¿CAMINAMOS JUNTOS? NI MAIZ

01/04/2011

Con Ugartechea, los impuesto se elevan
Misael Sánchez

[05:26] Ante los incrementos injustificados en los servicios públicos que presta el municipio de Oaxaca de Juárez, a partir del inicio de la administración de Luis Ugartechea, integrantes del Consejo de Organizaciones Verde Antequera, demandaron ayer una revisión de las tarifas que deben pagar los ciudadanos por impuesto predial, comercio en mercados públicos, anuncios, infracciones e inicio de operaciones.

Asimismo advirtieron que el gobierno citadino está requiriendo el pago de multas y recargos, a quienes por razones económicas en los últimos meses no habían pagado impuestos y derechos.

Marco Antonio Miguel Santiago, Eduardo Reyes, Abraham Peña Narváez y Joel Blas García, dirigentes de colonos, artesanos, estudiantes y abogados, denunciaron que sin explicación alguna por parte de las autoridades capitalinas a partir de este año se registró un alza en el cobro de servicios públicos.

Asimismo señalaron que el Sistema de Apertura Rápida Empresarial, conocido como SARE, únicamente ha servido para que a quienes desean iniciar operaciones se les venda un formato en 35 pesos que sólo se paga en caja sin que se extiendan recibos de la tesorería municipal.

Para Marco Antonio Miguel Santiago, el cabildo debe hacer una revisión de los incrementos, porque en algunos casos se cobran derechos por servicios que no se prestan, es el caso del servicio de recolección de basura, el cual se cobra en el impuesto predial a colonos a las que nunca llegan los encargados del barrido público.

A su vez, Joel Blas García señaló que las condiciones económicas, a partir de que inició la actual administración municipal y la estatal, son difíciles en Oaxaca, principalmente porque no existe liquidez en el sector patronal y esto repercute en la economía familiar, ya que no se están generando fuentes de empleo.

Los denunciantes coincidieron que antes de instrumentar una política de incrementos, la administración de Ugartechea Begué debió instrumentar una política de descuentos, ya que de acuerdo con las mismas autoridades municipales la ciudadanía adeuda más de 30 millones de pesos a las arcas municipales.

Eduardo Reyes Santiago, también dirigente de la asociación civil Encuentro Ciudadano, manifestó que los habitantes de las agencias y colonias de la capital siguen a la espera de una política de descuentos del gobierno capitalino, porque de otra manera no podrán hacer frente a los requerimientos de pago de este año.

También señaló que hasta ahora los únicos que han expresado su inconformidad con el incremento de impuestos y derechos son los particulares que realizan la recolección de basura en colonias y fraccionamientos.

Nueva unión de organizaciones hará campaña para AMLO

por LUIS IGNACIO VELÁSQUEZ

El grupo promotor del Movimiento de Unidad Social-Por un Gobierno del Pueblo (MUSOC-GP), anunció ayer una campaña para constituir brigadas de activistas en todos los municipios y comunidades de las ocho regiones de Oaxaca, con el propósito de conseguir el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, en el próximo proceso electoral para la presidencia de la República.

A fin de establecer un nuevo Proyecto de Nación que haga posible terminar con la pobreza, la corrupción, la opacidad de las instituciones, para devolverle al pueblo lo que es del pueblo.

En conferencia de prensa, los integrantes del MOSUG recordaron que el pasado domingo su organización y el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), encabezado López Obrador, firmaron un acuerdo político para sacar a la derecha del PRI y al PAN del gobierno federal.

"Como paso indispensable para poder rescatar a nuestra Nación del desastre a que lo han llevado las políticas neoliberales impuestas por éstos partidos, que como nunca, se han puesto al servicio de los intereses de los grandes ricos nacionales y extranjeros, en perjuicio de los más pobres de México, destruyendo nuestra Soberanía nacional".

Manifestaron que las bases programáticas y políticas en que se sustenta la promoción están establecidas en el Proyecto de Nación que comparten ambos movimientos y el impulso de la candidatura de López Obrador, como única posibilidad que tienen las y los mexicanos para reconstruir la Nación destrozada por los gobiernos PRI-PANISTAS durante las últimas tres décadas.

Chepi, dispuesto a aceptar la renovación del liderazgo sindical

por OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO

Oaxaca, Oax.- El secretario general de la Sección 22 del SNTE, Azael Santiago Chepi dijo que si las bases determinan demandar al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) la emisión de la convocatoria para la renovación de la dirección seccional está dispuesto a aceptar el mandato.

"No estoy casado con la dirigencia", asentó.

El líder magisterial sostuvo que la substitución de la dirigencia no se ha puesto a discusión en algún órgano de dirección del Movimiento Democrático de los Trabajadores del Estado de Oaxaca (MDTEO) a pesar de cumplir tres años de gestión.

Explicó que su elección en el 2008 fue por un periodo de cuatro años por la reforma estatutaria del SNTE y no por tres como había sucedido en gestiones anteriores.

Sin embargo, observó que se sujetará a la decisión de las bases más allá de las reformas estatutarias porque su designación está sujeta a la valoración de sus compañeros.

"La toma de protesta fue por cuatro años por la reforma estatutaria, pero si las bases dicen lo contrario, no tengo ningún problema", asentó.

Destacó que la emisión de la convocatoria se debería reclamar al SNTE en el pliego petitorio a entregarse en mayor próximo, pero hasta ahora la ronda de asambleas de información y consulta no ha arrojado algún consenso sobre el tema.

"Si la consulta a las bases así lo determina, se presentaría en el pliego petitorio, pero prácticamente ahora este no es el punto", apuntó.

No obstante, Santiago Chepi remarcó que si existe una decisión mayoritaria de las bases "no habrá ningún problema".



EL IEE: ¿Juez y parte o árbitro imparcial?

Escrito por Víctor Leonel Juan Martínez

Jueves, 24 de Marzo de 2011 21:31

¿A quién conviene un órgano electoral partidizado? La respuesta es más simple de lo que parece: a nadie, pues alienta la desconfianza ciudadana; representa una regresión en los avances democráticos y; final y paradójicamente, no sirve ni siquiera a los partidos políticos, que sufrirán las consecuencias de las decisiones que ahí se tomen.



Basta dar un vistazo a la historia reciente de México y Oaxaca. El primer consejo general del Instituto Federal Electoral, fue integrado por destacados personajes de la academia y la sociedad civil, con José Woldenberg a la cabeza. Gracias a esa integración ciudadana el IFE se convirtió en la institución más sólida, respetable y con mayor credibilidad de los mexicanos en la última década del siglo XX y en los primeros años del actual.



Sin duda, su actuación imparcial, cuidadosa de que no se incurrieran en ilegalidades, y el peso moral que tenían, fue fundamental para lograr elecciones limpias y confiables en este país, que en 2000 permitieron la alternancia en la presidencia de la república.



Situación distinta se presenta a partir de la renovación de esos consejeros electorales. La designación de Luis Carlos Ugalde –pese a que éste provenía de la academia–, como la de quienes lo acompañaron en el IFE, fue merced al reparto de cuotas entre los partidos políticos. Una situación que derivó en la crisis político-electoral del 2006; en la desconfianza de millones de ciudadanos en los resultados de la elección presidencial; y la impugnación de los mismos. En dos patadas se acabó con la institución más sólida de los mexicanos.



Lejos de aprender, la situación se repitió con el nombramiento del actual consejo del IFE. Incluso ahora mismo se encuentra entrampada la designación de 3 consejeros, porque los partidos políticos no se ponen de acuerdo respecto a cómo se repartirán las posiciones. El PRI incluso ofrece abdicar de su cuota, a cambio de la presidencia del organismo; un esquema similar al que se pueden plantear en nuestra entidad.



Por otra parte, en Oaxaca está demostrado hasta el cansancio que el Instituto Estatal Electoral (IEE), sirve a los intereses, ni siquiera de un partido, sino de un grupo político: el ulisismo. Y ello ha derivado no sólo en violentar la ley, sino en poner en riesgo la estabilidad y paz social de Oaxaca y sus municipios.



Y, durante las últimas décadas, la representación del IFE local ha estado en manos del poderoso grupo “Tecnológico” (David Palacios, García Revilla), que igual servía sólo a estos facciosos, antes que a la democracia.



Así, los afectados directamente con las resoluciones de unos y otros han sido ¡los partidos políticos!, pues en ese contexto, los consejeros pueden hacer alianzas coyunturales, según el momento político y los acuerdos a que lleguen a los partidos que representan, para tomar decisiones clave durante las elecciones. En 2006 y posterior a esa fecha, se ha visto como, por ejemplo, cerraron el paso a cualquier posibilidad de éxito de las protestas del PRD; como antes lo habían hecho en las intermedias en contra del PAN y, ahora, en las alianzas de estos dos partidos, empujan para perjuicio del PRI.



Paradójicamente contra lo que creen, la mejor garantía que tienen los propios partidos políticos, es un órgano electoral fuerte, autónomo del gobierno y de los partidos, con la solvencia moral y profesionalismo de sus consejeros. Esa será la mejor garantía para ellos de que no se pueda revertir en su contra cualquier decisión.



En las elecciones de 2004 a gobernador, como en la de 2010, el consejo general del IEE, pese a estar integrado por representantes partidistas disfrazados de consejeros, sin el menor rubor jugaron en contra de la alianza opositora.



Por eso es de extrañar la reciente modificación al código electoral realizada por el Congreso local. Ahí, refrendan una de las disposiciones más retardatarias del ulisismo: la apropiación del órgano electoral por los partidos; que además, es justo en el sentido contrario del mandato ciudadano y de las exigencias de la sociedad civil: ciudadanizar al órgano electoral, garantizar su autonomía y fortalecerlo.



La modificación del periodo del consejo general del IEE, por supuesto es necesaria ante la actual norma y el embrollado mecanismo que propone la Iniciativa de reformas constitucionales presentada por el gobernador. Pero la modificación de la forma, deja intocada la necesaria revisión del fondo que hace rato se ha planteado respecto al órgano electoral.



El atropellamiento en que fue aprobada la modificación del código electoral, bien puede ser motivo de una auténtica reforma, ésta sí, de fondo. Que los partidos políticos entiendan que la mejor defensa de sus intereses partidarios en una democracia, es un órgano electoral autónomo a ellos; que se evite que el peso de algún grupo político sea el que determine las reglas del juego; y el árbitro electoral no sólo cuide que las reglas se respeten, sino que las acate, es la mínima exigencia que se puede hacer.



El pueblo de Oaxaca votó por eso y en contra de los excesos del régimen precedente. Por lo pronto, el rumbo parece más hacia el retroceso que al apuntalamiento de bases democráticas; un embrollo que se puede solventar modificando nuevamente la legislación o, cuando menos, ciudadanizando realmente el organismo electoral.



Los próximos días serán fundamentales para conocer si los diputados deciden imponer a militantes encubiertos de sus partidos, constituyéndose en juez y parte de los procesos electorales; o bien acatan el mandato de las y los oaxaqueños, de contar con un árbitro imparcial, profesional y confiable.