicaron que en este documento se detalla que hubo 4 mil 597 casos de violencia intrafamiliar, mil 483 ataques sexuales y 109 desaparecidas.

Entre políticos y narcos

Jesusa Cervantes



MÉXICO, DF, 26 de noviembre (apro).- Luego de varias amenazas de muerte lanzadas por capos de la droga, el Tribunal Agrario se vio obligado a cambiar de jurisdicción a uno de su magistrados; actualmente, el Tribunal busca el lugar más seguro para proteger a otro de sus funcionarios, debido a que se encuentra en una situación de peligro.

La causa de estos movimientos tiene su origen en la presión que grupos de narcotraficantes realizan en contra de magistrados para que modifiquen el estatus legal de tierras de uso agrícola y que en la actualidad están siendo utilizadas para la siembra de estupefacientes.

Según el Tribunal Agrario, Sinaloa, Nayarit, Guerrero y Oaxaca forman parte de “los focos rojos” del territorio nacional, pues en esas entidades el narco se ha dedicado a presionar al personal de esa instancia para que los beneficie.

Dicen que lo que más preocupa es que “los conflictos sociales, como la disputa por la tierra, cada día se mezcla más con los problemas agrarios generados por los narcos”.

Estamos a una décima de que ambos problemas se vuelvan uno, consideran en el Tribunal.

Estos hechos, más el reciente asesinato del exgobernador de Colima, Silverio Cavazos Ceballos, el pasado 21 de noviembre, aparte de la revelación del diálogo entre el capo Sergio Barragán Villarreal, El Grande, con el presidente Felipe Calderón en septiembre de 2006, hecha por el periodista Ricardo Ravelo en la edición 1777 de la revista Proceso, sólo llevan a pesar que en México se esbozan rasgos de un ‘narco-Estado’.

Un lugar en donde pareciera que conviven políticos y narcos; un país en donde el narco podría estar dictando las reglas, y no sólo del sistema financiero para lavar dinero; un país en donde lentamente este cáncer se ha ido infiltrando, quizá desde hace varios sexenios, en distintos órganos de gobierno, más allá de las corporaciones de seguridad.

Los acontecimientos de los últimos años hacen pensar que el narco está en las campañas políticas, en el Legislativo, en la banca, en los sindicatos, en el presupuesto… el narco es casi omnipresente.

Los órganos de gobierno, desde el más modesto hasta el más alto, podrían estar infiltrados por el narco, y no de hoy, sino de algunos años atrás.

Por ejemplo, en el caso de Colima y el asesinato de Cavazos Ceballos, se sabe que desde septiembre de 2007, siendo aún gobernador de la entidad, solicitó la intervención de un legislador federal para que indagara la situación penal de un hombre acusado y sentenciado como narcotraficante de nombre Humberto Anguiano Moreno, La Rana, y quien en 2004 fue condenado a diez años de prisión por vender metanfetaminas; el primo de La Rana, de nombre Rafael, purga una condena de 27 años en Estados Unidos por ser considerado el jefe de la organización de los Anguiano en Los Ángeles, California, vinculada presuntamente con los hermanos Amezcua Contreras, mejor conocidos como los “reyes de las metanfetaminas”.

El asesinato de Silverio Cavazos es una muestra de cómo se mezclan la política y el narco, si se considera que La Rana es justamente el hermano del actual gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno y sucesor del exgobernador ejecutado recientemente.

Aunque, claro, hay que puntualizar que el lazo de sangre entre el actual gobernador de Colima y su hermano condenado por narcotraficante no hace en forma alguna un narcotraficante al gobernador. Pero sí llama la atención el vínculo que en algún momento tuvo quien hoy está muerto con un personaje como La Rana, hermano del actual gobernador.

Igualmente llama la atención la forma en que el periodista Ricardo Ravelo narra el encuentro entre El Grande, hoy preso, y Calderón Hinojosa.

Y, para abonar aún más a la suspicacia, basta con recordar que el hermano de El Grande, de nombre Juan Francisco Villarreal Barragán, quien el 12 de mayo del año pasado fue el designado por las autoridades para instalar el equipo de sonido en un acto en el que participó la Presidencia de la República: la inauguración por parte de Calderón de una planta procesadora de la empresa Lala en la comarca Lagunera.

Todo esto puede lleva a pensar que en México se perfila ya un “narco-Estado”, término que se aplicó en Colombia en 1994, cuando Ernesto Samper llegó al gobierno, supuestamente apoyado por los narcotraficantes; un lugar en donde el capo Pablo Escobar llegó a ser, además del narcotraficante más buscado por las autoridades de su país y de Estados Unidos, un legislador, un representante popular de su país.

Y no sólo en el Tribunal Agrario están prendidos los “focos rojos”, también entre algunos sectores del PAN, el partido en el gobierno federal, en donde se piensa que en México ya se vive como en un ‘narco-Estado’, similar a la etapa que padeció Colombia. Tan preocupados están, que ya han hablado sobre el tema con autoridades estadunidenses, tanto para saber cómo detectarlo cómo para tratar de entenderlo y eventualmente hacerle frente.