LA NUEVA ERA REPRESIVA

16/02/2011

Al iniciar la “nueva era” Oaxaca recibió entre protestas a Calderón.

CLAUDIA HERRERA BELTRÁN
Enviada
Periódico La Jornada
Miércoles 16 de febrero de 2011, p. 5
Oaxaca, Oax., 15 de febrero. Con un walkie talkie pegado a la oreja, el jefe del Estado Mayor Presidencial (EMP), general Jesús Castillo, corrió hacia las vallas y las cruzó para aproximarse a los manifestantes. Quería cerciorarse de que no había riesgo adicional para el presidente Felipe Calderón, protegido tras los muros del palacio de gobierno.
Así, resguardado en un edificio cercado por militares y policías que se enfrentaron a la protesta de cientos de maestros de la sección 22, se inició una nueva era para Oaxaca, como bautizó el presidente Calderón el inicio del gobierno de Gabino Cué.
Quien llegó al poder por la alianza del partido del Presidente, el PAN, con el PRD, el PT y Convergencia, le había tendido la mano al michoacano en la inauguración del área pediátrica de un hospital, mientras en el centro de la ciudad se daban los primeros enfrentamientos que permitieron arrinconar a los manifestantes para que el visitante pudiera llegar al corazón de la capital oaxaqueña.
Intercambio de elogios
La primera visita presidencial a uno de los estados que revivió a panistas y perredistas rumbo a la lucha electoral con el PRI en 2012, estuvo marcada tanto por las movilizaciones que el mandatario federal no alcanzó a ver –gracias al despliegue de seguridad– como por el intercambio de elogios entre Cué y Calderón.
Pasada la una de la tarde, ambos llegaron al palacio de gobierno. A esa hora ya habían presidido dos ceremonias, mientras los medios locales difundían información sobre tres lesionados a causa del choque de fuerzas oficiales con profesores de la sección 22, quienes se oponían a la presencia de Calderón y a su decreto de deducción de impuestos en el pago de colegiaturas en escuelas privadas.
La estancia del Ejecutivo federal en ese lugar duró 41 minutos. El tiempo justo para que cientos de efectivos del Estado Mayor Presidencial, de las policías federal y locales, contuvieran a los manifestantes. Entre ellos había mezclados algunos oficiales vestidos de civil, como dos mujeres que se refugiaron detrás del cerco cuando comenzaron a volar petardos y las fuerzas policiacas lanzaban gas lacrimógeno. En el atrio de San Agustín, los inconformes coreaban: Gabino represor, traidor para el trabajador y “‘Calderón, borracho, la estás regando gacho”.
Otro grupo fue replegado en la calle Guerrero, a una cuadra de Bustamante, por donde fueron cruzando policías –con toletes y cascos– que se quejaban de haber sido golpeados por algún artefacto. En ese momento un militar cruzó la valla y dijo: Mario, tráete tres escopetas.
Nueve horas duró la estancia del Presidente, la que, según Gabino Cué, alentaba el nuevo curso de paz y de progreso en la entidad. Cuando abandonó el estado en el aeropuerto de Oaxaca había aún dos grandes aviones de la PF disponibles para llevar de regreso a los elementos que contuvieron la protesta.
Siete horas de enfrentamientos entre maestros, APPO y policías
Los choques en la capital oaxaqueña dejaron al menos 30 lesionados
OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO Y AGUSTÍN GALO SAMARIO
Corresponsales
Periódico La Jornada
Miércoles 16 de febrero de 2011, p. 7
Oaxaca, Oax., 15 de febrero. Integrantes de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) se enfrentaron por más de siete horas con agentes de las policías federal y estatal, quienes les impidieron ingresar al zócalo de la ciudad para protestar por la visita del presidente Felipe Calderón, quien se reunió con el gobernador Gabino Cué Monteagudo en el palacio de gobierno.
Las escaramuzas se extendieron por 15 cuadras del centro de esta capital y dejaron al menos 20 detenidos y 30 lesionados, entre ellos el secretario de Seguridad Pública, Marco Tulio López Escamilla, y el ex vocero de la APPO, Marcelino Coache Verano, además de autos dañados, un tráiler incendiado y ventanas y puertas de negocios destruidos.
Desde la noche del lunes, la sección 22 acordó manifestarse hoy luego de declarar que Calderón no era bienvenido por impulsar la educación privada al anunciar el lunes la deducción del pago de impuestos de las colegiaturas en escuelas particulares y atentar contra el artículo tercero constitucional.
A las 10 de la mañana, los mentores se concentraron en las inmediaciones del zócalo e iniciaron una manifestación que pretendió llegar al palacio de gobierno, pero las calles ya estaban cercadas por vallas metálicas y cientos de elementos de las policías federal, estatal y municipal resguardaban el inmueble.
Encabezados por Azael Santiago Chepi, secretario general de la sección 22, los manifestantes intentaron retirar las vallas, pero fueron repelidos con gases lacrimógenos y golpes de tolete.
Los maestros se replegaron a su sede sindical para posteriormente repeler la agresión con cohetones, piedras y palos, y así se generalizó el enfrentamiento en el que resultaron lesionados el secretario de prensa de la sección, Gabriel Melitón López Santiago; el reportero de radio Gildardo Mota Figueroa, y el profesor Raymundo Servando Santiago Gómez.
Miembros del comité ejecutivo seccional ingresaron a la Alameda de León, contigua al zócalo, donde realizaron un mitin en el cual se responsabilizó de la represión al espurio presidente y al gobernador Cué. Luego se dirigieron a la esquina de Guerrero y Armenta, donde se desató un nuevo enfrentamiento.
Marcelino Coache, activista de la APPO, fue impactado por una bala de goma que le provocó exposición de masa encefálica, dijo José Alfredo Martínez Jiménez, representante en los Valles Centrales de la sección 22. Entre el silbido y el estruendo de las bombas, reporteros y profesores lo cargaron una cuadra, hasta donde llegó una ambulancia de la Cruz Roja que lo trasladó a un hospital del IMSS.
Los manifestantes intensificaron el ataque para replegar a los policías hasta los portales del palacio de gobierno.
El secretario de Seguridad Pública estatal, Marco Tulio López Escamilla, acompañado por dos personas –aparentemente militares del EMP– pidieron a los maestros el cese de las hostilidades, pero el funcionario fue derribado y recibió golpes hasta que sus guardias lo rescataron.
La gresca alcanzó varias calles, fundamentalmente en las inmediaciones del antiguo convento de Santo Domingo, donde Calderón comió con el gobernador y empresarios locales.
Varios autobuses del servicio urbano de pasajeros fueron retenidos y colocados en las esquinas para cerrar el paso a la policía. En Hidalgo, un tráiler de la PF que transportaba las vallas metálicas fue incendiado por los activistas. En la esquina de Morelos y Armenta y López otro manifestante, identificado como Carlos Martínez Cruz, fue alcanzado por una bala de goma en la cabeza.
La sección 22 del SNTE requirió al gobierno estatal el retiro de los agentes de las dos corporaciones como condición para que cesara el enfrentamiento. La policía estatal se retiró y la Federal se replegó rumbo a Santo Domingo. En la retirada, tres mujeres agentes federales, una de nombre Ferilú Sánchez, fueron retenidas y se las llevaron al Centro de Estudios Políticos de la sección 22, aunque dos horas después fueron rescatadas por sus compañeros, quienes detuvieron a cuatro manifestantes.
Azael Santiago Chepi, dirigente de la sección 22, anunció que rompía toda negociación con Gabino Cué, a quien acusó de permitir que una persona repudiada (Calderón) pise Oaxaca. El gobierno federal mostró su cara fascista, dijo. Subrayó que el gobierno estatal traicionó la confianza del pueblo al participar en la agresión. El líder magisterial anunció la suspensión de clases este miércoles en todas las escuelas del estado, una marcha al zócalo y bloqueos en varios municipios.
Maestros de Oaxaca anuncian paro de labores y bloqueos
Pedro Matías

OAXACA, Oax., 15 de febrero (apro).- La sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) anunció que mañana miércoles pararán labores en protesta por los hechos violentos que se dieron este martes en la capital del estado por la visita del presidente Felipe Calderón.
En el marco de la visita de Calderón, elementos de la Policía Federal (PF) y estatal se enfrentaron con maestros de la sección 22, con saldo de 20 heridos, entre ellos ocho policías, cinco profesores y tres periodistas.
El zafarrancho entre uniformados y docentes duró alrededor de seis horas.
Incluso, el evento que tenía programado Calderón en esta capital apenas duró media hora y se retiró en medio de protestas de los sindicalistas.
El secretario de Seguridad Pública estatal, Marco Tulio López Escamilla, negó que el gobierno de Gabino Cué utilice una política represiva y aseguró que lo que ocurrió fue una agresión que dejó ocho policías lesionados: seis federales y dos estatales.
Sin embargo, esta noche la Comisión Política de la sección 22 pidió a Cué Monteagudo ofrezca una disculpa pública por las agresiones de los uniformados en contra de los mentores.
Los sindicalistas anunciaron que este miércoles 16 se suspenderán las clases en las 13 mil 500 escuelas de la entidad; también realizarán marchas y bloqueos en la entidad.
En conferencia de prensa, el secretario general de la sección 22, Azael Santiago Chepi, informó que mañana a las diez de la mañana se realizará una marcha al zócalo de esta ciudad.
Mientras los sectores más combativos del magisterio, como Juchitán, Huautla y Huajuapan, entre otros, efectuarán bloqueos en respuesta a la agresión de que fueron objeto este martes.
Además, Santiago Chepi exigió la salida de la secretaria general de Gobierno, Irma Piñeiro Arias, así como del titular del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), Bernardo Vásquez Colmenares.
El dirigente del magisterio advirtió al gobernador que no habrá diálogo mientras estos funcionarios sigan al frente de esas dependencias estatales.

El zafarrancho

Tras el espeso humo del gas lacrimógeno y el estruendo de las bazucas lanza-granadas de las fuerzas federales sobrevino la batalla campal.
El parte preliminar de este zafarrancho es de por lo menos 20 heridos, cinco de ellos de gravedad; doce detenidos, un tráiler incendiado, vehículos oficiales destruidos y daños materiales al palacio de gobierno, Facultad de Derecho, instituciones bancarias y del propio magisterio, donde fueron rescatadas tres mujeres de la PF.
Fueron seis horas de intermitentes enfrentamientos entre maestros y los uniformados federales y estatales, quienes coparon el zócalo de Oaxaca para resguardar al presidente Calderón.
Desde el anuncio de la visita del Ejecutivo federal a Oaxaca se atisbaban nubarrones, al ser declarado el presidente “persona non grata” por parte de la sección 22.
El presidente de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH), Isaac Torres Carmona, calificó como un acto de “irresponsabilidad”, de parte del gobernador Gabino Cué, y un acto de “provocación” del presidente Calderón, el realizar un acto público en el palacio de gobierno, y un craso error al dejar todo el aparato de seguridad al mando federal.
Consideró que la presencia de Calderón generó irritación, tomando en cuenta que se viene de un proceso de represión del 2006, donde la propia autoridad federal tuvo una participación activa; aunado a ello, recordó, los delitos siguen impunes porque el gobierno del estado no ha dado signos claros de voluntad para generar canales de justicia para los agraviados.
Todo era cuestión de ser escuchados.
Inicialmente, unos 300 maestros trataron de romper el cerco de seguridad instalado por policías federales y estatales que prácticamente tomaron el zócalo desde las cinco de la mañana para que nadie importunara a Calderón.
Camiones artillados, vallas metálicas y cientos de policías federales, estatales y militares, así como francotiradores, conformaron el cero de seguridad en el zócalo.
Los choques se desarrollaron en cuatro frentes: el más violento se produjo en la esquina que forman las calles de Guerrero y Armenta y López; el segundo, en Hidalgo y Armenta y López; el tercero, en la Alameda y el atrio de catedral, y el cuarto en el andador turístico de Alcalá.
Entre las 10:30 y las 11:30 horas, se dio el primer enfrentamiento entre uniformados y maestros, que dejó inicialmente cinco sindicalistas lesionados, entre ellos Gabriel Melitón Santiago González, secretario de prensa y propaganda de la sección 22; Raymundo Servando Santiago Sánchez, quien presenta “una lesión pulmonar por impacto de cartucho”, así como Lorena Cruz.
De igual forma, resultó herido de bala en la pierna izquierda el periodista Gildardo Mota y con lesiones leves los fotógrafos Jaime García y Darío Nolasco.
Por su parte, el titular de la SSP estatal, Marco Tulio López Escamilla, dijo que en la primera escaramuza resultaron heridos ocho policías: seis federales y dos estatales.
La utilización de gases lacrimógenos obligó a que los estudiantes de la escuela primaria “Basilio Rojas” fuera evacuada y que el dirigente magisterial, Azael Santiago Chepi, anunciara que con esta agresión se fracturó el respeto institucional hacia el gobierno de Gabino Cué.
Una segunda confrontación sobrevino a las 13:00, cuando el comité directivo seccional del magisterio comenzó a retirar las vallas metálicas y a avanzar rumbo al palacio de gobierno. Sin embargo, sólo alcanzaron a avanzar unos 30 metros porque los uniformados frenaron sus intenciones.
Cuando el magisterio se enteró que Calderón ingresó al palacio, cerca de las 13:30, arreciaron los empujones y las consignas, y en respuesta recibieron gases lacrimógenos para dispersarlos.
Fue entonces que se produjo el choque en el zócalo del lado de la alameda de León y de la catedral.
Mientras Calderón presidía el acto en el palacio de gobierno, los estruendos de las bazucas lanza-granadas retumbaban y el gas lacrimógeno invadía la atmósfera del centro histórico.
Media hora duró el evento presidencial.
A las 14:00, cuando el presidente abandonó el palacio de gobierno y comenzó el retiro las vallas metálicas, sobrevino el choque más intenso.
El propio secretario de Seguridad estatal, López Escamilla, fue vapuleado por los maestros y, en respuesta, los policías utilizaron sus armas.
En esa refriega cayó gravemente herido el integrante de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), Marcelino Coache Verano.
Los maestros retuvieron a tres mujeres policía y las llevaron a su sede en Ciudad Universitaria, donde horas más tarde fueron rescatadas por la PF.
En respuesta, los inconformes secuestraron por lo menos ocho autobuses y los atravesaron en diferentes calles del centro histórico.
Mientras, contingentes de la policía y el Ejército fueron trasladados a las inmediaciones del Centro Cultural Santo Domingo, donde se ofreció una comida al presidente Calderón.
En el andador turístico continuó la zacapela y culminó cerca de las 18:00, cuando Calderón Hinojosa abandono territorio oaxaqueño; sin embargo, los inconformes procedieron a quemar un tráiler con placas de circulación C-45-41 en el que se transportaban las vallas metálicas.
El dirigente magisterial Azael Santiago Chepi anunció esta noche que este miércoles los 72 mil maestros suspenderán las clases en todo el estado para realizar marchas y bloqueos carreteros en las principales vías de la entidad.
Por su parte, Gabino Cué consideró que con la visita de Calderón se “han dado muestras contundentes de apoyo para Oaxaca y ha sido franca su voluntad de relanzar la política social en beneficio de los sectores más vulnerables de la sociedad oaxaqueña”.
Explicó que el resultado de esta gira presidencial trajo, entre otros beneficios, una inversión inmediata de mil millones de pesos para realizar obras de introducción de agua potable, drenaje, electrificación, apertura y mejoramiento de caminos en comunidades indígenas de alta marginación.
Sin embargo, admitió que durante el desarrollo de la visita presidencial se registró un desafortunado incidente de violencia que de ninguna manera altera la voluntad de su gobierno para atender con respeto y diligencia las legítimas demandas del magisterio oaxaqueño.
Luego de reiterar su propuesta de diálogo permanente para dirimir cualquier tema pendiente, lamentó los hechos y asumió el compromiso de llevar a cabo una investigación y castigar a quienes afectaron con sus actos a maestros, representantes de los medios de comunicación y particulares.

Hita pide a Felipe no reprimir a S- 22
Misael Sánchez
[06:13] Con una carpeta en la que escribió “¡Alto a la Represión. Sección 22 del SNTE!”, la diputada local del PT, Hita Beatriz Ortiz Silva, protestó ayer en Palacio de Gobierno frente al presidente Felipe Calderón, por la represión policial contra el magisterio de Oaxaca.
Sin embargo, su compañera del gobierno aliancista, la diputada Martha Patricia Campos Orozco, le arrebató la improvisada pancarta justo antes de que el presidente Calderón y el gobernador Gabino Cué llegaran a su lugar, en la primera fila de invitados, al concluir la firma del convenio del Programa de Infraestructura Básica para la Atención de los Pueblos Indígenas.
“¡Ulises Ruiz ya no está. Queremos que las cosas cambien!”, exclamó la legisladora petista que durante 25 años se ha desempeñado como maestra de la Sección 22 del SNTE.
Un breve diálogo con el Presidente de la República permitió a la diputada del PT expresar su inconformidad.
“El Presidente me preguntó que cuál era mi problema. Le dije que yo no traigo ningún problema en particular. Es un problema donde se viola la Constitución y los derechos que tienen los mexicanos a la libre expresión y la libre manifestación”, dijo.
Ortiz Silva señalaría después que los maestros llegaron al Zócalo en marcha pacífica y que fueron agredidos por los elementos de la Policía Federal Preventiva.
“No es posible que sigan haciendo esto. Se supone que Ulises Ruiz ya no está”, insistió.
“Y al Gobernador le dije que no me pasa nada. Sino que hemos platicado que no queremos represión. Exigimos un cambio y que el diálogo se anteponga en todo”, añadió.
Llama FPR a condenar represión contra S-22
Iván Castellanos
[02:15] El Frente Popular Revolucionario (FPR) hizo un llamado a todas las organizaciones sociales y a la sociedad en general a que se sumen a los actos de condena por la represión de la que fueron objeto durante la visita del presidente Felipe Calderón a esta capital.
Florentino López Martínez, líder de la agrupación, afirmó que la política calderonista es reprimir toda protesta social, y por ello atentó en contra de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), indicando que no van a permitir más abusos de este tipo.
Explicó que durante la mañana de ayer, el pueblo de Oaxaca, las organizaciones y sindicatos democráticos, al enterarse de que el presidente se presentaría en el Centro Histórico, organizaron una movilización pacífica, para repudiar su presencia y recordar que las demandas de justicia ante la represión del 2006 siguen vigentes.
Además de protestar en general contra la política neoliberal como la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), la reforma laboral entre otras exigencias; “se convocó a una movilización pacífica, sin embargo, una vez más se pretende silenciar al pueblo por la vía de la violencia reaccionaria”.
Una movilización integrada con maestros, colonos, activistas y miembro de las organizaciones sociales quienes han sido parte integrante de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), se dirigieron hacia el centro, sin embargo no sólo se les cerró el paso, sino que la Policía Federal, en coordinación con la Policía Estatal Preventiva, se lanzaron a la ofensiva, con equipo antimotines, a reprimir la movilización.
Alrededor de las 14:30 horas, después de haberse reorganizado nuevamente se acercaron alrededor del Zócalo, por lo que como única respuesta, nuevamente fueron reprimidos de manera brutal.
“Como resultado de ello se reportan varios compañeros detenidos, heridos, como Marcelino Coache y Gabriel Melitón Santiago”.

MARCHAN MAESTROS DE HUAUTLA.
Helder Palacios.
HUAUTLA DE JIMÉNEZ.- Maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), del sector Huautla, marcharon para mostrar su solidaridad a la dirigencia y anunciaron el cierre de carretetas este miércoles.
Los mentores se agruparon en el centro de este municipio mazateco y caminaron por las principales calles lanzando consignas en contra del presidente Felipe Calderón.
El dirigente magisterial del sector Huautla, Benito Castro Juárez, informó que a las 9.00 horas de este miércoles bloquearán dos puntos de la carretera federal 182 Teotitlán-Huautla.Indicó que los profesores se ubicarán en el paraje Puente de Fierro y a la altura de la gasolinera de Huautla, cuya vía conduce a San Juan Bautista Tuxtepec.
El concejal del Ayuntamiento de Huautla y ex dirigente magisterial, Juan Everardo Martínez, expresó el respaldo de las autoridades municipales a los maestros.
Reprochó el uso de la fuerza pública para disuadir la manifestación de mentores de la Sección 22. En Cuicatlán, los maestros cerrarán la carretera federal 135 que comunica con la capital del estado.