CONTRA UNA GUERRA ABSURDA

06/05/2011

No queremos derribar al gobierno, sino reconstruir el tejido social: Sicilia

El movimiento, contra la violencia desatada por una guerra absurda

La seguridad no es sólo el Ejército en las calles; es educación y cultura

RUBICELA MORELOS Y ALONSO URRUTIA

Corresponsal y enviado

Periódico La Jornada

Viernes 6 de mayo de 2011, p. 2

Cuernavaca, Mor., 5 de mayo. Al dar inicio la Caminata-Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad, el poeta Javier Sicilia reivindicó el movimiento como una expresión social contra la violencia desatada por una absurda guerra que la sociedad no pidió y que ya ha cobrado 40 mil vidas. Subrayó que con esta manifestación se muestra que la sociedad ha comenzado a dejar el miedo y exige a las autoridades omisas y a los criminales poner alto a la violencia.

Afirmó que el movimiento no tiene como propósito derribar al gobierno o a las autoridades de los tres niveles, sino convocarlas a rehacer el tejido social, porque los integrantes del crimen organizado ya han infiltrado las estructuras gubernamentales y actualmente hay un estado cooptado que necesariamente se tiene que reformar desde adentro.

Durante la primera conferencia de prensa ofrecida al comenzar la movilización, Sicilia sostuvo que el gobierno debe entender que la seguridad nacional no sólo es la violencia, no sólo es el Ejército en las calles; la seguridad nacional es educación y cultura, tantas cosas que no han hecho las autoridades. Insistió en que una paz con miedo y terror, no puede llamarse paz.

Acerca del mensaje que emitió la noche del miércoles en cadena nacional el jefe del Ejecutivo federal, Felipe Calderón, Sicilia dijo: “El Presidente parece que no entendió, parece que no ha oído, parece que está mal informado. No estamos contra nadie, no estamos contra el gobierno –es una mala lectura–, sino por un pacto ciudadano para iniciar la reconstrucción del tejido social, que se ha roto por la violencia”.

Señaló que miles de personas, si no es que millones, no pueden comprender una guerra mal planeada, mal dirigida, mal llevada. No podemos comprender que nomás entiendan que los criminales están allá afuera, y si están allá afuera es porque el Estado está, en muchos sentidos, podrido, y tenemos que trabajar en doble sentido, en la seguridad hacia allá; pero no nomás con una imaginación de violencia, sino con una imaginación de reconstrucción de paz que significa rehacer las instituciones públicas, que los partidos políticos limpien sus propias instituciones, porque también ahí tienen gente coludida con el crimen organizado.

Además de exigir a Calderón y al gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame Castillo, el esclarecimiento del caso y que se lleve a la cárcel a los verdaderos responsables del multihomicidio en que perdió la vida su hijo Juan Francisco, dijo que las autoridades también están obligadas a hacer justicia a los miles de mexicanos que han muerto en esta ola de violencia e inseguridad que lleva el país desde hace cuatro años y medio.

Indicó que las instituciones están destruidas y por eso surgió la intención de reformarlas y refundar esta nación, con las autoridades actuales o sin ellas, si no quieren, y deploró la impunidad como signo casi generalizado de la violencia.

Aparte de poner nosotros los muertos, hay impunidad, no se persigue, se les exime, no se mete a la cárcel a los criminales. En Morelos hay más de 400 casos archivados; si mi caso se tomó en cuenta fue por desgracia y porque ahorita tienen la marcha encima. Entonces sí encuentran, o parece que encuentran a los culpables, pero ése es su trabajo y qué bueno que lo hagan, pero tienen pendientes todos los demás.

Entre los participantes en la movilización, acompañaron a Sicilia Sandra Duarte, madre de uno de los menores muertos en el incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, quien sostuvo que para hacer justicia en este caso han tenido que acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pues el gobierno federal impide que se castigue a los altos responsables del incendio.

También caminaron con él el obispo Raúl Vera, Julián Le Barón y Eduardo Gallo, quienes convocaron a la sociedad a sacudirse el miedo y salir a las calles para exigir a las autoridades que cumplan su función.

Gallo manifestó que durante cuatro años y medio se le dio un voto de confianza a Calderón, sin que esto haya permitido reducir la violencia; por el contrario, se ha incrementado. Cuestionó el nuevo llamado presidencial a respaldar su lucha, porque uno no puede eternamente pedir apoyo sin ofrecer resultados.

Aseguró que el gobierno dijo hace dos años que había detenido a más de 90 mil presuntos involucrados en el crimen organizado, de los cuales sólo encarcelaron a 5 mil. ¿Y el resto?, ¿es que no estaban involucrados y se les detuvo?

En respuesta al mensaje de Calderón, dijo que no corresponde a los ciudadanos hacer el trabajo de las autoridades, luego que el Presidente les ha pedido que le digan cómo cambiar su estrategia. Es a ustedes a los que les toca el trabajo que beneficie a los ciudadanos, y este trabajo no está beneficiándonos.

La marcha llegó a la comunidad Coajomulco, en Morelos, donde pernoctaron los manifestantes que este viernes reanudarán su trayecto hacia la ciudad de México.

Durante el recorrido los integrantes de la caravana fueron vigilados por agentes de la Policía Federal, uno de los cuerpos policiacos que más han sido cuestionados por su desempeño.

El presidente “no entendió, lo vi desencajado y autoritario": Javier Sicilia

José Gil Olmos



CUERNAVACA, Mor., 5 de mayo (apro).- Al arrancar la marcha por la justicia y la paz, con la participación de aproximadamente mil personas, el poeta Javier Sicilia lamentó la posición del presidente Felipe Calderón de no cambiar la estrategia militar en la lucha contra el crimen organizado.

“Le ganó lo político y no el hombre de fe”, señaló Sicilia al iniciar la caravana que culminará el domingo 8 en el Zócalo de la ciudad de México.

El poeta y colaborador de la revista Proceso dijo que vio a Calderón “como un gobernante desencajado y autoritario que no está escuchando a la sociedad”, y agregó que después de los dos encuentros que sostuvo con el jefe del Ejecutivo, pensó que le había tocado el corazón, pero no fue así.

“Hubiera querido escuchar un discurso de más empatía con la gente, más cerca del corazón, pero (Calderón) habló enojado y al parecer no ha entendido el mensaje de la ciudadanía. Esta marcha no es contra el gobierno, esta marcha es para que cambien las cosas en el país”, apuntó el escritor, cuyo hijo, Juan Francisco, fue ejecutado junto con seis personas más el pasado 27 de abril en Temixco, Morelos.

Al recorrer los primeros kilómetros de la marcha que hoy salió de esta ciudad, el escritor se refirió al mensaje que Calderón dio ayer por la noche, a través de los medios de comunicación, y dijo que al parecer sigue sin entender que los enojados son los ciudadanos y no el gobierno.

“Si eso no lo entiende, lo lamento. No entiende y no ha entendido lo que es ser un representante ciudadano ni un presidente”.

Sicilia también se refirió a la ley de seguridad nacional que está atorada en el Congreso de la Unión. Dicha ley, puntualizó, está equivocada porque lo único que refuerza es la violencia y no está orientada a lo que necesita el país, que son empleos, educación, salud y bienestar”.

En lo que respecta a la responsabilidad de los partidos políticos, dijo que si realmente están comprometidos con la paz en el país, deben actuar y hacer un saneamiento, porque “también hay políticos cooptados y coludidos con el crimen organizado”.

En la marcha participan diversas personalidades, como el obispo Raúl Vera y el empresario Eduardo Gallo, así como representantes de la comunidad de Acteal, Chiapas, además de familiares de desaparecidos y ejecutados de Morelos, y un grupo importante de ciudadanos de Chihuahua, entre ellos Julián Lebarón y Olga Reyes, a cuya familia le han matado seis integrantes, pro lo que se encuentra bajo un esquema de protección por las amenazas del crimen organizado.

La marcha tendrá su primer punto de descanso en el pueblo de Cuajomulco, donde la población ha organizado varios eventos, y albergará a los participantes de la caravana por la paz y la justicia con dignidad.

Acuerdo por la paz de Adame, "un gesto de ignorancia y estupidez": Sicilia

La redacción



MÉXICO, DF, 5 de mayo (apro).- El poeta Javier Sicilia calificó de “un gesto de ignorancia y estupidez” el acuerdo por la seguridad firmado hoy por el gobernador morelense Marco Antonio Adame.

El escritor consideró que el panista Adame Castillo; el presidente del Congreso local, el priista Julio Espín, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia estatal, Miguel Ángel Falcón Vega, quienes signaron el pacto, no han entendido el mensaje de la ciudadanía, que está harta de la violencia en el país.

En la comunidad de Coajomulco, primera parada de la “marcha del silencio”, el escritor destacó: “No están entendiendo nada, no pueden firmar acuerdos a espaldas de la ciudadanía, no han entendido nada de lo que estamos hablando, parece que no leen los periódicos, yo les pediría que tomen un poco de silencio, el mismo silencio que estamos teniendo nosotros, que reflexionen qué se está diciendo, que oigan”.

La firma del acuerdo es un acto de ignorancia y de cinismo, denunció el poeta.

El cuestionado “Acuerdo por el desarrollo, la justicia, la seguridad y la paz”, incluye propuestas como impulsar la certificación del sistema de inhibición de videovigilancia en toda la geografía estatal, así como el fortalecimiento del Consejo Estatal de Seguridad como instancia de toma de decisiones, control y seguimiento.

También prevé, entre otras acciones, “el desarrollo de la infraestructura judicial en las regiones oriente y surponiente; además de que se instalará la Policía Procesal en apoyo a audiencias, jueces y magistrados, y se dará continuidad al proceso de control de confianza, depuración e identificación plena de agentes ministeriales y del Ministerio Público”.

Persiste en México la discriminación por origen racial, color de piel o físico

ARIANE DÍAZ



Periódico La Jornada

Viernes 6 de mayo de 2011, p. 42

La discriminación por origen racial, étnico, color de piel o apariencia física es una práctica cultural que persiste en México, pues 23 por ciento de los entrevistados no estarían dispuestas a permitir que en su casa viviera gente de otra raza; mientras 54.8 por ciento afirma que a las personas se les insulta por su color de piel y 15 por ciento ha sentido que sus derechos no han sido respetados por esa razón, según resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2010 (Enadis), elaborada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El documento afirma que la discriminación por estos motivos “es un fenómeno que en nuestro país está arraigado tanto en las instituciones –lo cual se reflejadas en los obstáculos para acceder a servicios de salud y educación–, como en las prácticas sociales que definen relaciones desiguales de contratación y empleo”.

Detalla que la discriminación racial se asocia con frecuencia a personas indígenas; sin embargo, esta categoría involucra también a individuos cuyos rasgos son relacionados con otras razas u orígenes étnicos.

Como ejemplo, el Conapred refiere a la población afrodescendiente en México, la cual se encuentra ignorada.

El organismo sostiene que la falta de información oficial sobre este grupo de población es no sólo reflejo de exclusión y marginación en sí misma, sino causa de problemas para detectar necesidades y soluciones que permitan la inclusión social de los afrodescendentes.

El texto refiere un estudio realizado en 2007, según el cual 47.8 por ciento de las personas entrevistadas señaló que la pobreza de las comunidades negras se debe a que la gente no trabaja.

En la misma línea, la Enadis 2010 reveló que 16.5 por ciento de las personas consultadas dijo estar de acuerdo en que los indígenas son pobres porque no trabajan lo suficiente.

Ambos resultados, cada uno en su ámbito, muestran que la discriminación racial es un problema real, basado en opiniones prejuiciosas que no tienen ningún sustento objetivo, explica el Conapred.