NI INDEPENDENCIA NI REVOLUCION

20/12/2010

Oaxaca, aún bajo yugo español: Investigadora
Salvador Flores
[07:50] La pobreza en Oaxaca persiste hasta nuestros días porque desde el siglo XIX se ha mantenido una estructura de poder económico colonial, en la que las familias españolas y extranjeras mantienen el poder con el apoyo de caciques, y los gobernadores “son pequeños virreyes”, asegura la doctora en Antropología Social por la Universidad Nacional Autónoma de México, Olga Montes García.
En Oaxaca, señala, “el grupo español controla, actualmente, la venta de materiales de construcción, las industrias de la construcción y restaurantera, comienza a invertir en las gasolinerías, además es dueña de bienes inmuebles.
“Al igual que en el siglo antepasado, sus vínculos con el poder político le ha permitido contar con información de primera mano, tener a su alcance los contratos más jugosos”.
En su investigación, presentada como ponencia en el Primer Encuentro Internacional sobre Historia y Teoría Económica, la investigadora y docente de la UABJO, dijo que para poder mantenerse en la élite económica, “han tenido que apoyar económicamente a los candidatos a la gubernatura o a las presidencias municipales”.
Explicó que esto sucedió en el sexenio pasado, cuando “una representante de este grupo” encabezó la Secretaría de Turismo, “este puesto representa el pago al apoyo que el grupo de españoles brindó al gobernador cuando era candidato. Es como si hubieran comprado el puesto, así como hacían los alcaldes mayores en la época colonial. Los otros grupos, como los descendientes del francés Audiffred se ubican en las altas esferas sociales y en la alta burocracia”.

DE COMERCIANTES A GOBERNADORES
Montes García demuestra cómo en la historia de Oaxaca, miembros de la élite de comerciantes lograron ocupar el cargo de gobernador gracias al control de la economía, como es el caso de José María Murguía y Galardi, Ramón Ramírez de Aguilar, Miguel Ignacio Iturribarría, José López Ortigoza, Manuel Ximeno Bohórquez Varela, Antonio de León, Ignacio de Gotilla, José Domingo Ibáñez de Corbera, Luis Fernández del Campo, Manuel López Ortigoza, José Joaquín Guergué, e Ignacio Mejía.
Además, cita los casos de Manuel Iturribarría, José María Díaz Ordaz, Miguel Castro, Ramón Cajiga, Juan María Santaella, José María Fagoaga, y José Esperón, quienes gobernaron, algunos en diversas ocasiones, de 1823 a 1876.
Explica que “a las fortunas acumuladas por el control de la producción, se sumaban no solo los ingresos devengados en el ejercicio del poder público, sino la realización de negocios al amparo de la función pública. El contar con información confidencial proporcionaba más poder a las elites”.
Muchos de los gobernadores, como Ibáñez de Corbera, provienen de la época colonial, indica, “esto habla de una continuidad en el poder de unas cuantas familias. Otros tienen sus orígenes en el siglo XIX, dentro del comercio y algunos aprovechan la situación turbulenta para adquirir poder político”.
Dice que “en 1810, al momento de la Independencia, había en la provincia de Antequera 596 mil 326 habitantes. El 6 por ciento de ellos eran criollos y peninsulares, 5.2% mestizos y mulatos, 88.5% indios. El acceso al poder estaba reservado para los criollos y los peninsulares. Los demás grupos estaban al margen”.
Destaca que “solo las personas que poseían rentas altas lograban tomar parte en la política local. Fue así como la oligarquía colonial acaparó los puestos más importantes, ejemplo de lo anterior es Miguel Iturribarría, quien desempeñó los cargos de administrador de correos en 1820, gobernador interino entre 1828 y 1829, diputado en 1826 y 1848, colaborador de Antonio de León entre 1841 -1844, Presidente de la Cámara de Diputados en 1848 y gobernador en 1853”.
Abunda que para entender la situación de Oaxaca como un estado pobre, casi sin desarrollo industrial, en donde los gobernantes “son pequeños virreyes y en donde hay un control férreo sobre los campesinos y en especial, sobre el voto que estos emiten, es necesario conocer su historia económica”.

ESTRUCTURAS DE PODER
En Oaxaca, afirma, durante el siglo XIX se vivió una situación colonial, “en donde una élite pequeña controlaba los recursos económicos y políticos y la gran masa de población nativa es la mano de obra barata”.
Sin embargo, pese a la revolución mexicana que logró disminuir la desigualdad y crear una gran movilidad social, en Oaxaca “se sigue viviendo una situación colonial. Los descendientes de las familias” de la época colonial “siguen controlado la economía, e igual que en el siglo XIX, nuevas oleadas de inmigrantes han revitalizado al grupo dominante”.
Si bien “las haciendas desaparecieron con la reforma agraria llevada a cabo por el presidente Cárdenas, pero no las familias terratenientes. Al igual que al inicio del México independiente, invirtieron su riqueza en otras áreas de la economía”, explica.
La especialista en temas de etnicidad, relaciones interétnicas, racismo y estudios sobre la UABJO, analiza la historia de Oaxaca desde el siglo XIX y establece que la estructura de poder económico y político prevalece hasta la actualidad.
Urge acabar con la corrupción: Botello
Sayra Cruz
[07:51] El arzobispo José Luis Chávez Botello exhortó ayer a los representantes de los tres poderes erradicar la corrupción, la impunidad, así como depurar y agilizar la procuración de justicia, al tiempo que agradeció a los medios de comunicación la cobertura que han dado a sus mensajes.
Antes, en el templo de Catedral Metropolitana celebró la misa dominical en donde impartió la bendición a hombres, mujeres y niños.
El prelado invitó a la sociedad oaxaqueña buscar en esta Navidad la reconciliación, y a los integrantes del Congreso local y jueces del Tribunal Superior de Justicia del Estado “gobernar con mayor honestidad y transparencia”.
“A defender el bien común, detener las acciones criminales y aplicar la ley; hacer las reformas necesarias a las leyes para erradicar la corrupción y la impunidad que tanto nos ha dañado”, instó el religioso.
Pidió depurar y agilizar la procuración de justicia “para no dar la impresión de que en la práctica se defiende más a los delincuentes que a las víctimas”.
Su mensaje alentador alcanzó al magisterio a quien les pidió “una actitud más constructiva” y a los ciudadanos una mayor participación por el bien común y el apoyo decidido de los medios de comunicación.
Chávez Botello dijo que la sociedad oaxaqueña está gravemente enferma en varios órganos del cuerpo social, y en su misma estructura como son: la familia, la política, la educación, así como algunas organizaciones y liderazgos, los cuales requieren de la comprensión y cuidados de todos.
Por eso pidió a la sociedad participar “para erradicar la mala costumbre de buscar privilegios y de preferir ventajas personales a costa del daño de todo el cuerpo social”.
Que el regalo de esta Navidad sea la reconciliación social el cual pide quitar las causas de violencia y enfrentamiento que se vive en muchos lados, expresó.
“Sin duda los que gobiernan, la sociedad y los espacios de educación deben participar. En Navidad y épocas de fiesta se debe dar la reconciliación. Tenemos que aprender, de armarnos de esos valores y no pedir privilegios a costa del daño del pueblo”, sostuvo.
Accesible a la pregunta de los representantes de los diversos medios de comunicación, el Arzobispo de Antequera Oaxaca pidió encarecidamente a todos los oaxaqueños erradicar la violencia intrafamiliar puesto que es en el hogar donde se forman los niños, pero además atender a ciertas personas, grupos y espacios, a fin de dejar de lado el resentimiento.
Invocó para que ya no se fomenten los vicios, sobre todo entre la juventud y se ayuden a las personas desadaptadas.
En estas fechas previas a la Navidad, consideró buena señal para la reconciliación y eso significa terminar con varios males que atañen a la entidad, finalizó.
Requieren a constructora del techado del auditorio
por REYNALDO BRACAMONTES
Por determinación del gobierno de Gabino Cué Monteagudo, el secretario de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable, Netzahualcóyotl Salvatierra, comunicó ayer personalmente al presidente de Isolux-México, Octavio Pastrana, de darle un plazo de una semana para que acredite la seguridad de la estructura metálica y el megadomo del auditorio Guelaguetza.
Lo anterior lo hizo el funcionario en el auditorio Guelaguetza, en presencia de los medios de información, ante quienes el empresario informó que la obra representa una inversión de 105 millones de pesos, lleva un avance del 60 por ciento y la meta es entregarla el próximo 28 de diciembre.
El funcionario del gabinete de Cué Monteagudo sugirió como instancia certificadora de la calidad de esta obra, al Instituto de Ingeniería de la UNAM.
Repuesto de la impresión que le causó el requerimiento del gobierno del estado, Pastrana aceptó titubeante la propuesta hecha por Salvatierra, pero dejó entrever que la casa de estudios podría estaría en contratiempo porque sus académicos gozan de un periodo de vacaciones.
Tras una explicación técnica de los trabajos, el presidente de Isolux-México explicó que la estructura metálica cuesta 65 millones de pesos, mientras que el resto corresponde a la membrana para el techado, elementos de tensión, cemento mástil y apoyos en tierra.
Ante el bombardeo de cuestionamientos, Pastrana aceptó la destrucción de algunos lienzos de membrana y que por ello Isolux canceló el contrato a Toldomatic, compañía que confeccionó y suministró dicho material.
Al encuentro acudieron dirigentes de agrupaciones vinculadas a la construcción, entre ellos Marco Antonio Castellanos Roldán y Juvenal Vargas Orozco, presidentes de los Colegios de Ingenieros Civiles y Arquitectos de Oaxaca.
Por otra parte, la empresa Isolux Corsán arrastra un negro historial conflictivo por la serie de denuncias en diversas partes del mundo por situaciones de tipo ambiental, por explotar a sus trabajadores y por la dudosa calidad de sus trabajos.
El gobierno de Oaxaca dio ayer un plazo de una semana a la empresa española Isolux Corsán para que acredite la seguridad de la estructura metálica y la velaria que construye y coloca en el auditorio Guelaguetza
Según la constructora, la obra representa una inversión de 105 millones de pesos, lleva un avance del 60 por ciento y la meta es entregarla el próximo 28 de diciembre.
La determinación del gobierno estatal fue transmitida al presidente de Isolux-México, Octavio Pastrana Pastrana, por Netzahualcóyotl Salvatierra, Secretario de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable del gobierno estatal.
En el auditorio Guelaguetza, y presencia de los medios de información, el colaborador del gobierno del estado sugirió, como instancia certificadora de la calidad de esta obra, al Instituto de Ingeniería de la UNAM.
Fue un impacto a bocajarro y una vez repuesto de la impresión, Pastrana un tanto titubeante aceptó la propuesta de Salvatierra, pero dejó entrever que la casa de estudios podría tener contratiempos porque sus académicos gozan de un periodo de vacaciones.
Al inicio, los representantes de la empresa guiaron a las autoridades estatales y a los reporteros en un recorrido que incluyó explicación técnica de estos trabajos que en opinión insistente de urbanistas rompe con el paisaje natural de la ciudad.
Pastrana explicó que la obra en total representa una inversión de 105 millones de pesos. La estructura metálica cuesta 65 millones de pesos, mientras que el resto corresponde a la membrana para el techado, elementos de tensión, cemento mástil y apoyos en tierra.
Cancelan contrato a TOLDOMATIC
Blanco de un bombardeo de cuestionamientos, el presidente de Isolux-México tuvo que aceptar la destrucción de algunos lienzos de membrana en el momento de su aplicación.
La verdad es que este material es para trabajarlo bajo tensión, no con fricción. De ahí su deterioro inmediato, señaló por su lado Mario López López, director de Obras Públicas.
Quiero informarles que por ello Isolux canceló el contrato a Toldomatic, compañía que confeccionó y suministró la membrana para el techado, confirmó el directivo. El material fue fabricado por la empresa Obeflex, de origen árabe, repuso López López, luego de que Pastrana evadiera la pregunta del reportero.
Y aunque el representante de la empresa, sin demostrarlo, aseguró que estos trabajos fueron licitados, Salvatierra reconoció que esta obra ha ocasionado desencanto colectivo, porque en su realización no fue tomada en cuenta la opinión ciudadana y no fluyó información para saber si la obra fue concursada.
En el encuentro con los medios de información, dirigentes de agrupaciones vinculadas a la construcción, externaron su opinión, entre ellos Marco Antonio Castellanos Roldán y Juvenal Vargas Orozco, presidentes de los Colegios de Ingenieros Civiles y Arquitectos de Oaxaca.
Sombrero maltrecho
• Costo total de la obra: 105 mdp
• Estructura metálica: 65 mdp
• Membrana de techado: 40 mdp
• Superficie a cubrir: 1.5 hectáreas
• Altura entre piso y techado: 48 metros
• Costo inicial: 65%
• Incremento en un año 75%
• 166 días naturales emplearía
• 30 de octubre de 2009, fecha inicial de terminación
• 415 días de retraso

Separan temporalmente a Adelfo Regino de gobierno de Oaxaca
Pedro Matías

OAXACA, Oax., 17 de diciembre (apro).- El secretario de Asuntos Indígenas del gobierno del estado, Adelfo Regino Montes, fue separado del cargo de manera temporal hasta que regularice su situación documental relativa a su formación profesional, informó esta noche la vocera del gobierno estatal, María de los Ángeles Abad Santibáñez.
Ayer, el secretario de Turismo y Desarrollo Económico del gobierno estatal y exalcalde panista de Tuxtepec, Alfredo Ahuja Pérez, presentó su renuncia al cargo, tras descubrirse que se ostentaba como licenciado sin haber obtenido el título.
Abad Santibáñez aclaró que Gabino Cué aceptó la separación del cargo de manera temporal de Regino Montes, exasesor del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), al que se concedió un periodo de tres meses para que regularice su situación y cumpla con lo dispuesto en el artículo 14 de la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo del Estado, que se refiere a su formación profesional.
En un comunicado que leyó, Abad Santibáñez resaltó que “el reto de construir un buen gobierno implica también contar con servidores públicos con una sólida cultura ética y de servicio a la sociedad, que estén absolutamente convencidos de la dignidad e importancia de su tarea”.
En ese sentido, Cué instruyó a la secretaria de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, Perla Woolrich Fernández, la emisión de una circular que comunicara a todos los titulares de la administración pública estatal centralizada a cumplir y transparentar lo establecido en la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo.
Por lo pronto, Cué nombró a un encargado del despacho de los asuntos en dicha secretaría.
Finalmente, Abad Santibáñez hizo hincapié que estas disposiciones se han realizado con “la firme convicción de que es necesario fomentar la estricta observancia de los principios de legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia en la gestión pública, para que en la actuación de los servidores públicos prevalezca invariablemente una conducta digna, que oriente su desempeño propiciando una plena vocación de servicio”.
El gobierno de Oaxaca en manos de los científicos
Tomado de "Oaxaca libre".
En el año 2004, al salir el Lic. Gabino Cué Monteagudo de un entrevista realizada en la radio comunitaria Estereo Comunal, ubicada en Guelatao de Juárez, en el marco de su primera campaña como aspirante a la gubernatura de Oaxaca comentó: “Esta entrevista fue más difícil que mi examen profesional”. La entrevista había sido realizada por dos intelectuales indígenas sin grado académico.
Es una costumbre de la gente de razón menospreciar las razones de la gente de costumbre.
En general la educación que se imparte en el sistema escolar, ha menospreciado los saberes populares calificándolos en muchos casos de costumbres nocivas. Uno de sus argumentos es que no han pasado por los filtros académicos que solo ensalzan el conocimiento científico.
El saber popular ha sido calificado de menor al lado del conocimiento científico. El arte es de los occidentales, los pueblos indígenas solo producen artesanías. Los occidentales hablan lenguas, el resto de pueblos del mundo, si no hablan las que ellos impusieron en la colonización de los diferentes continentes, hablan dialectos.
Por nuestra parte la gente de las comunidades indígenas seguimos insistiendo que han sido los sistemas económicos occidentales, que utilizando los conocimientos científicos y las aplicaciones tecnológicas que se derivan de ellos, los que han destruido y continúan destruyendo el planeta.
Son pocos los que en búsqueda de un nuevo paradigma para la humanidad han volteado a ver a los pueblos indígenas (los pueblos de costumbre), como el referente principal para construir una nueva humanidad que sea respetuosa de la madre tierra.
Oaxaca es el estado de la República mexicana que está calificado como el de menor nivel académico; pero hoy solo podrá ser gobernado por personas que hayan terminado una carrera profesional y obtenido un título académico. Una disposición jurídica de esa naturaleza solo puede ser calificada como un acto de discriminación, ya que si la mayoría de los oaxaqueños no hemos podido obtener un diploma que nos acredite como licenciados, maestros o doctores, no es porque seamos burros, sino porque nuestras familias no han podido pagar los altos costos que significa enviar a un hijo a la escuela. Como la mayoría de los económicamente pobres en Oaxaca somos indígenas, también podríamos calificar esta disposición de racista.
En México hemos tenido muchos Presidentes de la República que no han estado titulados, si algunos supieron gobernar, a otros mejor ni traerlos a la memoria. El más recordado por sus reiteradas equivocaciones distractoras frente al público y los medios, así como por ser cercano en tiempo, es Vicente Fox, quien se tituló siendo Presidente de la República; por supuesto el papelito no le quitó lo pensante.