Y LOS COBARDES BORREGOS

13/04/2011

Gobierno, políticos, clero y empresarios, responsables de este caos: Sicilia


La Redacción

MÉXICO, D.F., 13 de abril (apro).- El escritor Javier Sicilia atizó contra las cabezas políticas y sociales de México por ser corresponsables de la crisis de inseguridad que azota al país. Además, el poeta convocó a una segunda marcha nacional para exigir el regreso de la gobernabilidad.

En un discurso pronunciado esta tarde en Cuernavaca, Sicilia exigió la renuncia del gobernador de Morelos, Marco Adame, y de los presidentes municipales de Jiutepec y Temixco.

El presidente Felipe Calderón es culpable, acusó, por emprender una “guerra mal planteada, mal hecha y mal dirigida, que lo único que ha logrado, además de sumirnos en el horror y el crimen, es poner al descubierto el pudrimiento que está en el corazón de nuestras instituciones”.

Los partidos políticos, por su parte, “tienen gravísimas omisiones frente al crimen organizado. Esas omisiones han sido la moneda de cambio para acomodarse aquí y allá, erosionado las instituciones e hiriendo gravemente a la nación”.

Los gobiernos son responsables “porque en nombre de una guerra absurda están destinando presupuestos multimillonarios para alimentar la violencia y, al quitárselos a la educación, al empleo, a la cultura y al campo, están destruyendo el suelo en el que la sobrevivencia y la vida pública tienen su casa”.

Los empresarios no se salvan, ya que “han sido omisos al cuidar sus intereses particulares por encima de los de la gente que hace posible la vida de los pueblos”.

Y la iglesia católica es omisa debido a que “al reducir la vida del espíritu y la marea del amor de Cristo a una pobre moral sexual y al cuidado de la imagen ya muy deteriorada de su institución, ha descuidado el amor y el servicio a los pobres, y, semejante a la clase sindical y empresarial de nuestro país, ha buscado el poder, el clientelismo político y la riqueza humillando la Palabra”.

La ciudadanía también tiene parte de culpa: “Todos y cada uno de ustedes y de nosotros tenemos graves omisiones y complicidades criminales maquilladas de legalidad que nos han sumido en el caos y, como le dijo el poeta Mandelstam a Stalin, nos hacen ya no sentir el suelo bajo nuestros pies”.

Estas críticas, que emitió Javier Sicilia en la plaza de Cuernavaca y que envío a la revista Proceso, se suman a la convocatoria de una segunda marcha para exigir a las cúpulas de este país su compromiso por salvar a la nación.

Por la omisión en la captura de los asesinos de sus hijos, Sicilia exigirá al gobernador de Morelos, Marco Adame, que presente su renuncia. También al alcalde de Jiutepec, Miguel Ángel Rabadán, y al de Temixco, Nereo Bandera Zavaleta.

La marcha es convocada también por padres de la guardería ABC, las madres de los asesinados en Salvarcar, los deudos de los muertos de Pasta de Conchos, Emilio Álvarez Icaza, el sacerdote Miguel Concha, Miguel Ángel Granados Chapa y Alberto Athié. La cita será el domingo 8 de mayo en el zócalo de la ciudad de México.

El objetivo de la marcha es firmar un pacto con las autoridades en Ciudad Juárez, la ciudad con más violencia. En dicho acuerdo se logrará el compromiso para recuperar la gobernabilidad y la seguridad.

San Fernando: hallan 10 cadáveres más en fosas clandestinas; suman 126

Al menos 75 cuerpos fueron trasladados del Servicio Médico Forense de Matamoros a la capital del país.

La Jornada en línea

Matamoros, Tamps. Diez cadáveres más fueron hallados en fosas clandestinas en San Fernando, mientras que 75 cuerpos fueron trasladados del Servicio Médico Forense de Matamoros a la capital del país para que la Procuraduría General de la República realice las pruebas de identificación.

La Unidad de Servicios Periciales en Matamoros recibió los cuerpos exhumados en el municipio vecino, donde peritos trabajan desde hace una semana en la recuperación de cadáveres.

Del miercoles 6 de abril a la fecha se han encontrado 126 cadáveres en fosas de la zona rural, a los que se suman los cuerpos de cuatro sicarios que murieron en un enfrentamiento con soldados el fin de semana.

Contesta CNDH: el gobierno es responsable de seguridad

Para ello existen las instituciones y recursos, por lo que es fundamental una evaluación para conocer resultados que se están dando, dijo el ombudsman nacional, Raúl Plascencia, en respuesta al "ya basta" presidencial.

Gustavo Castillo

Publicado: 13/04/2011 14:31

México, DF. El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia Villanueva, afirmó que “no debemos equivocarnos: el gobierno es quien tiene la responsabilidad de brindar seguridad pública, para eso existen instituciones, para eso existen recursos. Y en ese sentido se debe mencionar que los recursos para seguridad pública de este año son lo más altos de la historia, de tal manera que es fundamental una evaluación para conocer los resultados que se están dando y de qué manera se está mejorando la seguridad pública”, aunque también señaló que lo que ocurre en estados como Tamaulipas y Chihuahua es una muestra de que la estrategia no ha sido correcta.

Lo anterior, al acudir a la Procuraduría General de la República (PGR) a presentar una denuncia por la intimidación y detención arbitraria que policías de Baja California cometieron en el municipio de Tijuana en contra de un visitador de la CNDH y de un mexicano repatriado de Estados Unidos.

El presidente de la CNDH aseguró que del gobierno federal se debería escuchar cuáles son sus resultados en el combate a la violencia y la inseguridad, porque la autoridad es la responsable de brindar seguridad pública, esto al opinar respecto de las declaraciones que hizo el presidente Felipe Calderón en el sentido de que la sociedad tiene que hacer un “ya basta” colectivo contra el crimen organizado y no atacar a las instancia gubernamentales que enfrentan a la delincuencia.

Plascencia aseguró que en muchas zonas del país no se están realizando acciones de prevención del delito ni tampoco acciones contundentes para detener a los responsables, por ejemplo, de los secuestros de migrantes, ni tampoco a los responsables de homicidios.

Por otro lado, señaló que existe dilación de las autoridades para la identificación de los cuerpos de las 120 personas que fueron localizadas en fosas clandestinas en el municipio de San Fernando, Tamaulipas.

Violencia en Juárez deja 12 mil niños huérfanos: visitador de CEDH

Crímenes generan odio y deseo de venganza y pocos reciben atención emocional: psicóloga.

AFP

Publicado: 13/04/2011 12:33

Ciudad Juárez, Chih. A sus seis años, Jorge llena la alcancía con la que espera "comprar un cuerno de chivo" (un fusil AK 47) para matar a los asesinos de su papá, relata la sicóloga que atiende a un puñado de los 12.000 menores huérfanos por la violencia en Ciudad Juárez, norte de México.



El pequeño es uno de los pocos que reciben atención sicológica para superar el trauma de ver morir a uno de sus padres en esta ciudad fronteriza con Estados Unidos, donde 7 mil personas han sido asesinadas por las guerras entre narcotraficantes y los operativos antidrogas desde 2007.



"Por lo menos 12 mil niños han perdido a uno o a sus dos padres. Ahorita es odio y deseo de venganza contra el que mató a sus papás, pero el día de mañana va a ser odio y deseo de venganza contra el Estado que permitió que los mataran", advierte Gustavo de la Rosa, visitador local de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.



De la Rosa calculó esa cifra partiendo de que la mayoría de los 7 mil asesinados tenían entre 17 y 35 años. Las parejas en Ciudad Juárez suelen tener en promedio 3 hijos, muchas veces antes de cumplir los 20 años de edad.



El funcionario explica que sólo cuenta con 20 sicólogos para atender a los familiares -adultos y niños- de los muertos que se multiplican a un promedio de medio centenar por semana.



Al término de una reunión de instituciones locales con departamentos de atención a víctimas confiesa: "Acabamos de contar cuántos sicólogos podríamos reunir entre todos y no llegamos al centenar".



"Necesitamos con urgencia sicólogos que hayan tenido experiencia con niños de los Balcanes, de África", afirma.



Además de los sicólogos de la fiscalía, una organización de tanatólogos católicos atiende sin pago a menores de ochos años. Jorge es uno de ellos.



Su mamá "llegó histérica a contarnos eso que le dijo su hijo de la alcancía y son historias que se repiten", dice Silvia Aguirre, fundadora del Centro Familiar para la Integración y el Crecimiento, que cuenta con seis terapeutas.



Otro niño pidió una alcancía, para "ponerla en el canal de televisión en el que mostraron la cabeza degollada de su papá", agrega.



Los menores reciben terapias lúdicas para salir del aislamiento y episodios de ira en los que caen tras las muertes de sus padres y la estigmatización que enfrentan en sus comunidades por ser 'hijos de narcos'.



"También damos talleres para adolescentes y adultos. Son muchísimos los que necesitan ayuda. Tan sólo en una secundaria que está por aquí, que tiene 300 alumnos, 210 han perdido a uno de sus padres de manera violenta", cuenta.



Myrna Pastrana, una escritora nacida en Ciudad Juárez, ha recopilado otro centenar de historias de niños pequeños. Pastrana es autora de Cuando las banquetas fueron nuestras, que aborda la traumática situación de Ciudad Juárez, una ciudad otrora tranquila y ahora desolada desde que comienza a caer la tarde, sobre todo en el centro, donde varios comercios han sido incendiados y abandonados.



No lejos está el puente principal que comunica con la vecina El Paso (Texas).



"Un niño de seis años contó que unos hombres llegaron a su casa, lo sacaron junto con sus papás y sus tres hermanos mayores, los formaron, mataron a sus papás, los pusieron en una carreta y el niño vio cómo se los llevaban dejando charcos de sangre", recuerda.



"Miles de niños no están recibiendo ayuda. Sin duda se van a convertir en adultos resentidos, probablemente alimentarán el círculo de muerte ¿Cómo no está ya aquí la Unicef?, ¿Por qué (el presidente) Felipe Calderón no ha pedido ayuda internacional ya?", dice Pastrana, con quien coinciden De la Rosa y Aguirre.



El gobierno estatal creó un fondo de 100 millones de pesos (800 mil dólares) para atender víctimas, pero incluso el presidente municipal de Ciudad Juárez, Héctor Murguía, reconoce que son insuficientes.