REPUDIADA POR MILES

09/11/2010

Los amigos de Elba Esther
LUIS HERNÁNDEZ NAVARRO
Como dicen los abogados: a confesión de parte, relevo de pruebas. El profesor Humberto Moreira, mandatario de Coahuila, afirmó en el marco de su quinto Informe de labores: Todos somos amigos de la maestra Elba Esther. Es amiga del Presidente, de gobernadores, del magisterio, de muchos miembros del gabinete y hasta de Marcelo Ebrard. Aseguró que ella es la dirigente de la organización sindical a la que yo también pertenezco.
La declaración del profesor Moreira no tendría mayor importancia a no ser por un pequeño detalle: él aspira a dirigir el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la maestra fue expulsada de sus filas el 13 de julio de 2006. Elba Esther incurrió en conductas contrarias a los estatutos de ese instituto político, como apoyar la formación de un partido político antagónico y respaldar a candidatos de otras fuerzas políticas.
La relación entre Humberto Moreira y Elba Esther va mucho más allá de una simple amistad. El gobernador forma parte del proyecto político de la lideresa sindical. Su aspiración a dirigir su partido tiene como telón de fondo la alianza pactada por ambos con Enrique Peña Nieto. La maestra se comprometió a apoyar las aspiraciones presidenciales del gobernador del estado de México.
Con 2012 en el horizonte, la profesora Gordillo ha comenzado a desmarcarse del gobierno de Felipe Calderón. Es en este contexto que se enmarca el pulso entre los dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y el secretario de Educación Pública. Parece más preocupado en buscar la Presidencia de la República que en mejorar la calidad de la enseñanza, dijo Elba Esther el pasado 3 de septiembre. El gobierno federal reviró divulgando información en la prensa nacional sobre la maquinaria electoral del sindicato y organizando una campaña para responsabilizar al sindicato de los problemas de la educación nacional.
Pero es cierto que Elba Esther posee muchos amigos. Tres de ellos son su debilidad, sus amores blindados ante cualquier venganza o resquemor: Esteban Moctezuma, Marcelo Ebrard y Jorge G. Castañeda. Y como obras son amores y no buenas razones, el ex secretario de Relaciones Exteriores foxista y Héctor Aguilar Camín han tenido las puertas abiertas del sindicato para presentar su libro Un futuro para México. Y Mario Delgado, nuevo secretario de Educación del gobierno de la ciudad de México y delfín de Ebrard para la jefatura de Gobierno, tiene como asesor al ex diputado del Partido Nueva Alianza Xiuh Tenorio, uno de sus hombres de confianza de la maestra.
Elba Esther es magnífica amiga de Rafael Moreno Valle, el próximo gobernador de Puebla. En mucho debe su triunfo a ella. Sin embargo, también tiene una buena relación con Mario Marín, el mandatario saliente. Tanto así que un día después de la derrota, ella habló con Marín para decirle: Gobernador, sigo siendo su amiga. Y, consecuente con su oferta, sirvió de anfitriona del primer encuentro que el pasado 30 de agosto tuvieron el gobernador entrante y el saliente en la ciudad de México.
Un indicador de las redes de la maestra fue la respuesta pública ante el fallecimiento de su madre, la maestra rural Estela Morales Ochoa, el 23 de julio de 2009. Durante muchos años, la fiesta más esperada entre los allegados de Elba Esther fue la del cumpleaños de su progenitora, celebrada cada 20 de noviembre.
La muerte de la señora Morales Ochoa se convirtió en un acontecimiento político por la variedad y el número de manifestaciones de duelo y solidaridad con la lideresa del SNTE. Su funeral fue una muestra de influencia y poder, tanto por quienes asistieron a la funeraria como por las esquelas que se publicaron. Estuvo presente el presidente Calderón, con gran parte de su gabinete, así como empresarios, gobernadores, legisladores, e integrantes del mundo artístico y periodístico.
Aunque muchas condolencias se expresaron en privado, el número de esquelas divulgadas en los cuatro diarios de mayor circulación nacional fue notable. Más aún si se le compara con las defunciones de personajes políticos relevantes. Cuando murió la esposa de Enrique Peña Nieto aparecieron 440 recuadros de luto. Cuando falleció Juan Camilo Mouriño se publicaron 381. En este caso se difundieron 132 esquelas.
Los gobiernos estatales publicaron 26 esquelas. Una misma administración estatal pagó varias condolencias públicas. Por ejemplo, Campeche y Nuevo León sacaron cuatro cada uno. Tamaulipas y Chiapas pagaron tres. Coahuila, Sinaloa y Nayarit dos. Querétaro, Morelos, Puebla, estado de México, San Luis Potosí y Tabasco publicaron una cada quien. Nueve de los gobiernos eran priístas, tres panistas y uno perredista. Varios gobernadores y sus esposas expresaron su duelo a título individual en 32 necrológicas. Algunos lo hicieron en varios periódicos de manera simultánea.
Donde Elba Esther no parece tener muchas amistades es en el mundo sindical. De un total de 20 esquelas, solamente tres no fueron pagadas por el SNTE: ferrocarrileros, petroleros y Sedeso.
Compañías aseguradoras publicaron 10 esquelas. No es raro. La contratación de seguros para los maestros afiliados al sindicato es un gran negocio del que participan tanto empresarios como líderes sindicales. De ese asunto algo sabe el ex diputado del Panal Jaime Arturo Vázquez Aguilar, ex secretario particular de Fernando González, yerno de la maestra y subsecretario de Educación.
Por interés, convicción o temor, Elba Esther tiene muchos amigos en el poder. No obstante, es incorrecta la afirmación de Humberto Moreira en el sentido de que todo mundo es amigo de la maestra. Sus bonos en el gobierno federal están a la baja a raíz de su alianza con Peña Nieto, y nada permite suponer que mejorarán a corto plazo. Pero donde la situación es peor es entre el magisterio democrático. Allí, miles y miles de maestros la detestan.
Pues sí: la fraudulenta Iniciativa México
Álvaro Delgado
MÉXICO, D.F., 8 de noviembre (apro).- Quizá sólo quienes se la pasaron pegados a la pantalla de televisión durante tres meses, teleadictos del más reciente talk show filantrópico ideado por Televisa y sus secuaces, podrían concluir sin vacilación que Iniciativa México “nos pertenece a todos” y que tras su conclusión, este domingo 7, la nación es otra. Pero el resto sabemos que, efectivamente, fue un fraude.
Una estafa, una más del entramado de intereses que preside Televisa.
Ni siquiera el aumento a los premios, que en el inicio contemplaba para el primer lugar la ridícula cifra de 2 millones de pesos y un millón para cada uno de los otros cuatro finalistas, pudo darle un significado distinto al de un espectáculo televisivo de impostada caridad.
El objetivo de Televisa, Televisión Azteca y los medios coludidos fue, desde el principio, muy claro: Hacer sentir otra vez de manera abierta su poder y, después de una inversión de 58 millones de pesos –con los que premiaron a 50 participantes--, garantizarse recursos del Estado para hacerse pasar por muy justicieros.
Y lo lograron: El modelito instaurado por Enrique Peña Nieto, quien la semana pasada hizo aprobar al Congreso local la entrega de 73 millones de pesos anuales hasta el 2022 al Teletón –otro invento de Televisa y sus secuaces--, ya fue imitado por Felipe Calderón, quien prometió entregar un peso por cada uno de los entregados por Iniciativa México a los ganadores y, como el gobernador del Estado de México, adelantó que para los concursos siguientes aumentará a dos pesos lo aportado por el gobierno.
Un aspirante presidencial que tampoco desaprovechó la cadena nacional de televisión para quedar bien fue el priista Manlio Fabio Beltrones, y retó a Calderón a financiar 100 proyectos de Iniciativa México con recursos gubernamentales.
Así, el poder mediático podrá disponer de recursos del Estado para su causa filantrópica a que palian lacras sociales, mientras encubre y justifica las políticas que las generan.
No podía ser de otro modo si los promotores de la Iniciativa México son los magnates que se han enriquecido con el despojo del patrimonio nacional, los monopolistas que aplastan cualquier competencia y que aniquilan cualquier intento que ponga en riesgo sus intereses.
Fue de risa ver a Claudio X. González, operador de Carlos Salinas, evaluar los proyectos de los finalistas, junto a empresarios como Armando Paredes, expresidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el organismo cúpula que violentó la ley electoral en 2006 con toda impunidad.
Y algo al mismo tiempo triste e indignante: El rector José Narro usó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para convalidar la estafa de Iniciativa México, por lo visto con un lucro para sus particularísimas ambiciones.
Por supuesto, no está en entredicho el trabajo social de los cuatro finalistas y seguramente es también inobjetable la mayoría de los 47 mil proyectos inscritos, cuya vigencia no obedece a salir en la tele, sino a un compromiso con la comunidad. A ellos, felicidades.
Ya se oyen los maullidos de los gatos…
Apuntes
Hablando de fraudes, en la edición de Proceso de esta semana, en que celebra el 34 aniversario de su fundación, se acredita cómo César Nava falsificó la mayor parte de supuestos 371 mil nuevos militantes del PAN en la campaña de afiliación que lanzó hace un año. Se afiliaron apenas 81 mil ciudadanos, una quinta parte de lo pregonado por él. En efecto, al inicio de la campaña nacional de afiliación denominada “Entra en acción”, que se inició el 22 de noviembre y concluyó el 6 de diciembre de 2009, el PAN tenía registrados un millón 50 mil adherentes y ahora, según cifras del Registro Nacional de Miembros (RNM), actualizadas al 27 de octubre de este año, sólo están registrados un millón 131 mil 866 adherentes, es decir, apenas 81 mil 866 militantes más de los que había al iniciar la campaña…
¡Viva Cristo Gay!
Juan Pablo Proal

MÉXICO, D.F., 4 de noviembre (apro).- Tonaconté tenía la profunda convicción de que debía dejar de ser homosexual. Hijo de un pastor bautista y una misionera de esa misma creencia, le enseñaron que Dios no amaba a los gays, y en consecuencia, puso todo su empeño en mutar a heterosexual.
Se sometió a una “práctica de liberación”. Se trata, él mismo compara, de ceremonias muy similares a las terroríficas escenas de la película “El Exorcista” (1973).
Contactó a un grupo de pastores y dirigentes cristianos que se dedicaban a “sacar el demonio” de la homosexualidad. En las iglesias de este corte es una práctica común; la diversidad sexual es vista como la última de las degeneraciones humanas, peor aún que el alcoholismo o la drogadicción.
Un pastor confiaba en que Tonaconté dejaría de vivir en el pecado y le prometió con certeza: “No te preocupes, si realmente tienes el deseo de buscar a Dios ponte en sus manos y esto (la homosexualidad) se te va a quitar, no hay problema”.
El dirigente cristiano citó a un grupo de feligreses en su templo para “sanar la enfermedad” de Tonaconté. Un coro eufórico comenzó a implorar que saliera el demonio, que se manifestara, mientras que Tonaconté suplicaba: “Dios: aquí estoy quítame la homosexualidad”.
Tonaconté se sometió a dos prácticas más de liberación. Los demonios nunca se manifestaron. También probó conseguirse una novia, pensó que tal vez una de las razones de su homosexualidad era que jamás había probado con una mujer. Fracasó una vez más.
“Estuve tres años tratando de que se me quitara, pero no pasó, entonces dije, si Dios no me lo va a quitar y en teoría Dios no me acepta como tal y eso me va a llevar al infierno, entonces ¡que valga la pena!”.
Tonaconté cambió a Cristo por media botella diaria de güisqui o una entera de vino, drogas y sexo sin protección. Eso es justamente lo que hace la mayoría de los creyentes con orientación sexual distinta a la establecida.
“Los jóvenes gays han sido rechazados en sus iglesias, en sus casas, la mayoría tiene la actitud de si Dios me rechaza a mí yo también lo rechazo a Él”, reflexiona el pastor pentecostal Ricardo Averill, maestro en Teología por la Universidad Cristiana, ubicada a unos kilómetros de Boston, Estados Unidos.
Los cristianos que no son heterosexuales sólo tienen tres opciones si quieren continuar agradando a Dios: “las prácticas de la liberación”, reprimir su orientación o, en el último de los casos, matrimoniarse con una mujer (o con un hombre, según sea el caso) con la esperanza de que esa sea su salvación y pasaporte al cielo.
Lo cierto es que la mayoría de los cristianos ya sean homosexuales, lesbianas, transexuales o cualquiera otra preferencia distinta a la tradicional hacen todo lo posible por liberarse.
Uno de ellos contó a Proceso que acudió con un terapeuta cristiano que le prometió la curación con un frasco que despedía un hedor insoportable. “Huélelo cuando sientas atracción hacia un hombre y así se te quitará”. Tampoco funcionó.
Cuando fracasan en todos sus intentos por agradar a Dios y quitarse “al demonio”, algunos de ellos no ven más salida que el suicidio.
Pedro Julio Serrano, portavoz del Grupo de Trabajo Nacional de Gays y Lesbianas, reportó el cuatro de octubre pasado el suicidio de cinco jóvenes homosexuales cristianos en Estados Unidos.
"Y creemos que hay más casos de familias que no reportan las verdaderas causas de los suicidios", advirtió a la agencia Notimex.
Tal es la magnitud del fenómeno que Hillary Clinton, secretaria de Estado del país vecino, se unió a la campaña “It gets better ” (se pone mejor), para combatir los suicidios masivos de los adolescentes discriminados por su orientación sexual.
“Así que ánimo que hay esperanza y por favor recuerda que tu vida es valiosa y que no está solo. Muchas personas están ahí contigo y tienes sus pensamientos, sus oraciones y su fuerza. Cuéntenme entre ellos. Cuida de ti mismo", alienta Clinton en un video de la campaña difundido por Youtube.
El informe Tendencias Suicidas y Orientación Sexual elaborado por el grupo Pink Cross concluyó en 2009 que de los mil 400 suicidios cometidos anualmente en Suiza, hasta el 10 por ciento obedecía a población homosexual.
“La conclusión que se puede obtener de los casos estudiados de adolescentes homosexuales y bisexuales es que están expuestos a una tasa más elevada de riesgo de suicidio que los hombres y mujeres heterosexuales", evaluó el autor del informe, Christian Leu.
La comunidad homosexual cristiana tendría sobradas razones para creer que Dios no los quiere. Amén de que tradicionalmente las iglesias se oponen a las prácticas sexuales no heterosexuales, la Biblia dice muy claramente en Levítico 18:22 y 20:14: “La homosexualidad es una abominación (…) y no puede ser consentida bajo ninguna circunstancia”.
A pesar de la contundencia de la afirmación, el teólogo Ricardo Averill sostiene que es un error interpretar la Biblia al pie de la letra; es decir, los pasajes deben leerse de acuerdo con el contexto histórico, el idioma original, el cronos (el tiempo que transcurre sin detenerse) y los kairos (periodos de tiempo delimitados por un inicio y un final).
Si la Biblia se aplicara tal como está escrita, cualquiera podría poseer esclavos de otro país (Levítico 25:44), o dar pena de muerte a un vecino que trabaje en el Shabat (Éxodo 35:2). Es más, un ciego o cualquier persona miope no podría acercarse a un templo (Levítico 21:20).
Averill resalta, incluso, que la palabra homosexual ni siquiera existía en los tiempos en que fue escrita la Biblia.
Gay y santo
En junio de 2000 un grupo de disidentes de iglesias evangélicas, pentecostales y bautistas pidieron al pastor retirado Ricardo Averill que fundara y dirigiera un templo exclusivo para la comunidad cristiana gay.
El sacerdote se negó, aunque a cambio animó a los líderes a formar el grupo y se ofreció como consejero. Así quedó conformada la Comunidad Cristiana de Esperanza, la iglesia más numerosa de la diversidad sexual con 200 miembros activos y en proceso de registro ante la Secretaría de Gobernación.
“Hay un lema que tenemos en la iglesia que es gay y santo. Hay una diferencia entre ser gay y vivir la vida loca como dice Ricky Martin. Uno puede ser gay y vivir una vida normal, su identidad sexual es parte de su ser, pero eso no quiere decir que tiene que vivir escandalosamente”, aclara Averill.
Las ceremonias tienen lugar en un segundo piso de un viejo edificio ubicado en las cercanías de Televisa Chapultepec.
Desde ahí, con un tono desenfadado, camisa de fuera y tenis Vans, Tonaconté predica el evangelio de Cristo. Tiene apenas 28 años, pero su retórica es tan popular que cada semana convoca a más de 130 creyentes.
Como todo culto pentecostal, las canciones, los bailes, las alabanzas, los saltos, los gritos, la euforia y la oración a bocajarro son prácticas comunes. Desde esta visión del cristianismo, el Espíritu Santo se manifiesta a cada uno de los presentes durante la ceremonia.
Nadie se extraña porque un creyente de repente se tire al piso, otro se suelte a llorar indiscriminadamente y uno más interrumpa los momentos célebres del discurso de Tonaconté con profusos aplausos.
Hay pocas diferencias con otro culto cristiano, pero suficientes como para ser excluidos por los ortodoxos.
Y es que en una iglesia común y corriente los hombres no se saludan de beso ni se dan nalgadas cariñosas a manera de bienvenida. Tampoco se ve a una pareja de mujeres entrelazadas de los brazos mientras oran a Cristo. Ni mucho menos a un transexual acompañado de su pareja.
En cambio, en la Comunidad Cristiana de Esperanza los jóvenes creyentes ondean la bandera del arcoiris a manera de bienvenida antes de iniciar el ritual.
No faltará quien piense que esta iglesia es un negocio, pero sus dirigentes rechazan cobrar sueldo alguno; en cambio, cada uno es profesionista y dona su tiempo a la comunidad.
“Creemos que en algún momento la iglesia tendrá la capacidad de voltear hacia atrás y darse cuenta y decir ¡ups también la regamos con la homosexualidad!”, confía Tonaconté.
- ¿Cristo ama a los gays?
- Sí, profundamente.
- ¿Cómo tienes esa certeza?
- Lo he vivido en carne propia.