¿UN CORRUPTO REPRESOR AL IEEPO?

09/11/2010

EL TRUHÁN QUE SE NOS VIENE.
Jorge Valdivia Betanzos.- Prensa Libre.

El gobernador electo de Oaxaca ha dicho:

“¡Nunca más el poder al servicio de una familia, de una clase y mucho menos de un partido!
Mi compromiso no tiene color. Nuestro apellido es México. Seremos un gobierno sensible y de escucha. Por eso ajustaré las acciones de mi gobierno al marco de la ley y las instituciones”.

Sin embargo, como es frecuente la contradicción entre el discurso y los hechos de los políticos, parece ser que en cuanto a la designación de su gabinete, esa contradicción aflorará con el nombramiento de un truhan como director general del Instituto estatal de Educación Pública de Oaxaca.

Se trata nada menos que de Osvaldo García Criollo, un depredador que se dice “licenciado” sin que muestre cédula profesional certificada. Pero hay más:

¿Quién es el tal Osvaldo?

En su juventud dice haber estudiado en la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM y obtenido su título ahí mismo. Lo cierto es que se integró como porro de las juventudes priístas para luego, con el regente Alfonso Martínez Domínguez, pertenecer al grupo paramilitar de los “Halcones” quienes agredieron y asesinaron un número aún indeterminado de estudiantes el jueves 10 de junio de 1971, aquel jueves de corpus sangriento.(1)

Luego, siendo miembro priísta retorna a Oaxaca y se incorpora al gabinete del gobernador Pedro Vásquez Colmenares. Posteriormente lo acompaña al CISEN para hacer trabajos de “Inteligencia”. Destaca en esa época la persecución contra el doctor Felipe Martínez Soriano.(2)

En su retorno a Oaxaca, abre un despacho de “Asesoría Empresarial” sin pena ni gloria, poco después embauca a unos conocidos en una empresa, forma una sociedad civil y con ellos abre la Universidad “José Vasconcelos” sin que la escuela cuente con reconocimiento oficial.

Al poco tiempo, se deshace de sus socios mediante una artimaña legal, se queda con lo invertido por ellos y con la escuela. Las irregularidades en esa escuela son múltiples, los alumnos aprueban mediante el pago de calificaciones.

Se engancha a la campaña política del candidato priísta a gobernador José Murat y después este lo nombra director del Colegio de Bachilleres, donde dejo constancia de mil tropelías. Es cesado por Murat.

Oportunista, en venganza por su destitución, se hace candidato a diputado por el Partido Convergencia, gracias a su amistad con Bernardo Vázquez Colmenares Guzmán, hijo del ex gobernador. Pierde la elección.
Durante la campaña de Gabino Cué, inicialmente se pone al lado de su contrincante el sr. Eviel Pérez Magaña pero al conocer las encuestas oportunamente se agrega a la campaña del a la postre gobernador electo.

En síntesis se trata de un priísta, represor, policía del CISEN, depredador del presupuesto educativo, timador y demás.

Y ese es el gallo para dirigir la educación en Oaxaca.

Esperamos que el gobernador electo tenga un poco de sensatez ya que de seguir adelante con la designación, dará la razón a quienes dicen que será LA MISMA GATA NADA MÁS QUE REVOLCADA.

Nota.-(1)
El 10 de junio de 1971
El 10 de junio de 1971, era jueves de Corpus. Ese día, se celebraba en la Ciudad de México una manifestación estudiantil, la más grande desde aquel 2 de octubre de 1968. Convocada por estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) la marcha saldría a las cinco de la tarde del Casco de Santo Tomás, en el IPN e iría encabezada por varios de los dirigentes del movimiento estudiantil del 68 que habían sobrevivido a la matanza y a las detenciones que se practicaron después. Entre sus reivindicaciones estaba la democratización de la enseñanza y la libertad de los presos políticos. En el itinerario que seguían los aproximadamente 10.000 manifestantes, la gente sentía temor: el 68 estaba demasiado cerca.
Los estudiantes se encontraron con un grupo de personas, en su mayoría jóvenes que bajando de varios camiones grises y de camionetas, llevaban palos, pistolas y hasta rifles automáticos. Ante la sorpresa de los manifestantes, se lanzan contra ellos y les empezaron a golpear y a disparar al tiempo que lo hacían también francotiradores desde edificios cercanos. Eran "Los Halcones". El saldo extraoficial de aquel episodio, fue de 45 muertos y centenares de heridos. La policía no apareció por el lugar.
Hoy, las investigaciones de la Fiscalía Especial han demostrado que, por instrucciones gubernamentales, durante el jueves de Corpus a "Los Halcones" se les dotó de un equipo de radiocomunicación y se les abrió una frecuencia que era utilizada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. También está documentado que la Secretaría de Gobernación recibió noticias, minuto a minuto, de lo que ocurría, tanto en la manifestación, como en los distintos hospitales a donde llevaron a los heridos y hasta donde llegaron algunos halcones a rescatar a compañeros lesionados y también a asesinar a manifestantes heridos. Después del 11 de junio, Díaz Escobar entregó 5.000 pesos a cada uno de los integrantes del grupo en concepto de liquidación, y desintegró el grupo.

Nota (2).-Ver el documento: Oaxaca, botín para Calderón. por Ana Lilia Pérez*