Y EN OAXACA SON UNA PLAGA

02/12/2010

Cacería de ratas, propone Malova a Gabino Cué

por REYNALDO BRACAMONTES

"Cacerías de brujas, no; pero de ratas, sí", propone el gobernador electo de Sinaloa, Mario López Valdez, en alusión a quienes al amparo del poder han saqueado y quebrantado la legalidad.

Entrevistado en la Cámara de Diputados, minutos antes de que Gabino Cué Monteagudo tomara protesta como gobernador Constitucional de Oaxaca, el ex senador de la República, definió al aliancista como un hombre muy bien intencionado, y por lo mismo vaticinó que no le fallará a los oaxaqueños.

Veo en Gabino, un personaje muy centrado cuando afirma que no le fabricará delito a nadie, pero si encuentra irregularidades en alguno de los servidores públicos, se actuará con todo el peso de la ley.

Ampliamente conocido en Sinaloa como Malova, por el acrónimo de su nombre y apellidos, López Valdez es un empresario y político mexicano que en la entrevista agregó:

Los nuevos gobernadores, más que amenazar, tenemos que entrar en el ajuste de cuentas. Ajuste de cuentas en el sentido de que quien haya actuado fuera de la ley, que pague por su deshonestidad".

La ciudadanía estaría muy contenta si con la ley se castiga a quien actuó mal en el ejercicio del poder. Porque no debemos olvidar que uno toma protesta para cumplir y hacer cumplir la ley. En ese sentido, he dicho en Sinaloa que "iré no a una cacería de brujas, pero sí a una cacería de ratas", advirtió el político hoy en las filas del Partido Acción Nacional.

Mario López Valdez releva en la primera magistratura de Sinaloa a Jesús Alberto Aguilar Padilla.

Cárcel a URO

Redacción.02/12/10.La imagen era el vivo reflejo de los tiempos que vivimos. El dirigente de la APPO, Flavio Sosa, excarcelado en abril de 2008, compartía la tribuna del Congreso local junto a Gabino Cué Monteagudo, primer gobernador aliancista de la era de Calderón, pero también con el secretario de Gobernación, José Francisco Blake. Abajo, entre los invitados de las filas de atrás, el diputado del PRI Jorge Franco, otrora escudero de Ulises Ruiz, responsable de la noche de los garrotazos que atizó el violento conflicto de 2006, seguía discretamente el primer mensaje del nuevo gobernador de Oaxaca.

La derrota de Ulises, que no la de Eviel Pérez Magaña, había operado el milagro de ver a estos personajes tan disímbolos compartiendo civilizadamente el histórico evento local. El mundo al revés.

"No es una revoltura, es un punto de encuentro. Es lo bonito. La izquierda y la derecha conviviendo civilizadamente", nos dijo el gobernador Cué cuando le preguntamos cómo había logrado ese singular licuado.

Afuera del atiborrado recinto legislativo, sin embargo, cientos de integrantes del Movimiento Unificador de la Lucha Triqui, fortalecidos por maestros de la Sección 22, se encargaban de recordarle a Gabino que hay cuentas por cobrar y que no van a dejar pasar impune el asesinato, en los tiempos de Ulises, de su líder Heriberto Pazos. En mantas y pintas en los muros y paredes de la ciudad, la petición era la misma: "Cárcel a URO".

El gobernador arrancó el aplauso de la jornada cuando se refirió implícitamente al ausente Ulises Ruiz, quien no estuvo en la ceremonia de cambio de poderes porque tenía cosas "más importantes" que hacer, como asistir a la toma de protesta del gobernador de Veracruz, Javier Duarte.

"No más uso de la fuerza pública para reprimir. Nunca más el uso de la fuerza pública para callar demandas sociales. Voy a mandar una iniciativa de Ley de Uso Racional de la Fuerza Pública en la que se prevén principios como la proporcionalidad, la racionalidad, la legalidad", anunció el gobernador.

Gabino no olvidó guiñarle un ojo al presidente Calderón. "Me propongo llevar relaciones armónicas y de colaboración estrecha con el gobierno federal, que redunden en un claro beneficio para Oaxaca. No me anima un afán contestatario", dijo.

Juntos y revueltos los barones de las alianzas acudieron también a celebrar el acontecimiento que puso fin a décadas del larguísimo régimen priista. Los oaxaqueños nunca habían visto otro partido en el gobierno estatal. Apenas van a probar lo que es pluralidad, a nivel local.

Las sillas de la primera fila las ocupaban Josefina Vázquez Mota, PAN; Jesús Ortega, PRD; César Nava, PAN; Carlos Navarrete, PRD; Santiago Creel, PAN; Luis Walton, Convergencia, y Alberto Anaya, PT. Se les veía sonrientes, satisfechos, envalentonados de cara a 2012.

Uno que se veía muy molesto era Marcelo Ebrard. Los del MULT le aventaron toda clase de objetos -lo bañaron incluso- cuando se bajó del helicóptero y caminó hacia el recinto legislativo. Lo acompañaba, pegadito a sus espaldas, el obradorista Alejandro Encinas a quien, por cierto, le sacan ronchas ideológicas las encuestas.

El sinaloense Malova y el poblano Rafael Moreno Valle, beneficiarios de las santísimas alianzas, compartían espacios con los mandatarios Marco Adame, Morelos, y Leonel Godoy, Michoacán.

Los ex gobernadores Pedro Vázquez Colmenares, Heladio Ramírez y Diódoro Carrasco acompañaban a su paisano en el arranque de su gobierno. "¿No vino José Murat?", preguntó Gabino. Él mismo respondió: "No, no vino..."

¿El gran ausente? Andrés Manuel López Obrador. El tabasqueño acompañó durante meses a Gabino en su precampaña, pero su postura antialiancista y su fobia a los panistas lo obligaron a ser congruente.

"Gobernaré obedeciendo..."

por LUIS IGNACIO VELÁSQUEZ

Ni impunidad ni protección para quienes traicionaron la confianza del pueblo, aseguró Gabino Cué Monteagudo al rendir protesta como Gobernador Constitucional del estado.

"¡Gobernar Obedeciendo!, ese fue el mandato que recibí de esta tierra y de sus pueblos; obedecer sus reclamos por una paz real y duradera que posibilite y genere su desarrollo. No permitiré la impunidad, y no habrá protección para quienes con sus actos traicionaron la confianza y la voluntad de la gente, desquebrajando así el tejido social del pueblo de Oaxaca", dijo Gabino Cué Monteagudo al rendir protesta como Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Oaxaca.

"El pasado no debe ser motivo de recelo o rencores, por eso mi gobierno no actuará buscando venganzas o creando culpables; aún así, no permitiré la impunidad y no habrá protección para quienes con sus actos traicionaron la confianza y la voluntad de la gente".

"Quienes hayan violado los derechos humanos o ignorado a la justicia, ¡tengan por seguro que serán sancionados!".

Oaxaca vivía con miedo, "miedo de un sistema desigual, que fomentaba la diferencia y la exclusión; miedo a una represión continua, miedo a las violaciones a sus derechos humanos y a constantes persecuciones a dirigentes y organizaciones sociales. Miedo que se enraizó al ver la libertad del oaxaqueño manipulada de acuerdo a conveniencias políticas, a conflictos de interés y discursivas, mientras nos dejaban sin poder otorgar una vida digna a nuestros hijos y forzándonos a buscar otras formas para encontrarlas".

"Tenemos que erradicar ese mal que tanto ha dañado a nuestra sociedad; no permitiré funcionarios que se enriquezcan al amparo de la pobreza de la gente, por lo que habrá una constante vigilancia y monitoreo de su función pública y con eso también cuento con el compromiso ciudadano, pues la corrupción aqueja a los dos, quien la produce y quién la fomenta. Lo digo claramente: ¡Ay de aquel que durante mi mandato anteponga su bienestar personal al del pueblo de Oaxaca!".

"No más represión ni acoso político, no más autoritarismo para acallar las inconformidades, el poder debe de ser consecuencia lógica del entendimiento entre todas las partes y será el inmenso poder de la palabra, la búsqueda de acuerdos, lo que nos ayude a reconciliar Oaxaca".

Anunció también un programa especial de reconciliación y reintegración de la comunidad agraviada de la etnia triqui en el municipio de San Juan Copala, que no solamente contemple el esclarecimiento total de tan aberrante atentado, sino también acciones económicas y sociales para su reincorporación a la vida productiva.

Los temas

• Gobernar obedeciendo

• Paz real y duradera

• Obedecer para un cambio real

• Gobernar en paz y el progreso y honestidad

• Gobernar sin hacer diferencias

• La libertad del oaxaqueño manipulada de acuerdo a conveniencias políticas

• No permitir la impunidad

• No habrá protección para quienes traicionaron la confianza de la gente

• La ley para castigar a culpables, sin intereses políticos

• Nadie por encima la ley

• Sanción a quienes hayan violado los derechos humanos

• "No toleraré actos de corrupción"

• Erradicar la corrupción

• No enriquecimiento sobre la pobreza de la gente

• "Hay de aquel que bajo mi mandato anteponga su bienestar personal al del pueblo de Oaxaca"

• No mas represión, acoso político ni autoritarismo

• Poder consecuencia de acuerdos y entendimiento de las partes

• Fuerte tradición histórica con un magro desarrollo histórico

• Enfoque humano para solución de problemas

• Gobierno con proyecto ciudadano, contra autoritarismo y respeto a los derechos humano

• Tolerante ante opiniones disidentes

• Poner en práctica la justicia social

• Independencia al Poder Judicial.

• Creación del Consejo de la Judicatura

• Crear Tribunal de Cuentas

• Nuevas facultades al Tribunal Superior de Justicia

• Fortalecer la autonomía CDDH y IEE

• La Comisión de transparencia acceso a la información pública

• Fortalecer mecanismos de democracia directa

• Plebiscito, referéndum positivo

• Revocación del mandato, incluso del gobernador

• Elevar a rango constitución sesiones de cabildo abierto

• Reivindicar la política para resolver los conflictos que agobian a Oaxaca

• No uso abusivo y discrecional del poder

• Restablecer la gobernabilidad del estado; Los 3 ejes: a) Unidad y reconciliación b) Interlocución constante con grupos para buscar soluciones c) Programa de reconciliación de la etnia triqui en Copala con acciones económicas y sociales

• Abatir índices de desnutrición infantil

• Cuidado, protección y fomento a la niñez, a rango constitucional

• Bajar índices de mortalidad de mujeres

• Igualdad de género. Erradicar la exclusión. Castigo a violencia contra la mujer

• Seguro de desempleo para la mujer

• Formación de un capital humano

• Educación, palanca de desarrollo y eje de la política social

• Maestros clave para el cambio

• Elevar la calidad de la educación y nivel de vida de maestros

• Erradicación de enfermedades crónicas

• Preservar usos y costumbre de indígenas

• Distención de conflictos en zonas indígenas

• Profesionalización de los Ministerios Públicos

• Gobernar con seguridad no significa gobernar con represión

• Uso racional de la fuerza pública

• Nuevo modelo de desarrollo para vincular comunidades con el desarrollo mundial

• Cadenas productivas que agreguen valor a productos del campo

• Turismo, clave. Impulsar desarrollos turísticos

• Batalla por los recursos naturales no renovables

• Obra pública, instrumento para crear empleos y dotar a Oaxaca de infraestructura

• Consejo económico para el desarrollo Económico de Oaxaca

• Gobernar para todos

Procuración de justicia

• 1) Fiscalía que investigue hechos de impacto y trascendencia social y atención a víctimas

• 2) Restauración de la memoria histórica

• 3) Constitución del Consejo Estatal para la Implementación de la Reforma Estatal.

• 4) Constitución de la Comisión de Estudios

¿Adios a la APPO?

Eric Joch Castillo

Era enero de 2005 y los tres indígenas, Abraham Ramirez (aún preso), Juventino y Noel Garcia (liberados), originarios de Santiago Xanica, en la Sierra Sur de Oaxaca, eran detenidos en un fuerte operativo de la Policía Estatal, culpándolos de un homicidio; mientras diversas organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos han mantenido la lucha por su libertad al considerarlos presos de conciencia. Este hecho marcará el inicio de un régimen que desde el 2004, meses antes de tomar posesión, asumía una absurda, torpe y cínica postura ante las organizaciones y líderes disidentes.

Hace 6 años Ulises Ruiz toma las riendas de la administración estatal, y con sus desplantes públicos va emergiendo una población llena de hartazgos y una serie de organizaciones políticas, sociales y sindicales se plantean presionar a la Sección 22 del SNTE para que se asuma en acciones contundentes contra el ulisismo amenazante y para que también sea el eje articulador de una serie de movilizaciones unitarias que pudiesen frenar la inminente política represiva que se instauraba en los albores del mencionado año 2005.

Muchos especialistas y académicos han hablado en términos cronológicos y analíticos sobre lo que paso en el 2006 en Oaxaca. Hemos conocido testimonios pero también hemos desconocido muchas historias que nos pueden hacer formular mejores interrogantes ante lo que sucedió durante 6 meses en la Ciudad Capital y en diferentes regiones. Sin embargo todavía hay organizaciones como el Frente Popular Revolucionario (FPR) y personas como Azael Santiago Chepi (Secretario General de la Sección 22) que repiten el mismo discurso de siempre, vilipendiando la imagen de un tirano que ha demostrado ser más inteligente que ellos.

Ulises deja el gobierno de Oaxaca, coberturado por las fuerzas políticas tricolores más empoderadas en el país, llevó el cinismo hasta donde ningún político ni del PRI, PAN o PRD han podido llevar todavía, se va agradecido por una Appo-membrete que durante mucho fue su sombra, pero que también fue el grupito de líderes con los que se puede negociar o el grupito de activistas a los que se les puede hostigar y no pasa nada; un grupito de “reacción momentánea ante la represión”.

Se sabe que la APPO fue un gran frente de personas y organizaciones, creado con ingenio por una gran asamblea de líderes sociales, comunitarios y políticos que, apoyados en una coyuntura política que ponía contra las cuerdas al gobierno, vieron la oportunidad histórica de generar un ambiente de crispación social para encauzar las demandas sociales y restablecer una nueva gobernabilidad, sin embargo, eso era en teoría el buen discurso de los líderes y de los organismos de la llamada “sociedad civil”, también adheridos al “frentote”. Vendría después la materialización del vanguardismo, propio de la vieja izquierda mexicana, que reduciría a esa APPO a una dirección “provisional” de especialistas en el activismo, en un circulo cerrado de líderes que buscaban objetivos concretos y particulares.

También la APPO sigue siendo el símbolo de identidad ancestral-comunitario de mucha gente inconforme que piensa que algo debe pasar para que las cosas cambien. Saben que fuera de que haya un puñado de activistas, oenenges y grupitos egocéntricos que se pelean ridículamente entre sí y a los que tampoco nadie les cree, pueden suceder cosas sin vislumbrarlas claramente, pero que tendrán que suceder.

Después de la derrota, a partir del 2007 se organizaron “asambleas” y hasta “congresos estatales” para legitimar el liderazgo de estos appos. Para eso servían los monigotes líderes de la 22, para avalar esas reuniones de activistas que dicen representar la inconformidad del pueblo de Oaxaca, como la recién Convención Estatal Democrática del FPR-Sección 22, apenas en noviembre de este año. Y es que este grupo estalinista es el grupo appo mejor organizado, el que sabe luchar por sus objetivos y que le madruga a organizaciones como el Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEP) y demás activistas que buscan apoyarse en la 22 y en el membrete-APPO para hacerse propaganda, pero consiguen muy poco. Para dicha convención los estalinistas le robaron el nombre a una iniciativa que en septiembre de 2009 la organización Comité de Defensa ciudadana (CODECI) dio a conocer para participar en las recientes elecciones a gobernador, hecho que fortaleció a esta última, después de la derrota del PRI y que hizo más temerario, para las elites partidistas, al líder codecista Catarino Torres Pereda, recientemente asesinado.

Las oeneges, Flavio Sosa, el FPR y demás emblemas del oportunismo y el agandalle, decidieron participar en las elecciones dentro de su propia lógica. Por otro lado, los radicalosos (también appos) decidieron no participar, usando el argumento ramplón de que todos los partidos son iguales, cosa que todos ya sabemos. Sin embargo hubo personas y organizaciones que nunca se han ufanado de ser appos o líderes de tal y decidieron participar en las elecciones mostrando compromiso y responsabilidad social. Si los movimientos sociales y activistas no han podido hacer nada que les otorgue la credibilidad suficiente para decirse miembros de la APPO, lo menos que debieron haber hecho es participar de forma seria en el proceso electoral, no para respaldar al diodorista Gabino Cue como los oportunistas, sino para lograr impedir que el PRI ganara. La derrota de Ulises se dió y fue por el voto útil de quienes sintieron la responsabilidad y sobre todo la necesidad de hacerlo.

La APPO-frente sirvió a todo tipo de oportunismo en el 2006, incluido al oportunismo gremial de los profesores de la Sección 22. La APPO-membrete sirvió para alimentar el ego de los líderes o activistas que viajaron a Europa a erigirse como emblemas y que mantienen presencia en los medios como manera de sobrevivir políticamente o que desde un supuesto exilio se dicen magonistas, como el caso del profesor Raul Gatica que siempre ah vivido del discurso zapatista sin hacer nada serio.

Se va Ulises y se va su sombra política llamada APPO. El oportunismo de los líderes nunca le afecto y tampoco le afecto el egocentrismo de los radicalosos que no generan ningún peligro. El panorama político se vuelve más complejo con la entrada del nuevo gobierno, mucha gente esta consciente de que se vienen tiempos aun más difíciles para Oaxaca, el símbolo de cambio de Gabino Cue solo es eso y si hay esperanzas también hay un hartazgo generalizado. No se irán los problemas de fondo, más bien el movimiento social tiene que cargar con los activistas y líderes en mención, pero más allá de ello tiene el reto de dejar la propaganda o pleitos vergonzosos y de comenzar a trabajar realmente desde las regiones o comunidades. Los appos tienen el reto de autolimitar su ego, que será muy difícil y es como pensar que los profesores van a dejar la simulación política. El movimiento social necesita dejar de hacer el ridículo, necesita buscar retomar de manera seria y sensata los temas de represión: Los muertos del 2006, San Juan Copala, Bety Cariño, Jyri Jaakkola, Catarino Torres, los desaparecidos políticos, los presos Loxichas, Abraham Ramirez, etc.

Muchos estamos hartos de los discursos, de la propaganda monótona, de las marchas, de los plantones y de la mediocridad de los luchadores sociales oaxaqueños, pero en este momento en el que cambiamos de patrón, es necesario admitir que todo el que busque un cambio debe comenzar a transformar sus formas de trabajar. Es urgente poner los pies sobre la tierra y darse tiempo para reflexionar ya que ahora no existirá el tirano que tiene la culpa de todo, lo único que existirá es el trabajo colectivo y la alternativa de destruir nuestras formas caducas de relacionarnos entre personas comunes. Quizás así pueda quedar de lado la APPO del membrete, del oportunismo y del egocentrismo, quizás.

A la memoria del brillante luchador índigena, Catarino Torres Pereda.