¿Y LA SOBERANÍA NACIONAL? LE VALE...

25/05/2011

García Luna ofreció a EU libre acceso a la inteligencia mexicana

En febrero de 2009 pidió a Chertoff línea para contactos

El secretario de Seguridad Interior enlistó sus prioridades

ARTURO CANO
Periódico La Jornada

Es frecuente encontrar en los despachos de la embajada estadunidense en México quejas sobre la falta de colaboración de funcionarios mexicanos con sus contrapartes del norte. No es el caso de Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública federal, quien en febrero de 2007 dijo a Michael Chertoff, secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos: Usted tendrá libre acceso a nuestra información de inteligencia en seguridad pública.

En su oferta, contenida en el cable 07MEXICO983 –entregado por Wikileaks a La Jornada–, García Luna pedía establecer protocolos para hacer posible ese intercambio de información de inteligencia de alta calidad.

La oferta de García Luna ocurre cuando Chertoff –uno de los padres de la Ley Patriótica, que anula derechos y garantías en aras de la lucha contra el terrorismo–, visita en México a la plana mayor del nuevo gobierno para plantear las prioridades de Estados Unidos.

Solícito, el flamante titular de la SSP anunció a Chertoff la contratación de 8 mil nuevos agentes y expresó su esperanza de que el Departamento de Seguridad Interior (o DHS, por sus siglas en inglés) pueda ayudarle a establecer programas para asegurar la integridad de (los agentes de) su fuerza.

A pesar de la confianza, García Luna pide una orientación clara respecto a los puntos adecuados de contacto con el DHS. Dado que ambos gobiernos tienen complejos sistemas federales de seguridad pública, argumenta, a veces hacenconexiones erróneas.

Chertoff ofrece enviar un agregado de alto nivel del DHS a México para mejorar los esfuerzos de coordinación.

Pese a su ánimo colaborador, García Luna es el funcionario mexicano que ocupa menos espacio en los despachos enviados por la embajada con motivo de la visita de Chertoff a México, cuando el gobierno de Felipe Calderón cumplía apenas dos meses y medio.

Las prioridades de EU

Chertoff se reúne, el 16 de febrero de 2007, con el flamante secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, y algunos de sus colaboradores. La minuta de la reunión se envía al Departamento de Estado con el número 07MEXICO965 (los dos cables citados en esta nota están firmados por el embajador Anthony Garza).

El cable detalla las demandas estadunidenses como: Un compromiso para trabajar juntos estrechamente en la elaboración y aplicación de una estrategia para controlar la frontera sur de México; un compromiso para fortalecer y ampliar los Protocolos de Violencia en la Frontera, extender el programa a lo largo de la frontera norte y profundizar los intercambios de inteligencia táctica; “una oferta para mejorar el Programa de Repatriación Interna, que incluya a los viajeros ‘en riesgo’ y los ‘ilegales’ centroamericanos”; y una petición para que el gobierno de México amplíe el compartir información de datos biométricos, mediante la captura de huellas dactilares, de los pasajeros que llegan a México por avión.

Es evidente el interés estadunidense por establecer una buena relación con el nuevo gobierno. Chertoff, por ejemplo, elogia las recientes iniciativas de ley sobre temas de seguridad, presentadas por gobierno mexicano, y las coloca en la línea de las principales preocupaciones estadunidenses: “el terrorismo transfronterizo, la narcodelincuencia organizada y la migración illegal”.

No a un Plan Colombia

En una reunión por separado, Eduardo Medina Mora, titular de la Procuraduría General de la República (PGR), pide a Chertoff “una relación al ‘estilo Estados Unidos-Canadá’, una verdadera asociación en lugar de un programa made in USA”, como se ha caracterizado a gran parte del Plan Colombia. “Si queremos mejorar realmente la calidad de nuestra cooperación –señaló–, México tiene que construir sus propias capacidades, así como ayudar a sus vecinos de América Central”.

Chertoff dice que entiende la dinámica política de México e insta una vez más a que el gobierno mexicano diera a EU su propio plan, en particular sobre la frontera sur.

La diferencia de estilos o incluso de prioridades es evidente. Mientras García Luna ofrece una colaboración total, Medina Mora sugiere cambios en la política estadunidense de combate a las drogas y externa quejas sobre fallas en el aparato de seguridad pública del país vecino.

Por ejemplo, aprovecha el viaje para hablar de la reciente incautación de 40 toneladas de seudoefedrina, enviadas desde Hong Kong a Manzanillo, vía Long Beach.

(El procurador mexicano) señaló que hasta el 97 por ciento de los precursores químicos ilícitos viajaron siguiendo esa ruta, y pidió un mejor monitoreo e intercepción en el puerto de Long Beach, así como acciones diplomáticas de EU y México en Asia, para dar con, localizar e impedir los envíos ilegales.

La parte estadunidense pide detalles de la incautación. Si volúmenes tan grandes que pasan a través de Long Beach, EU debe mejorar la focalización.

Chertoff se muestra de acuerdo en que ambos países deben cooperar más estrechamente en ese ámbito y ofrece poner a alguien operativo para compartir información y analizar conjuntamente las vulnerabilidades.

Construir apoyo al programa de trabajadores temporales

Con Ramírez Acuña, Chertoff destaca el compromiso del presidente George W. Bush con el programa de trabajadores temporales (TWP) y subraya la necesidad de controlar quién entra en EU a través de nuestra frontera sur, tanto para mantener la seguridad pública como para construir el apoyo público al TWP.

Sin embargo, advierte que el gobierno de EU seguirá adoptando medidas para asegurar la frontera, aun cuando avance la reforma migratoria.

Como se sabe, el apoyo público nunca fue suficiente, pues Bush terminó su mandato sin reforma migratoria y también sin una ampliación del muy limitado programa de trabajadores temporales.

Inestabilidad de CA, amenaza directa para México

Chertoff ofrece trabajar con México para atacar a los polleros, sus organizaciones y seguir la pista de su dinero. Estados Unidos, insiste Chertoff con Ramírez Acuña y otros funcionarios, quiere ayudar a México a asegurar su frontera sur y tiene ganas de escuchar cómo el gobierno mexicano tiene previsto hacerlo. Al menos por lo escrito en el cable, la parte mexicana no dice nunca cómo tiene previsto asegurar la frontera sur.

En su reunión con Medina Mora, el funcionario estadunidense insiste en conocer la estrategia del gobierno calderonista para la frontera sur mexicana. En su respuesta, el entonces titular de la PGR sugiere que la construcción de capacidades de interdicción entre los países centroamericanos es un elemento clave necesario.

Para Medina Mora, el problema de la frontera sur es verdaderamente regional, y la inestabilidad potencial en América Central constituye una amenaza directa e inmediata a la seguridad pública en México.

El procurador mexicano dice que la situación de Guatemala es “particularmente problemática. Las comprensibles reducciones en las fuerzas armadas (de Guatemala) han creado un vacío en materia de seguridad, especialmente en el Petén, el departamento más al norte de Guatemala, que Medina Mora llamó ‘una tierra de nadie’”.

Medina Mora sugiere abandonar los US Halcon Citations (aviones de la fuerza aérea) porque, dice, los envíos aéreos de drogas ilegales en México hacia el norte son poco frecuentes. Óscar Rocha, colaborador de Medina, presenta una propuesta mediante la cual EU compraría lanchas rápidas incautadas y reacondicionadas por México para que los gobiernos centroamericanos hagan sus propios esfuerzos de incautación de drogas.

Chertoff no dice que no, pero tampoco da esperanzas a los mexicanos frente a esta propuesta.

Por su lado, Ramírez Acuña y su equipo sólo responden que por ahora, México “necesita no sólo un mejor análisis sobre actividades ilegales en el sur, sino también concentrar sus recursos en áreas clave como los puertos de entrada formal e ‘informal’ a lo largo de la frontera con Guatemala, así como en el istmo de Tehuantepec, un punto natural de ‘estrangulamiento’ para los contrabandistas ilegales de personas y mercancías”.

Ramírez Acuña informa que Guillermo Valdés, director del Cisen, será el contacto principal del gobierno mexicano para la estrategia en la frontera sur.

Quizá para esquivar el tema de la frontera sur, los funcionarios mexicanos reclaman la falta de seguimiento de las agresiones que padecen los migrantes en Estados Unidos por agentes de la Patrulla Fronteriza. Chertoff responde con un elogio al profesionalismo de la migra y justifica: Los agentes se enfrentan a un constante aluvión de ataques, que van desde las piedras que les tiran a incidentes de gravedad mucho mayor, y México debe entender su necesidad de defenderse adecuadamente.

El gobierno debe hacer justicia a todas las víctimas del crimen organizado: Sicilia

José Gil Olmos

MÉXICO, D.F., 25 de mayo (apro).- El poeta Javier Sicilia manifestó que la detención de Julio de Jesús Radilla Hernández, “El Negro”, presunto asesino de su hijo Juan Francisco, es una obligación de la secretaría de Seguridad Pública, y no es ningún favor que le están haciendo, porque hay miles de víctimas en todo el país que también están exigiendo justicia.

“Tienen que hacer su chamba, no sólo es mi caso, con mi hijo hubo seis personas más que fueron asesinadas y sus familias también exigen que se haga una investigación y se detengan a todos los responsables”, sostuvo el escritor.

Advirtió que el gobierno federal debe de atender no sólo a la demanda de justicia que está entre los seis puntos del pacto para la paz y la justicia con dignidad que se filmará entre los grupos sociales el diez de junio en Ciudad Juárez.

“Investigar y hacer justicia es la función del gobierno, me parece bien que hayan detenido a varios de los responsables pero hay muchas más personas que están esperando lo mismo”, insistió.

Javier Sicilia precisó que esta detención no modifica en nada los planes para realizar la caravana por la paz a Ciudad Juárez y las demandas que se han vertido en las movilizaciones nacionales de las últimas semanas exigiendo detener la violencia y un cambio en la estrategia militar que ha establecido el gobierno de Felipe Calderón para combatir al crimen organizado.

Dijo que lo más importante es que no haya impunidad, que no haya más muertes en el país y que haya justicia para todos los casos, “porque el de mi hijo no es especial”.

Intromisión de Fox y dinero sucio en las campañas, impidieron el triunfo de AMLO en 2006: Cárdenas

Verónica Espinosa



GUANAJUATO, Gto., 24 de mayo (apro).- Cuauhtémoc Cárdenas aseguró hoy aquí que, a diferencia de lo sucedido en el proceso electoral de 1988, en el que se probó plenamente que hubo fraude, en la elección del 2006 Andrés Manuel López Obrador no pudo llegar a la Presidencia debido a factores distintos al conteo de votos.

Al presentar su libro Sobre mis pasos en la Universidad de Guanajuato, Cárdenas refirió que el movimiento encabezado por López Obrador para rechazar el resultado electoral del 2006 –por considerarlo fraudulento e ilegal-- tuvo “toda la razón de ser”, pero no porque hubiera reclamos sobre el conteo de los votos, sino por las intromisiones indebidas de figuras como el propio Ejecutivo federal, entonces encabezado por Vicente Fox Quesada, o del involucramiento de dinero sucio en las campañas.

“Todos los reclamos formales que se presentaron, incluso en el dictamen del Tribunal Federal Electoral dice que la elección corrió riesgo por intromisiones indebidas… pero no hubo reclamos porque los votos estuvieran mal contados”, recordó Cárdenas.

En el salón del Consejo de la Universidad de Guanajuato, Cárdenas Solórzano detalló el fin de la mayoría absoluta en el Congreso de la Unión a partir de 1997 y los avances que, en materia de democratización, se han logrado en el país “luego del fraude electoral de 1988”, cuando Carlos Salinas de Gortari ganó oficialmente la Presidencia.

El líder perredista recordó que fue el expresidente Miguel de la Madrid Hurtado quien posteriormente reconoció esta maniobra en un libro que fue publicado.

Desde entonces, agregó, gracias a los pasos que se han dado en materia de democratización, en las siguientes elecciones “hubo posibilidad de confiar en el conteo de votos”.

Cuauhtémoc Cárdenas se refirió a su libro como una invitación “no a seguir un cierto camino, sino a que entre todos nos pongamos a reflexionar sobre cómo sacar al país de este hoyo donde actualmente se encuentra”; además de que reconoció que no ha dejado de tener aspiraciones.

“Quienes estamos en la política no dejamos de tener aspiraciones, yo seguiré luchando por un proyecto de cambio…”, señaló.

Más adelante, dijo esperar que en el país se pueda construir una gran mayoría de ciudadanos, con los partidos o sin ellos, que impulse un cambio en el modelo político.

“Yo espero que haya muchos grupos, más allá de los partidos políticos, que eleven sus voces para reclamar un cambio en el modelo político; para poder tener un crecimiento económico, para generar empleos, para que haya bienestar generalizado para todos; educación de calidad, oportunidades de trabajo, etcétera.”

Aunque luego aclaró que en este gran movimiento deben estar involucrados los partidos, igual que los ciudadanos que no forman parte de ellos, porque es ésta la forma en que se estructuran las mayorías políticas.

Mientras tanto, afirmó, el Partido de la Revolución Democrática “debe ponerse a trabajar”, pues cuenta con gente suficientemente capaz para gobernar el país, y tiene experiencia que debería aprovecharse.

--¿Quién podría ser ese líder… su hijo? --se le interrogó.

--Podría decir de él y de muchos otros perredistas que tendrían características o capacidades para conducir bien la política nacional… Me reservo el nombre.

Rechaza la Permanente autorizar que García Luna use condecoración

La solicitud fue hecha por el presidente Calderón el pasado 18 de mayo

Las fuerzas políticas consideraron que violó la Constitución, puede perder la ciudadanía y ser sujeto a juicio político

ANDREA BECERRIL Y CLAUDIA HERRERA



Periódico La Jornada

Miércoles 25 de mayo de 2011, p. 5

A propuesta del PRI y con el apoyo del PAN, en comisiones, la Permanente rechazó analizar la solicitud del presidente Felipe Calderón para que el órgano legislativo autorizara al secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, aceptar una condecoración del gobierno de Colombia, por considerar que se trata de un hecho consumado, toda vez que el funcionario ya recibió la presea.

Aunque todas las fuerzas políticas consideraron –incluido el PRI– que García Luna violó la Constitución al recibir y usar la medalla Servicios distinguidos –que le confirió la Policía Nacional colombiana– sin el aval del Congreso y puede perder por ello la ciudadanía y ser incluso sujeto de juicio político, priístas y panistas rechazaron que la Comisión Permanente se manifestara en ese sentido.

Los priístas incluso cayeron en contradicciones, ya que al salir de Los Pinos, el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, sostuvo que el Congreso le pedirá al titular de la SSP que regrese la medalla y dijo que no hay sanciones por el hecho de que haya aceptado la presea sin el consentimiento del Poder Legislativo.

La postura de sus compañeros de partido fue muy distinta en la reunión de ayer de la primera comisión de la Permanente. En nombre del tricolor, el diputado Alfonso Navarrete Prida fue quien propuso que no se dictaminara la solicitud de permiso para García Luna y se regresara al presidente Calderón.

El priísta dijo que la sanción prevista en la Carta Magna es que el funcionario pierda la ciudadanía o sea llevado incluso a juicio político. Asimismo, se opuso a las propuestas de la petista Laura Itzel Castillo Juárez y del coordinador de Convergencia, Dante Delgado Rannauro, de que la Permanente se manifestara en contra de la violación constitucional y solicitara la remoción del secretario de Seguridad Pública.

Navarrete Prida argumentó que lo que suceda con el funcionario es responsabilidad del Ejecutivo federal y lo que debía hacer el Congreso es declarar sin materia la solicitud de autorización para que reciba la condecoración, emitida el pasado día 18 en la Permanente, un día antes de que García Luna recibiera la medalla de manos del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

En bloque, diputados y senadores del PAN defendieron a García Luna. El senador Alejandro Zapata Perogordo argumentó que no hubo violación alguna de la Constitución porque, sostuvo, no se trata de una condecoración, pero sí de un reconocimiento. A su juicio, ni siquiera era necesario que el Ejecutivo federal pidiera el aval del Legislativo.

Otro panista, Fernando Elizondo, dijo que es lamentable que gobiernos extranjeros reconozcan a García Luna y aquí se le esté vituperando, y el diputado Francisco Ramírez Acuña sostuvo que no hubo violación alguna, ya que García Luna recurrió a la cancillería, y ésta a la Secretaría de Gobernación, para que tramitaran el permiso.

La senadora del Partido del Trabajo Laura Itzel Castillo mostró una foto gigantesca de García Luna recibiendo la medalla y lamentó que se pretendiera encubrir a uno de los funcionarios más señalados del gabinete presidencial. Insistió en que la Permanente pida la aplicación del artículo 37 constitucional al funcionario. Lo otro, el desechar sólo la solicitud presidencial en la materia, es lavarse las manos, señaló.

Igualmente, el senador Dante Delgado, del partido Convergencia, pidió cambiar el dictamen, negar el permiso a Genaro García Luna y pedir a Calderón que destituya al funcionario. A ello se sumó el diputado del PRD Feliciano Rosendo Marín. Sin embargo, Navarrete Prida, quien llevó la postura del PRI, se opuso. Dijo que la sanción que establece la Constitución es la pérdida de la ciudadanía, lo que implicaría dejar el cargo público, pero corresponde a instancias distintas a la Permanente resolver sobre ello.

En contraste, el también priísta Ramírez Marín dijo que el Congreso le pedirá al funcionario que devuelva la medalla que le concedió la policía colombiana.

Tras acompañar al presidente Calderón en la firma de la Ley de Migración, el legislador explicó que la decisión de García Luna de recibir la medalla es en apariencia intrascendente. ¿Qué será una medalla más o menos? Lo que importan son los resultados, planteó.