¡NO MÁS MUERTES!

09/05/2011

No más muertes; que renuncie García Luna a la SSP: Sicilia

Se emprenderán acciones de resistencia civil pacífica si no atienden los reclamos

Sin cambio, “en 2012 preguntaremos por cuál cártel votar”

ALONSO URRUTIA
Periódico La Jornada
Al encabezar la concentración en el Zócalo con que concluyó la Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad, el poeta Javier Sicilia exigió la renuncia del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna. Queremos oír un mensaje, con esa renuncia, del Presidente de la República, diciendo que sí nos escuchó, sostuvo al comenzar su intervención entre gritos que pronto se tornaron en un solo coro: Fuera Calderón, fuera Calderón.

Ante miles de participantes en esta movilización que comenzó el jueves en Cuernavaca, Morelos, Sicilia cuestionó: ¿Por qué se permitió al Presidente de la República lanzar al Ejército a las calles, en una guerra absurda que nos ha costado 40 mil víctimas y millones de mexicanos abandonados al miedo y la incertidumbre?

Además criticó la pretensión del Congreso de incluir en la Ley de Seguridad Nacional facultades para el uso del Ejército, porque esta legislación no puede reducirse a un asunto militar. Asumida así, es y será absurdo. La ciudadanía no tiene por qué seguir pagando el costo de la inercia y la inoperancia del Legislativo y sus tiempos convertidos en chantaje administrativo y banal cálculo político.

Durante la concentración, Olga Reyes –a quien le ejecutaron a varios miembros de su familia en Chihuahua– y Patricia Duarte, una de las madres de los niños fallecidos en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, leyeron el pacto civil surgido de esta marcha que busca detonar una nueva convivencia y sentar nuevas bases para legalidad. Las propuestas son el inicio del camino, no son su fin.

Un pacto que contiene un conjunto de exigencias para recomponer el tejido social, como premisa para detener la violencia, y a cuyo cumplimiento se le dará seguimiento para que los actores involucrados asuman y cumplan compromisos de instrumentarlo. Para tal efecto, dijo Duarte, se crearán comisiones de la sociedad civil para verificación y sanción –que se conformarán el 10 de junio en Ciudad Juárez–, y en caso de no haber respuesta se emprendarán acciones de resistencia civil y pacífica para lograr el cumplimiento de un suelo mínimo para la reconstrucción de la nación.

Horas antes de que arribara la marcha, procedente de Ciudad Universitaria, desde el templete en el Zócalo, ante centenares que aguardaban la llegada de los contingentes, se leyeron más de 70 testimonios de historias trágicas. Se soltaron globos blancos en memoria de las víctimas, hecho saludado desde la Catedral metropolitana con el tañer de las campanas, como se hiciera a la llegada de la marcha y al término de los discursos.

Vendría el poeta Sicilia a leer un discurso con tintes de elegía. “Si hemos llegado en silencio es porque nuestro dolor es tan grande y profundo y el horror del que proviene tan inmenso, que ya no tienen palabras con qué decirse. No queremos más muertos, más violencia que asfixie vidas inocentes, como la de mi hijo Juan Francisco o miles de hombres, mujeres, niños y ancianos asesinados con un desprecio y una vileza que pertenecen a mundos que no son ni serán nunca los nuestros.

Estamos aquí para decirles que este dolor del alma no lo convertiremos en odio ni en más violencia, sino en una palanca que nos ayude a restaurar el amor, la paz, la justcia, la dignidad de la balbuciente democracia que estamos perdiendo. Lamentó que todos los días se escuchen historias terribles de violencia: ¿Cuándo y en dónde perdimos la dignidad? Si no se reconstruye el tejido social roto, solamente podremos heredar a nuestros muchachos una casa llena de desamparo, de brutalidd y engaño donde reinan los señores de la muerte, de la ambición del poder, de la complacencia y la complicidad con el crimen.

Sicilia reprochó a gobernantes y políticos sus omisiones e indolencias frente a la situación de violencia, que nos ha conducido a esta espantosa desolación. Los políticos tienen que aprender a escuchar, porque sus actitudes, como la de los gobiernos, las jerarquías económicas, los llamados poderes fácticos y sus siniestros monopolios, han favorecido una realidad en la que los criminales, en su demencia, buscan imponernos aliados con las omisiones de los que detentan alguna forma de poder.

Censuró que en el Congreso de la Unión se hayan confabulado para ocultar a un prófugo de la justicia, acusado de tener vínculos con el crimen organizado, y después terminaran por aceptar su realidad criminal en dos vergonzosos sainetes.

Llamó a los partidos a una limpieza real de sus filas, porque en todos ellos hay vínculos con el crimen organizado, y a asumir un compromiso real de ética política, pues en caso contrario en 2012 “nos tendremos que preguntar por cuál cártel o por qué poder fáctico tendremos que votar”.

Sicilia sostuvo que el narcotráfico se debe enftrentar como un problema de salud pública y sociología urbana, y no como un asunto criminal que se confronta con violencia. Condenó la postura estadunidense de beneficiarse con el lavado de dinero y la venta de armas, mientras se mantiene el mercado de consumo de droga.

Subrayó la importancia del pacto civil a que se ha convocado para restituir el tejido social, asumir un compromiso elemental con la paz para rehacer la nación y para que los jóvenes dejen de ser las víctimas de esta guerra o el ejército de reserva de la delincuencia.

El país está ante una encrucijada compleja en la que, si los políticos no responden, no sólo las instituciones quedarán vacías de contenido y dignidad, sino que las elecciones de 2012 serán las de la ignominia, que hará más profundas las fosas en donde, como en Tamaulipas, están enterrando la vida del país.

Total desorden, negligencia y omisión en concesiones mineras

Economía no verifica si las empresas existen, si pagan al fisco o son extranjeras

Es habitual y tolerado el fraude al IMSS

Desde 2000 se otorgan permisos de exploración por 50 años

PATRICIA MUÑOZ RÍOS
Periódico La Jornada
Tras revisar la situación de más de 5 mil títulos mineros entregados en la década de gobiernos panistas, un análisis de la Familia Pasta de Conchos evidenció que hay un total desorden, negligencia y omisión en el manejo de las concesiones por parte de la Secretaría de Economía (SE).

Las concesiones se otorgan sin control, pues la SE no verifica la existencia de las empresas a las cuales entrega títulos de explotación; incluso los mineros y poceros que las reciben tienen elevados adeudos con los gobiernos federal y estatales, ya que no pagan lo correspondiente a los títulos. Al menos 50 por ciento de los empresarios carecen de actas constitutivas que acrediten que los socios inversionistas son mexicanos; sólo una décima parte está regularizado ante el fisco.

Además estas empresas ejercen una permanente defraudación ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, que a su vez tolera las violaciones de los empresarios mineros y no realiza auditorías de ningún tipo.

El informe realizado por la Familia y titulado La Secretaría de Energía y las concesiones mineras, indica que al adentrarse al análisis de los títulos de concesiones mineras nos encontramos con que impera un nivel de ineficacia y negligencia que supera, por mucho, la imaginación.

Señala que ni los concesionarios mineros informan a la Dirección General de Minas, ni ésta verifica que los primeros se sujeten a las normas oficiales nacionales en materia de seguridad de esos establecimientos y de equilibrio ecológico, así como de protección al ambiente.

Los concesionarios de minas no entregan informes de comprobación de obras; no hay seguimiento de las obligaciones legales de 99 por ciento de estos empresarios, e incluso existen adeudos por omisiones de pago de las obligaciones de los concesionarios desde 1998, ya que la mayoría no paga en tiempo y forma.

Detalla que a partir de 2000 los títulos de exploración –que antes se otorgaban por seis años–, se dan por 50 años, cuando ninguna empresa explora durante medio siglo para identificar si hay depósitos de minerales o sustancias. Es decir, se entregan estos títulos cuando en realidad se realiza la explotación de yacimientos. En la década panista se ha entregado 5 mil 81 títulos de exploración.

Esto constituye un grave desfalco para el gobierno, ya que se debería pagar más por un título de explotación de 50 años que por uno de exploración, pues entre unos y otros hay una diferencia abismal en detrimento de los ingresos federales.

En el informe se enlista una serie de títulos de concesión irregulares, cuya vigencia ya concluyó pero siguen operando, como por ejemplo el número 111562 de la mina Ramos Cuatro, ubicada en Villa de Ramos, en San Luis Potosí, que tiene una superficie de 72 mil hectáreas, que tenía vencimiento en 1973 y a la fecha sigue vigente y operando. O el número 195370 con el nombre de El Reparto, ubicado en Santiago Tamazola, Oaxaca, con una superficie de 300 mil hectáreas, que venció en septiembre de 2010 pero sigue vigente.

Añade que de los 277 concesionarios de minas de carbón en Coahuila que recibieron títulos en estos gobiernos, sólo 24 están registrados ante el IMSS. Hay una permanente defraudación al Seguro Social a causa del subregistro de trabajadores, pero también porque los empresarios de los llamados pocitos registran a los mineros con un salario menor al que reciben y el resto lo pagan en efectivo, sin comprobante.

Evidentemente el IMSS tolera eso y en forma negligente no realiza ningún tipo de auditoría a las empresas extractivas. Prueba de ello es que ni siquiera cuando se hacen públicos los siniestros de las minas inicia una investigación, puntualiza el informe.

Decenas de miles dispuestos a hacerse escuchar

CIRO PÉREZ Y VÍCTOR BALLINAS
Periódico La Jornada

Los cerca de 10 mil marchistas que salieron ayer a las 8:45 horas de la explanada de rectoría en Ciudad Universitaria hacia el Zócalo, en unas cuantas horas se convirtieron en decenas de miles. Al paso de la columna que encabezaba Javier Sicilia, centenares de personas en ambos lados de la calle se sumaban al contingente, que en silencio exigía no más sangre.

Todavía creo que es posible que lleguemos a tocar el corazón y ese pequeño gramo de bondad que hay en los políticos, en los militares, en los policías y hasta en los delincuentes, para que entiendan de una vez que no queremos que el país siga como va. Parece que no entienden, pero nos vamos a hacer entender, sentenció Sicilia antes de emprender la última etapa de su marcha.

Llamó incluso a iniciar una desobediencia civil, a no pagar impuestos, a rodear el Senado y la Cámara de Diputados. Hay que tener los huevos para no claudicar, para no pagar impuestos y hacerlo todos, para rodear el Senado o la Cámara de Diputados hasta que nos hagan caso, sentenció.

Pidió que se apruebe la reforma política, con revocación de mandato, voto en blanco, segunda vuelta y referéndum.

Habían avanzado apenas un kilómetro cuando otras voces se le sumaron. En la iglesia San José del Altillo la marcha se detuvo unos momentos, y ahí decenas de personas la esperaban con globos blancos y botellas de agua.

Ahí la comunidad le pidió al poeta que en nuestro nombre le exijas a esos traidores a la patria que dicen tener la razón, la ley y la fuerza, que si no quieren escucharnos, abandonen el país al que tanto daño han hecho, y que jamás regresen.

Ahí mismo, Jorge Traslosheros, quien se identificó como un padre de familia, pidió: nunca más uno de nosotros cruzado de brazos con el rostro oculto, sumidos en el silencio, muertos en vida, muertos de miedo. ¡Ni uno más! Sicilia había pedido hacer de la palabra acción y no permitir que el movimiento terminara con el mitin del Zócalo.

El escritor se abrazó con los dos oradores, mientras la comunidad soltaba decenas de globos blancos.

La caravana siguió su paso, hasta el cruce de Eje Central y Río Churubusco, donde se le sumo el sacerdote Alejandro Solalinde con un contingente de migrantes centroamericanos, que llegaron desde Ixtepec, Oaxaca, con una gran manta en la que manifestaban: No más secuestros. No más muertes de migrantes, y engrosaron la marcha, que cinco horas después llegaría a sumar 200 mil, según los organizadores –más de 80 mil según elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.

Este fue el primer punto donde hubo una incorporación masiva de organizaciones a la marcha. Y a partir de este momento, Eje Central los recibió con multitudes que aplaudían a ambos lados de la calle. Familias enteras manifestaban su solidaridad ofreciendo agua, sándwiches, tortas, fruta y jugos, para luego sumarse a la retaguardia, que por momentos abarcó más de cinco cuadras.

Otros, desde los balcones, saludaban y aplaudían el paso de la caravana, que iba creciendo cada vez mas.

No más muertos. No más violencia. Por el no voto para 2012. 40 mil muertos son suficientes para cambiar la estrategia. Estudiantes de CCH Sur, presentes. Los jóvenes queremos respeto. Porque el color de la sangre jamás se olvida. No quiero una herencia de violencia. No quiero que maten a mi hijo, decían algunas de las miles de pancartas que exhibió la gente a lo largo de casi 20 kilómetros.

La suma de contingentes a partir de entonces fue incesante. Desde vecinos de la Portales hasta un grupo de Atenco que reivindicaban su derecho a la tierra, en un silencio que sólo rompieron con la consigna de ¡Zapata vive, la lucha sigue! También participaron performanceros, que escenifican homicidios, secuestros, violencia.

Figuras de seres humanos recortadas en cartón que narraban la historia de represión desde 1968 a 2010. Hablaban de desaparecidos políticos, de secuestros, de levantones, y remataban con las 40 mil muertes de la guerra de Calderón.

Al mismo tiempo, se informaba que en Vancouver, Canadá, jóvenes mexicanos encabezados por Raúl Gatica y Jocelyn López García se manifestaban frente al consulado mexicano, pegando pancartas y poemas: Si no basta la sangre de más de 40 mil mexicanos para alcanzar el corazón de Felipe Calderón, ¿qué más hace falta?

En Xola, un contingente aún más numeroso que el que lo precedió esperaba a Sicilia y a centenares de víctimas que lo acompañaban, entre ellos padres de los niños muertos en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora. Ahí, los marchistas tomaron un segundo descanso, que fue aprovechado por nuevos contingentes, que prolongaron la fila por 10 calles.

Después de un tercer descanso, frente a la estatua de Lázaro Cárdenas, la marcha continuó hasta Bellas Artes, para iniciar la entrada al Zócalo por 5 de Mayo. Ahí las expresiones de apoyo fueron aún mayores. El Eje Central estaba totalmente lleno, lo mismo que 5 de Mayo, calle que resultó insuficiente para el paso de los contingentes y tuvieron que entrar por Madero.

A las 15:47 horas, el primer grupo entró al Zócalo por Madero, y casi una hora después el ultimo contingente arribó a la plancha.

Saliendo de misa y frente a su familia, ejecutan a exresponsable de penales en Guerrero

Ezequiel Flores Contreras
CHILPANCINGO, Gro., 8 de mayo (apro).- El exsubsecretario de Seguridad Pública Ángel García García fue ejecutado frente a su esposa y sus hijos esta mañana cuando salía de una iglesia al oriente de Acapulco, indican reportes oficiales.

Desde el año pasado el funcionario encargado del sistema penitenciario durante la administración de Zeferino Torreblanca Galindo, había sido señalado de forma reiterada, en cuerpos ejecutados con narcomensajes, de brindar protección a los líderes del denominado Cártel Independiente de Acapulco (Cida), en particular al exjefe operativo de la Policía porteña Alejandro Devaux Zurita, quién se encuentra preso en el penal de Acapulco acusado de narcotráfico.

Cerca de las nueve de la mañana al menos dos sujetos que portaban pistolas calibre nueve milímetros interceptaron a García García en la calle Jorullo de la colonia Cumbres de Figueroa y lo acribillaron a corta distancia: 16 impactos presentaba la víctima, indican reportes preliminares de la Procuraduría General de Justicia (PGJ).

Con este crimen suman al menos siete ejecuciones de la noche del sábado hasta la mañana de este domingo en Acapulco, tan solo hoy reportes oficiales han registrado desde la madrugada al menos tres hombres acribillados y encajuelados en distintos puntos de este destino de playa.

Estos hechos violentos ocurren a unas horas de que organizaciones sociales y organismos civiles de defensa de los Derechos Humanos realicen una manifestación en este destino de playa para sumarse a la marcha por la paz que se realizará en la ciudad de México y que encabeza el escritor y poeta Javier Sicilia.

Más de 20 mil zapatistas salieron a la calle para exigir fin al baño de sangre

Isaín Mandujano
SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis., 07 de mayo (apro).- Cerca de 20 mil indígenas, bases de apoyo y simpatizantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) marcharon hoy en esta ciudad colonial para exigir al gobierno de Felipe Calderón el cese a la guerra fratricida que “ha manchado de sangre de gente inocente la historia de México”.

En el marco de la Marcha Nacional por la Justicia y contra la Impunidad, los miles de zapatistas salieron de las cinco regiones de Chiapas que conforman los cinco caracoles que a su vez aglutinan las cinco juntas de buen gobierno de más de 30 municipios autónomos rebeldes gobernados por la estructura política y militar del EZLN.

Convocados por la Comandancia General del Comité Clandestino Revolucionario Indígena (CG-CCRI) del EZLN, hombres, mujeres y niños se concentraron en la Universidad de la Tierra (Unitierra) para marchar por más de dos horas rumbo a la plaza central de San Cristóbal de Las Casas, también conocida como Plaza de la Paz o Plaza de la Resistencia, frente a la Catedral que por más de 40 años presidió el obispo emérito de Samuel Ruiz García.

Los indígenas llegaron cerca de las 15 horas a la plaza, que no fue suficiente para los casi 20 mil indígenas rebeldes que se concentraron en el centro de la ciudad.

Tras esperar que terminara de llegar todo el contingente, los zapatistas empezaron el mitin cantando el himno nacional mexicano, luego cantaron el himno zapatista.

En el templete estaban el comandante Tacho, el comandante David, y otros comandantes del EZLN que encabezaron la multitudinaria movilización, en la cual coincidieron indígenas de las etnias que convergen en el grupo armado, tsotsiles, tseltales, tojolabales, choles y otros.

Fue el comandante David quien pronunció el discurso principal del grupo armado mismo que fue traducido en tseltal, tsostsil, chol, y tojolabal.

“Hoy estamos aquí miles de hombres, mujeres, niños y ancianos del EZLN para decir nuestra pequeña palabra. Hoy estamos aquí porque personas de corazón noble y dignidad firme nos han convocado a manifestarnos para parar la guerra que ha llenado de tristeza, dolor e indignación los suelos de México”, empezó David.

David dijo que se vieron en las necesidad de salir de sus comunidades y tomar la plaza de esta ciudad por que se sintieron “llamados por el clamor de justicia de madres y padres de niños y niñas que han sido asesinados por bala y por la altanería y torpeza de los malos gobiernos”.

“Salimos porque nos sentimos llamados por la digna rabia de las madres y padres de los jóvenes asesinados por bandas criminales y por el cinismo gubernamental. Porque nos sentimos convocados por los familiares de muertos, heridos, mutilados, desaparecidos, secuestrados y encarcelados sin tener culpa o delito alguno”, dijo el líder rebelde.

Indicó que decenas de miles de personas han muerto en esta guerra absurda que no lleva a ninguna parte y que la paz y la justicia no encuentran ya lugar en ninguno de los rincones de nuestro país, “que la única culpa de estas víctimas es haber nacido o vivido en un país mal gobernado por grupos legales e ilegales sedientos de guerra, de muerte y de destrucción”.

Mencionó que esta guerra ha tenido como principal blanco militar a seres humanos inocentes, de todas las clases sociales, que nada tienen qué ver ni con el narcotráfico ni con las fuerzas gubernamentales.

“Los malos gobiernos, todos, el federal, los estatales y municipales, han convertido las calles en zonas de guerra sin que quienes las caminan y trabajan estuvieran de acuerdo y vieran la forma de resguardarse. Los malos gobiernos han convertido en zonas de guerra las escuelas y universidades públicas y privadas, y los niños y los jóvenes no entran a clases sino a emboscadas de uno y otro bando y que los lugares de reunión y diversión son ahora objetivos militares”, agregó.

El comandante David señaló que “los malos gobiernos crearon el problema y no sólo no lo han resuelto, sino que lo han extendido y profundizado en todo México”.

“Hace unos días empezó a caminar en silencio el paso de un padre que es poeta, de unas madres, de unos padres, de unos parientes, de unos hermanos, de unas amistades, de unos conocidos, de seres humanos. Ayer fueron sus dignas palabras, hoy es su silencio digno. Sus palabras y sus silencios dicen los mismo: queremos paz y justicia, o sea una vida digna”, dijo David.

Dijo que “estas personas honestas están pidiendo, demandando, exigiendo del gobierno un plan que tenga como principales objetivos la vida, la libertad, la justicia y la paz y el gobierno les responde que seguirá con su plan que tiene como principal objetivo la muerte y la impunidad.

Para David “estas personas no buscan ser gobierno, sino que buscan que el gobierno procure y cuide la vida, la libertad, la justicia y la paz de los gobernados y que su lucha no nace del interés personal, sino que nace del dolor de perder a alguien que se quiere como se quiere a la vida”.

“Los gobiernos y sus políticos dicen que criticar o no estar de acuerdo con lo que están haciendo es estar de acuerdo y favorecer a los criminales. Los gobiernos dicen que la única estrategia buena es la que ensangrenta las calles y los campos de México, y destruye familias, comunidades, al país entero”, criticó David.

El encapuchado mencionó que la historia de México se ha manchado de sangre de gente inocente que ha muerto en esta cruzada contra el llamado crimen organizado.

“Compañeras y compañeros, hoy venimos a decirles que se trata de una lucha por la vida y en contra de la muerte. No se trata de ver quien gana de entre católicos, evangélicos, mormones, presbiterianos o de cualquier religión o no creyentes. No se trata de ver quién es indígena y quién no. No se trata de ver quién es más rico o más pobre. No se trata de quien es de izquierda, de centro o de derecha. No se trata de si son mejores los panistas o los priístas o los perredistas o como se llame cada quien o todos son iguales de malos”, concluyó David.

Los servicios de Protección Civil del Gobierno de Chiapas, calcularon más de 15 mil indígenas bases de apoyo y simpatizantes del EZLN en la plaza, los organizadores hablaban de 20 mil y algunos se atrevían a señalar que eran 35 mil rebeldes encapuchados. Desde el 2001 no se había realizado una magna concentración de zapatistas en esta plaza.