¿ANTICIPANDO INTERVENCIÓN?

09/02/2011

Narcos buscan el poder en México: subsecretario del Ejército de EU

DAVID BROOKS

Corresponsal

Periódico La Jornada

Miércoles 9 de febrero de 2011, p. 5

Washington, 8 de febrero. El subsecretario del Ejército de Estados Unidos, Joseph Westphal, declaró que en México hay una forma de insurgencia encabezada por los cárteles de la droga que potencialmente podrían tomar el gobierno, lo cual implicaría una respuesta militar estadunidense. Sin embargo, horas más tarde fue obligado a desmentir su posición afirmando que su dicho no expresaba la política oficial de Washington.

Westphal, el segundo civil de mayor rango en el ejército, dijo que uno de los flancos estratégicos más preocupantes para Estados Unidos, más allá de las guerras en Irak y Afganistán, es América Latina y particularmente México. “Como todos saben, hay una forma de insurgencia en México con los cárteles, que está justo sobre nuestra frontera. Esto no se trata sólo de drogas e inmigrantes ilegales. Esto es, potencialmente, sobre una toma de un gobierno por individuos que son corruptos”, afirmó.

El subsecretario, quien participó en un foro sobre asuntos de seguridad, realizado en la Universidad de Utah, informó que aunque estaba expresando una opinión personal en torno a la situación en México, dijo que había compartido ésta con la Casa Blanca. Agregó que no deseaba ver una situación en donde soldados estadunidenses fueran enviados a combatir una insurgencia “sobre nuestra frontera… o tener que enviarlos a cruzar esa frontera” hacia México.

Sin embargo, esta tarde, después de que la noticia de sus comentarios circuló en los medios y periodistas interrogaron al Pentágono por sus declaraciones, Westphal emitió un comunicado por escrito afirmando que fue impreciso y que sus palabras no representaban la posición oficial estadunidense.

“Mi declaración… erróneamente caracterizó al desafío presentado por los cárteles de la droga en México como una forma de insurgencia. Mis comentarios no fueron y nunca han sido la política del Departamento de Defensa o del gobierno de Estados Unidos hacia América Latina.

No hablé en nombre del presidente, del asesor de seguridad nacional, del secretario de Defensa o cualquier otro funcionario encargado de establecer y articular la política de Washington. Lamento que mis declaraciones imprecisas pudieran haber causado preocupaciones entre nuestros socios y amigos en la región, especialmente México, indicó.

Casi toda la ponencia de Westphal fue dedicada a los desafíos tanto burocráticos como estratégicos que enfrentan las fuerzas armadas de Estados Unidos en términos generales, sobre todo en las regiones de Medio Oriente y el sur de Asia. Al concluir, un estudiante le preguntó sobre qué puntos ciegos percibía en la estrategia de seguridad internacional.

El ejército de Estados Unidos y el Departamento de Defensa comentaron hoy que por ahora sólo están respondiendo a lo dicho por Westphal, con el comunicado emitido esta tarde.

Sin embargo, no es la primera vez que un alto funcionario del gobierno de Barack Obama ha empleado el término insurgencia para referirse a la situación en México, ni tampoco la primera ocasión en que esas apreciaciones son rápidamente desmentidas.

En septiembre del año pasado, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, comentó que los cárteles de la droga se estaban volviendo una amenaza semejante a una insurgencia en México, que controlan ciertos territorios y que el país se parece cada vez más a la Colombia de hace 20 años y por tanto se requiere algo equivalente al Plan Colombia para enfrentarlo (el cual incluyó el envío de militares estadunidenses a esa nación).

Al día siguiente, el presidente Obama dijo que México no se puede comparar con Colombia, mientras otros funcionarios intentaron matizar las declaraciones de Clinton.

Anteriormente, el Departamento de Defensa también ha generado controversias por sus evaluaciones de México, como su informe sobre asuntos estratégicos a largo plazo, publicado en 2008, que desató un debate bilateral sobre si México podría volverse un Estado fracasado.

En ese informe se alertó que el creciente asalto de los cárteles sobre el gobierno mexicano genera preocupación sobre un México inestable, y cómo ello representaría un problema de seguridad nacional de proporciones inmensas para Estados Unidos.

Advirtió que ante un deterioro repentino en México el caos demandaría una respuesta estadunidense basada en las serias implicaciones para la seguridad interna (de Estados Unidos).

Más recientemente, un informe elaborado por el centro de investigaciones del Congreso resumió que algunos analistas, al evaluar las tendencias y dimensiones de la violencia ligada al narcotráfico hoy día, sugieren que los cárteles mexicanos podrían ser similares a insurgentes intentando infiltrar al Estado mexicano, al penetrar el gobierno y la policía.

Por todo lo anterior es cada vez más difícil saber cuál es la verdadera posición oficial de Estados Unidos en torno al asunto de seguridad en México.

Demandan legisladores del PRI, PRD y PT reinstalación de Aristegui

Jesusa Cervantes

MÉXICO, DF, 8 de febrero (apro).- El Partido Acción Nacional (PAN) en la Cámara de Diputados aceptó abordar en tribuna el despido de la periodista Carmen Aristegui de la empresa radiofónica MVS y enmarcarlo como parte de la “problemática nacional", y cerrar con ello el debate sobre el presunto alcoholismo del presidente Felipe Calderón.

En el arranque de la sesión, el vicecoordinador de la bancada panista, Alberto Pérez Cuevas, pidió la palabra y desde su curul solicitó que en el tema denominado “problemática nacional” “se aborde lo sucedido con una periodista y que cada quien (diputado o grupo parlamentario) comente su postura… a la bancada del PAN le interesa que esto se debata”.

Los oradores de este partido, al igual que su vicecoordinador, jamás pronunciaron el nombre de Carmen Aristegui y aunque se manifestaron a favor de la libertad de expresión, en ningún momento hicieron referencia al despido. Incluso, a diferencia de la vocera presidencial, Alejandra Sota, que negó cualquier intervención de Los Pinos en caso Aristegui, los panistas evitaron durante el debate relacionar al gobierno federal en el tema. En contraste, PRI, PRD y Partido del Trabajo salieron en defensa de Aristegui, al grado de que los dos últimos partidos demandaron a la empresa MVS la reinstalación de la periodista en el noticiero radiofónico. Los primeros en intervenir fueron los panistas, siguieron los petistas y perredistas, y finalmente la priista Beatriz Paredes cerró el debate con frases demoledoras al parecer enderezadas al gobierno calderonista.

“El derecho a la crítica, en regímenes políticos en transición, es indispensable porque en los proceso de transición siempre hay riesgo de posiciones regresivas, y en esas etapas --que se caracterizan por la confusión, la diatriba y en muchos casos por las acusaciones infundadas-- la crítica es una práctica que oxigena y obliga a todos a mirar con mayor objetividad y humildad que percepciones diversas existen”, acotó Paredes Rangel.

Y cerró al sostener que “en el país necesitamos que exista la crítica, la crítica objetiva, la crítica veraz, la crítica que no confunda al poder en su propio espejo”.



“Alcohólico no, dipsómano”



Durante el debate, los panistas se limitaron a decir que su partido está a favor de “la libertad de expresión” y a sostener que ésta se practica en el país, pero nunca vincularon el tema con el despido de Aristegui.

Peor aún, evitaron llamar a la periodista por su nombre.

“…la libertad de expresión tan existe, que aquí mismo en esta tribuna puede venir a manifestarse, aun y cuando sea únicamente para darle rienda suelta a lenguas viperinas, a actitudes incontinentes, a desplazamientos que no proponen ni construyen para venir a vomitar aquí frustraciones de los propios errores políticos del pasado”, dijo el panista Arturo García Portillo para antes aclarar que “sí, el tema es la libertad de expresión”.

Los panistas intentaron así desvincular el despido de la periodista o como una consecuencia por haber demandado a la Presidencia una aclaración sobre el presunto alcoholismo de Calderón, y al cual se hizo referencia en una manta que el PT desplegó el jueves pasado en la tribuna de la Cámara de Diputados.

Por el contrario, PRD, PRI y PT dejaron en claro que ambos temas formaban parte de un mismo asunto: el actuar del Ejecutivo federal y la limitación de la libertad de expresión.

Por ejemplo, Gerardo Fernández Noroña, autor de la “manta de la discordia”, sostuvo que Calderón Hinojosa ya no aguanta “ni que lo toquen con el pétalo de una pregunta”.

Calificó de “espeluznante y terrible” que una pregunta haya generado de parte de la Presidencia ordenar el despido de la conductora radiofónica.

“Que se muera de hambre el pueblo no es lo importante; que se viole la libertad de expresión no es lo importante; lo importante para los panistas es que no se le diga borracho” al Ejecutivo, sostuvo para luego advertir:

“El despido es peligrosísimo, es uno de los ataques más brutales a la libertad de expresión”.

Enseguida y para no irritar más a los panistas, Fernández Noroña concedió en no llamar más “borracho” a Calderón, sino “dipsómano”, término con que el diccionario define a un “alcohólico, ebrio, bebedor o borracho”.

Luego exigió “que se le regrese su espacio a Carmen Aristegui”.

Los panistas acusaron a Fernández Noroña de obstaculizar el debate y recurrir a “espectáculos mediáticos” como una medida de llamar la atención, pues lo que pretende es ser candidato al Gobierno del Distrito Federal (GDF).

Incluso, el panista García Portillo pidió la lectura de una nota publicada en el diario Reforma, en que se da cuenta de una reunión que Fernández Noroña sostuvo el sábado pasado en las oficinas del PT en la Cámara de Diputados con varios de sus seguidores para promoverse como candidato al gobierno capitalino.

La respuesta de Fernández Noroña fue de burla, pues les dijo que al no tener argumentos para debatir sobre el caso Aristegui, los panistas pretendían dar a entender que él utilizaba las instalaciones del Poder Legislativo para promover sus intereses políticos.

Sin embargo, el petista les respondió que eso no va a poder ser, y para ello mostró un oficio de recibido de la Cámara de Diputados, en donde pide permiso para utilizar las instalaciones con fines proselitistas.

Los panistas también recurrieron al señalamiento de Alma Velásquez, la diputada suplente de Fernández Noroña, quien un par de horas antes había acudido a la sala de prensa para demandar la renuncia de su compañero de partido y revelar un supuesto incumplimiento de apoyo monetario de 800 mil pesos de parte del legislador.

Gobierno chantajea a MVS: PRD

Por su parte, el PRD a través del guerrerense Armando Ríos Piter acusó al gobierno de Felipe Calderón de someter a chantaje a MVS, al no renovarle la concesión, si la empresa no despedía a Aristegui, y por ello el sol azteca exigió la recontratación de la comunicadora.

“Da pena que MVS, que ha sido una empresa adalid en la lucha contra el duopolio televisivo, hoy esté cayendo en la trampa; en la trampa de que sea el gobierno quien con chantajes le pida que, para renovarle la concesión, acalle una voz que es importante que sea escuchada”, dijo.

Sostuvo que hablar de cómo reconstruir una nación es hablar también de la libertad de expresión.

“La libertad de expresión es también defender que si alguien en los medios, de los amigos periodistas, de ésos que deben ser aliados en la construcción de un México democrático y un México de libertades, pues también que ese derecho les sea, precisamente, garantizado”, destacó el PRD.

Para hablar de la solución del país, agregó, se tiene que hablar de Carmen Aristegui; puntualizó que no sólo se trata de ser solidario con la periodista, sino el dejar claro que, cuando se coarta la libertad de expresión por presiones de carácter económico, da pena.

Tener a Carmen Aristegui en los medios, puntualizó, puede gustar o no a mucha gente, porque ella representa “ese gran México que somos” y “no podemos regresar a ese México ideologizado, autoritario, en el que sólo una voz cuenta”.

Los medios, añadió, son parte importante en la construcción de un país democrático.

“Hoy ser solidarios con Carmen Aristegui y exigirle, exhortar desde esta tribuna a MVS, a que la reinstale en ese cargo, es pensar que no es solamente un tema entre particulares y privados, es un tema de interés social y refleja también la construcción del país que desde esta tribuna tenemos que estar haciendo”, sostuvo.



Reflexión de Voltaire



La priista y presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel, coincidió en que Aristegui forma parte del pluralismo en México y sostuvo:

“¿Por qué la circunstancia de Carmen Aristegui provocó una reacción tan amplia en comunicadores y en la opinión pública? Independientemente de que es una comunicadora que no es obsecuente con el poder, cualquiera que sea el signo de éste, lo que proyecta, lo que evidencia la reacción de tantas y diversas voces es la convicción de que la libertad de expresión es un valor irrenunciable y, sobre todo, lo que se aprecia es el derecho a la crítica”, sostuvo.

El pluralismo, aclaró, no es sólo un asunto electoral, sino tiene que ver con la visión del mundo “en donde se reconoce que hay distintos, diferentes, que hay otros que no tienen que ser como tú, ni profesar los mismos valores o dogmas o convicciones que tú profesas”.

No hacerlo, dijo, es hablar de fascismo, de uniformidades.

“El desarrollo democrático del país demanda convicciones democráticas, desde luego, y requiere tolerancia; y Paredes cerró citando a Voltaire y refiriéndose a Aristegui:

“Voltarire, un destacado filósofo perseguido y encarcelado por sus principios, expresó: ‘Detesto lo que escribes, pero daría mi vida para que pudieras seguir escribiéndolo’”.

Sufre educación especial un grave deterioro, pese a la alta demanda

No es una excepción que alumnos con discapacidad motriz sean ubicados en un segundo o tercer piso, lo cual dificulta más su integración a la escuela, señalan docentes y padres de familia

LAURA POY SOLANO



Periódico La Jornada

Miércoles 9 de febrero de 2011, p. 40

Niza Chacón es una de las miles de madres de familia que desde hace más de una década han luchado por un proceso digno de integración e inclusión educativa para sus hijos con discapacidad en escuelas regulares de educación básica y en los Centros de Atención Múltiple (CAM) en México.

Como muchos padres, tuvo que enfrentar la falta de servicios de salud y educación especializados para menores con discapacidad. Cuando los médicos me dijeron que mi hija Biani no iba a caminar ni a oír fue un golpe devastador. En unos cuantos minutos me aseguraron, sin un diagnóstico preciso, que ella no podría ser nada en la vida. Pensé que eso era lo peor, pero nunca imaginé que la batalla más difícil sería con el sistema educativo.

Uno de los principales problemas a enfrentar es que en pocas ocasiones tienes un diagnóstico preciso y acertado. Lo primero que te dicen los médicos es lo que creen que no podrá hacer, luego viene un largo proceso de estudios, visitas a especialistas y, con suerte, un diagnóstico. El nuestro fue parálisis cerebral infantil grado uno, sin daño cerebral.

Para quienes no tienen recursos económicos, explica, puede ser un camino más largo y doloroso. Después está la angustia por construirles un futuro y garantizar su educación. Ahí es donde comienza la frustración.

Graciela Cortés –madre de Gustavo, quien presentó hipoxia neonatal severa al nacer– afirma que la experiencia de un niño con necesidades educativas especiales en el sistema educativo regular puede ser traumática y violenta, e incluso generar un proceso de regresión en el avance que logran en su comunicación y capacidad de aprendizaje.

Varias veces intenté que lo inscribieran en un CAM, pero me dijeron que podía ir a la primaria regular. Estuvo dos años y fue muy difícil, porque no tenía la misma capacidad que sus compañeros y hacía mucho esfuerzo para hacer lo que le pedían.

Lo peor, enfatiza, fueron las agresiones de sus compañeros y que el maestro no le hacía caso, era sólo un número en la lista. Por eso insistí hasta inscribirlo en el CAM 27, donde concluyó primaria. Fue duro, porque los maestros y el director me insistieron que no lo cambiara a educación especial. Me decían que le estaba cortando las alas, pero era evidente la tortura que era ir a la escuela regular.

Sólo era una maletita

Niza señala que en el caso de Biani, tras 14 años de terapia y asistencia al CAM 27, comienza a ser cada vez más independiente. Camina y puede ver. Cursa primaria y quiere ingresar a secundaria, pero conquistar estos logros implicó superar muchas barreras.

El ingreso a una guardería, explica, fue mi primer choque con la realidad de un sistema de atención que no está preparado para recibir a niños con necesidades especiales. Me di cuenta que sólo era una maletita, un bulto encargado: nada más le daban la mamila y, si acaso, le cambiaban el pañal.

La discriminación a los niños con discapacidad inicia desde la carencia de guarderías oficiales con estimulación temprana. Hace 10 años no existían y tuve que pagar una particular, y luego una primaria, donde a mi hija le otorgaron un diploma hechizo que ni siquiera tenía logos oficiales.

A los nueve años, Biani ingreso al CAM 27, donde está por concluir su primaria. Si bien hay mucha presión para que entren nuestros hijos a escuelas regulares, ¿cómo vamos a hacerlo si no están suficientemente maduros?, porque la educación especial con visión integral debe considerar que no todos tienen el mismo ritmo de aprendizaje, reconoce.

Los CAM, en riesgo

Gracias a los CAM, agrega, muchos niños con discapacidad logran acceder a la educación básica, aunque en condiciones de calidad formativa muy diferentes. Sin embargo, denunció, hay casos, como en el CAM 27, que por problemas de infraestructura y administrativos cierran el plantel y nos trasladan desde el inicio de este ciclo escolar a otro centro que no cuenta con las condiciones mínimas de acceso (...) ahora los alumnos toman clase en los espacios vacíos del CAM 88, que no cumple con las característica para población que cursa primaria. Hay una clara demanda de la comunidad de padres para que nos reubiquen o garanticen la reapertura del centro 27, para que nuestros hijos puedan continuar con su educación.

La falta de acceso a instalaciones educativas adecuadas a las necesidades de menores con discapacidad no se limita a los CAM. Abelino Martínez, profesor en Unidades de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER) con 28 años de experiencia, especifica que no es una excepción que niños con discapacidad motriz sean ubicados en un segundo o tercer pisos, lo que dificulta aún más su integración. Un alumno de primaria en el Distrito Federal fue asignado a grupo en el tercer piso del edificio. La maestra, sin formación especializada, solicitó apoyo del padre de familia o un familiar para que durante el horario escolar estuvieran disponibles para subir y bajar al menor, o llevarlo al sanitario.

Esto generó que la comunidad identificara al alumno como un problema y que despertara lástima, porque había que ayudarlo, ya que era visto como inválido. Fue muy difícil movilizar a las autoridades escolares para que el grupo al que pertenecía el niño tuviera un salón en la planta baja. Algo tan sencillo necesitó un enorme esfuerzo para ser revertido, asegura.

Irene Castillo, profesora en USAER, con 17 años de experiencia, señala que tampoco hay capacitación para los docentes frente a grupo y, en nuestro caso, que somos quienes estamos para orientar al profesor de grupo regular, no tenemos acceso a cursos de actualización, porque los directivos deciden quién va a un taller de dos semanas.

Tanto docentes, como alumnos y padres de familia, concluye, enfrentamos el creciente deterioro de la educación especial y el abandono de una meta de integración e inclusión educativa, concluye.

La multitud, impenetrable ante anuncio oficial de una transferencia pacífica del poder

Rechazan manifestantes llamados a la calma; ovacionan a líder internauta

Despliegan por toda la plaza Tahrir imágenes de los muertos durante la represión

DONALD MACINTYRE

The Independent

Periódico La Jornada

Miércoles 9 de febrero de 2011, p. 24

El Cairo, 8 de febrero. Una vez más, el régimen de Hosni Mubarak no logró convencer este martes a las multitudes de la plaza Tahrir de que su compromiso con la reforma política es lo bastante significativo para que las manifestaciones lleguen a su fin.

En una clara indicación de la persistente solidez de las protestas contra la presidencia de Mubarak, las cuales cumplen ya 15 días, la multitud se mostró impenetrable a las zalamerías de una aparición televisiva en la que el vicepresidente Omar Suleiman anunció que Mubarak había avalado la creación de un calendario para una transferencia pacífica y organizada del poder.

En cambio, los más de cien mil manifestantes se vieron galvanizados por una emotiva entrevista que dio el lunes por televisión uno de los organizadores en línea de la protesta del 25 de enero, Wael Ghonim, de 30 años y empleado de Google, luego de ser liberado tras 12 días de detención.

Ghonim, quien lloró al señalar que tal vez más de 300 personas han sido asesinadas durante las protestas, fue ovacionado cuando hizo una breve aparición en la plaza. No cederemos en nuestra demanda, que es la caída del régimen, declaró a la multitud.

Hablando en voz baja, comenzó por ofrecer sus condolencias a las familias de las víctimas, muchas de cuyas imágenes estaban desplegadas en mantas por toda la plaza.

No soy un héroe: los que fueron martirizados son los héroes, afirmó, antes de encabezar un coro de ¡Mubarak, vete, vete!

Si bien los manifestantes se enorgullecen de no tener un liderazgo que pueda actuar en su representación, unas 130 mil personas se habían unido hasta la noche del martes a un grupo de Facebook que postula a Ghonim como portavoz de la revuelta. En la entrevista por televisión, Ghonim llamó a las protestas la revolución de los jóvenes de la Internet y declaró: No somos traidores. Suleiman –el ex jefe de inteligencia a quien algunos gobernantes occidentales quisieran ver como remplazo del presidente– insistió en que Mubarak ha ofrecido pleno apoyo a este diálogo nacional, enfatizando que éste pone nuestros pies en la senda correcta para salir de la crisis actual. Pero la Hermandad Musulmana –uno de los grupos que se reunieron con el vicepresidente el domingo– tildó de parcial la oferta de reformas y sostuvo que Mubarak debe renunciar para calmar la ira del pueblo.

Ante una multitud cuya gran mayoría propugna la partida inmediata de Mubarak, Abdul Rahman Yousef –figura prominente en la asociación Nacional por el Cambio, encabezada por Mohammed El Baradei– reconoció una distinción entre una partida física y una política de Mubarak antes del plazo de seis meses que se ha fijado. El presidente podría sencillamente entregar el poder y seguir siendo figura simbólica, pero Yousef advirtió: Habrá que preguntar al pueblo en la plaza si aceptaría eso. También dijo que se necesitarían nuevas acciones para que los manifestantes mantengan la iniciativa, como una posible marcha hacia la televisión estatal, que sigue resguardada por un cordón militar, o hacia uno de los palacios presidenciales.

Junto con 5 mil profesores universitarios que antes habían sido bloqueados por las fuerzas de seguridad cuando intentaron marchar hacia el Ministerio del Interior, se sumó a los manifestantes una prominente juez y feminista nombrada por Mubarak, Tahaan Gebaly, quien es vicepresidenta del tribunal constitucional y la suprema corte. “Estoy aquí como patriota y ciudadana de Egipto –declaró a The Independent–. Añadió que desea que Mubarak deje el poder, y sostuvo: Tenemos una revolución, y esa revolución puede crear una nueva legitimidad y una nueva constitución.

Gebaly desdeñó las afirmaciones –entre ellas de Washington– de que si Mubarak deja el poder ahora se haría necesaria una elección automática en el curso de 60 días. Señaló que hay muchas soluciones frente a esa norma constitucional. Al preguntarle si temía ser destituida si Mubarak se mantiene en el poder, respondió sonriendo: No me importa.