EL PODER CACIQUIL INTACTO

29/01/2011

Juxtlahuaca: La lucha contra los caciques
LUIS IGNACIO VELÁSQUEZ
"¡Aquí no hay autoridad municipal, aquí lo que hay es un pueblo en rebeldía!", advierten los indígenas triquis y mixtecos que desde el 31 de diciembre del 2010 mantienen tomado el palacio municipal de esta comunidad, para exigir la desaparición de poderes y la revocación de mandato del priísta Miguel Mejía Sierra.
Su infalibilidad se materializa además en la toma, desde esa fecha, de las oficinas gubernamentales y municipales del lugar, así como los bloqueos carreteros que desde hace tres días se realizan en el crucero que da acceso al municipio, lo que lo incomunica por horas con las ciudades de Huajuapan de León y Oaxaca de Juárez.
"¡Aquí no hay gobierno, aquí hay una lucha contra los caciques!", sostienen convencidos los inconformes, mientras deambulan por el amplio corredor del palacio municipal en una permanente vigía, "porque ya nos han amenazado de muerte, pero no levantaremos nuestra protesta".
"La llamarada"
Bajo la protección de los 18 arcos de concreto, pintados de color azul marino y capiteles de color crema, con piso de granito, las mujeres triquis se hacen presentes en la lucha. Sentadas en el piso, con su tradicional mirada meditabunda, o caminando por el frescor del largo pasillo, dicen también estar dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias de la movilización.
"Aquí están las que quieren, a nadie se le obliga; pero además pueden ir y venir o quedarse todo el tiempo, es como quieran", afirma una mujer que pronto se une al grupo de huipiles rojos, que asemeja una amplia llamarada en el fondo del pasillo.
En tanto, en las más de 30 camionetas que permanecen aparcadas en el lugar, los hombres observan atentos el ir y venir de las personas. Con mirada escrutadora examinan a cada sujeto, "pues en día de plaza nos pueden madrugar".
Las arengas a no claudicar se confunden con música de Chalino Sánchez, pero se imponen las primeras. "El pueblo tiene derecho a elegir a sus gobernantes pero de una manera transparente, democrática y pacífica, no como ocurrió el pasado 4 de julio, donde los caciques rellenaron urnas, repartieron despensas y embriagaron al pueblo para llevar a cabo el fraude electoral", recuerda el orador.
Añade que por eso ya no pueden permitir que la situación siga igual; "por eso nosotros desde el 31 de diciembre estamos aquí para exigir nuestros derechos, a estas alturas lo que estamos pidiendo es que el Congreso y el gobierno del estado tomen cartas en el asunto y nombren un administrador municipal".
"¡Ya basta de que unos cuantos quieran tener el poder en Juxtlahuaca, que quieran seguir usurpando los cargos públicos para su beneficio personal; con el control de los caciques los pueblos no tienen desarrollo, nada más llegan, emborrachan a nuestra gente, los engañan con despensas, les dan una migaja por su voto y la gente por la necesidad que tiene se dejan llevar, engañar, sin pensar en el futuro de sus hijos, por eso no podemos bajar la guardia mientras no haya una respuesta que favorezca a los mixtecos y los triquis que conforman este municipio", exclama elocuente para culminar su intervención con tres arengas: "¡Viva Unidad Popular!", "¡Viva don Heriberto Pazos!", "¡Viva el MULT!".
Los caciques
En entrevista, el representante del Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT), Gabino Ávila Martínez, subraya que el 4 de julio Miguel Mejía Sierra y su sobrino, el ex diputado local José Marcelo Mejía García, llevaron a cabo un gran fraude electoral.
"En la zona Triqui, concretamente en San Juan Copala, se dedicaron a rellenar urnas e inducir el voto de los indígenas; tratamos de proceder legalmente pero se vencieron los términos y no recibimos ninguna respuesta, por eso nos vimos en la necesidad de llevar a cabo estas acciones".
Comenta que desde el 31 de diciembre decidieron tomar el palacio municipal, así como cerrar la Recaudación de Rentas, las oficinas de Ministerio Público, y anteayer también las oficinas del Registro Civil, Comisión Federal de Electricidad, el Juzgado, Correos y Tránsito.
Ávila Martínez asevera que las principales familias de caciques en este momento son los Mejía y los Leyva, "ellos se han estado turnando los puestos y cargos para satisfacer sus necesidades de riqueza y control político"."Nosotros ya no queremos negociaciones, ni pláticas conciliatorias, lo que exigimos al gobierno del estado y al Congreso es que desaparezcan los poderes y se designe un administrador municipal, porque esa es la voluntad del pueblo".
Rodeado de sus compañeros, comenta que ya han dialogado con funcionarios estatales, "pero no nos han resuelto nada, por ello lo único que exigimos ahora es que el Congreso, de acuerdo con su facultades, actué y reconozca la ingobernabilidad que existe en el municipio, porque muchos pueden decirse autoridades, pero aquí no está funcionando nada".
Por su parte, Enrique Feria Rodríguez dice que los caciques tienen sometida a la población indígena de la localidad, "porque con la manipulación de sus votos es que ha podido llegar a donde están".
Expresa que de postergarse más la resolución del conflicto, "pueden suscitarse enfrentamientos, pues de por sí la zona es caliente y ahora con la inconformidad de la gente, pues mucho más".
Las pancartas
Los carteles pegados en el inmueble son evidencia del hartazgo social. "Si no hay solución, habrá Revolución", dice el cartel colocado bajo el letrero de la presidencia municipal.
Los otros no son menos temerarios: "La lucha sigue, ni un paso atrás", "cárcel a los autores intelectuales del fraude electoral", exigimos solución inmediata", "exigimos nombramiento de un administrador municipal".
La molestia se expresa también en el cierre de carreteras. A las 12:15 horas, hombres y mujeres que resguardan el palacio municipal abordan las camionetas para llevar a cabo la siguiente acción.
A esa hora, ante el enojo de los automovilistas, obstruyen el crucero que comunica a la ciudad capital. En el puente Tecomaxtlahuaca, dos camionetas y un automóvil cierran el paso a los conductores que intentan ingresar al municipio.
Más adelantes, otras camionetas impiden el tráfico, a la altura de la Laguna Encantada."Y así seguiremos, hasta lograr que los caciques caigan", advierten los manifestantes con un dejo de esperanza en sus morenos rostros.
"El conflicto puede violentarse y entonces la región Triqui volverá a ser noticia de primera plana".
ENRIQUE FERIA RODRÍGUEZ.
"Los priístas nos han amenazado de muerte, pero no claudicaremos en la lucha".
GABINO ÁVILA MARTÍNEZ.
Oficinas tomadas
• Palacio municipal.
• Recaudación de rentas.
• Registro Civil.
• Agencia del Ministerio Público.
• Comisión Federal de Electricidad.
• Correos.
• Juzgado.
• Tránsito.
Cronología
• Se caliente la mixteca
2 al 7 de enero.- Por cinco días, militantes del MULT mantuvieron bloqueadas las dos entradas principales que comunican a Juxtlahuaca con la capital del estado y tomaron el palacio municipal, generando un caos vial e inconformidad entre los habitantes.
Otro grupo de militantes desalojaron a los trabajadores del DIF municipal, para posteriormente posesionarse del inmueble, donde derribaron puertas a golpes y desalojaron a los empleados.
27 y 8 de enero.- Por dos días, integrantes del MULT bloquearon la carretera federal 182 Huajuapan-Juxtlahuaca, a la altura del paraje conocido como Laguna Encantada, lo que provocó que decenas de automovilistas se quedaran varados durante varias horas.
La ubicación
El municipio de Santiago Juxtlahuaca se localiza a aproximadamente 253 kilómetros de la capital del estado, limita al norte con el municipio de San Sebastián Tecomaxtlahuaca y el municipio de San Miguel Tlacotepec, al sur colinda con el distrito de Putla de Guerrero, al oriente con los municipios de Santos Reyes Tepejillo y San Juan Mixtepec y al poniente con el municipio de Coicoyán de las Flores y límites con el estado de Guerrero.
La postura del edil
Miguel Mejía Sierra, presidente municipal, ha dicho que nada y nadie lo hará renunciar al cargo que el pueblo de Juxtlahuaca le ha dado, por lo que el gobierno del estado debe de poner oídos sordos a la organización que solo pretende desestabilizar la ciudad con sus manifestaciones y bloqueos, por lo que la prueba es que sigue despachando en un lugar alterno.
El paramilitarismo en la Mixteca
JUAN PABLO MONTES JIMÉNEZ/CORRESPONSAL
Durante el gobierno de Ulises Ruiz, se conformaron diversos grupos paramilitares en el Estado de Oaxaca, para mantener el control por medio de la violencia en las comunidades indígenas, imponiéndose en el manejo de los recursos naturales, el territorio o tierras comunales. Las comunidades más conocidas por tener presencia de este grupo de personas son: Santo Domingo Ixcatlán, San Sebastián Nopalera y San Juan Copala.
Muchos de estos grupos paramilitares tuvieron más auge y más privilegios durante el movimiento del 2006, con apoyo al gobierno de Ulises Ruiz, con la finalidad de contrarrestar el movimiento social de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), dándose como resultado de esta brutal represión de los paramilitares, una serie de muertos y encarcelados.
Por su parte, Maurilio Santiago Reyes, presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a los Pueblos Indígenas (Cedhapi), dijo que uno de estos casos más conocidos es Santo Domingo Ixcatlán, donde Freddy Eucario Morales Arias y sus seguidores conformaron un grupo paramilitar en el paraje Los Reyes, lugar de entrenamiento y preparación de los integrantes del grupo, recibiendo capacitación y protección de los elementos de la Policía Preventiva del Estado y personas de aspecto militar, entre ellos un individuo conocido como "El Guatemalteco".
Explicó que los métodos utilizados por este grupo violento son: perpetrar homicidios, intimidar por medio de armas de alto poder, retener y bloquear los accesos de Santo Domingo Ixcatlán, así como amenazar constantemente con asesinar a los beneficiarios de Medidas Cautelares de Santo Domingo Ixcatlán.
Dijo el defensor de los derechos humanos, que una de sus sangrientas acciones de este grupo paramilitar lo llevaron a cabo el pasado 30 de abril del 20008, cuando asesinaron en pleno centro de la población al secretario de Bienes Comunales, Melesio Martínez Robles y a los comuneros Gustavo Castañeda Martínez e Inocencio Medina Bernabé; el primero fue descarnado sádicamente de la cintura para abajo y el segundo quemado vivo en el interior de su automóvil y el tercero de un balazo en la cabeza, de acuerdo a expediente penal 24/2008.
Por su parte, Jorge Albino Ortiz, presidente de los Derechos Humanos en San Juan Copala, dijo que también en esta comunidad existe la presencia de un grupo paramilitar que encabeza Rufino Juárez Hernández, y que han sembrado el terror y muerte en la zona, siendo uno de los casos más conocidos la emboscada a la caravana humanitaria y la muerte de más de 16 indígenas triquis durante el 2010.
"Este grupo paramilitar también fue financiado por el gobierno de URO, teniendo como objetivo acabar con el municipio autónomo de San Juan Copala, pero nosotros hemos denunciado este tipo de arribo de armamento y ninguna autoridad ha hecho algo al respecto y sólo se limitaban a decir que no hay gente armada, cuando existen fotografías y evidencias de las armas de alto poder que tienen los paramilitares de la UBISORT", remarcó el indígena triqui.
Llega armamento
Juan Martínez García, indígena triqui, dio a conocer que el pasado sábado, un fuerte cargamento de armas como son AK-47 y R-15 y cientos de cartuchos arribaron procedentes de Santiago Juxtlahuaca a la comunidad de San Juan Copala, lo que ha originado que de nueva cuenta la comunidad haya sido sitiada por un grupo paramilitar.
"Es absurdo que el tráfico de armas y cartuchos pasen en las narices de los soldados y policías estatales y nadie los detecta, ya que en ocasiones este grupo se pasa días realizando disparos, y nunca se les acaba sus municiones; pero esto es debido a que cada tres días arriban varias camionetas cargadas de cartuchos y armas de alto poder, para ser repartidas entre estos guerrilleros que tienen la misión de seguir sembrando el terror en la comunidad", remarcó el desplazado.
Obligan a renunciar a los burócratas estatales
Juan Carlos Medrano
[08:45] Decenas de trabajadores de confianza, de contrato-contrato y contrato confianza que laboran en el gobierno estatal comenzaron a ser hostigados por la Secretaría de Administración para que renuncien y sean suplidos por otros.
Los afectados, que pidieron el anonimato por temor a represalias, explicaron que ayer viernes comenzaron a pagarles la segunda quincena de enero, pero a los mandos medios hacia abajo les retuvieron su salario.
Detallaron que al solicitar una explicación del porqué del procedimiento, los directores administrativos los condicionaron al pago de sus haberes previa firma de la renuncia respectiva.
Calificaron de un engaño el anuncio realizado por el gobernador Gabino Cué Monteagudo de que hasta el mes de febrero se respetaría el empleo a todos aquellos que prestan sus servicios a la administración estatal bajo la modalidad de trabajadores de confianza, de contrato-contrato y contrato confianza.
Asimismo, criticaron los engaños que ha realizado el secretario de Administración, Alberto Vargas Varela en el sentido de que nadie está siendo “corrido” del trabajo.