Y CON ÉL TODOS LOS DEMÁS.

1 feb 2011

Franco Vargas debe rendir cuentas: Sosa

Sayra Cruz

El diputado Flavio Sosa Villavicencio pidió ayer que el actual diputado federal, Jorge Franco Vargas rinda cuentas por el conflicto del 2066 que se suscitó en Oaxaca ante una Comisión de la Verdad que debe instaurarse. En tanto, el gobernador Gabinó Cué se dijo respetuoso de los partidos políticos al solicitarle su opinión sobre la pugna entre Eviel Pérez Magaña y Jorge Franco Vargas por la dirigencia del PRI.

El diputado del PT, Flavio Sosa señaló que Franco Vargas, quien pretende regresar a la dirigencia estatal del PRI, es pieza fundamental en la violación de los derechos humanos de las personas que fueron reprimidas por el entonces secretario general de Gobierno. También el ex gobernador Ulises Ruiz debería acudir a los tribunales porque hay un mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en su contra, sostuvo.

Los procedimientos penales no se han agotado y deben de buscarse para desahogar las responsabilidades de cada quien, expresó. “En mi caso, yo estuve ante los tribunales, ante las rejillas de los juzgados y desahogué ampliamente todos los procesos en mi contra. Estuve preso más de un año y se comprobó que no cometí ningún delito”, indicó.

Cuestionó el papel de la auditora del Estado Lizbeth Caña Cadeza “porque es una delincuente, es una criminal, es una señora que tiene responsabilidades políticas, administrativas, penales, históricas y no puede estar ante un órgano tan importante”, sostuvo. Dijo que el debate sobre esta comisión sigue abierto y a su parecer es un asunto necesario ante la exigencia de justicia. “Ayer me enteré de que una de las personas señaladas como integrantes de las caravanas de la muerte fue trasladado de penal”, precisó.

El legislador, señaló que ha mantenido reuniones con quienes fueron despedidos de sus trabajos, de quienes fueron afectados por los hechos del 2006 y porque se encuentre la verdad histórica de esos hechos. Por otro lado, el gobernador Cué no quiso opinar de la crisis por la cual atraviesa actualmente el PRI estatal.

“Es un problema doméstico, yo respeto a los partidos y no me meto”, dijo.

“Desde el día primero de diciembre dije que gobernaría para todos los oaxaqueños, no me meto en la vida interna del PAN, PT, PRD ni mucho menos en la del PRI”, reiteró. Respeto mucho lo que diga el dirigente del PRI, pero este gobierno no es faccioso. “Este es un problema doméstico, entre ellos, sí tienen algún problema lo tienen que resolver al interior, lo único que sé es que ayer la coalición le gano al PRI en Guerrero”, precisó.

Auditoria a obras que dejó URO, exige PRD

Misael Sánchez

[03:17] El Partido de la Revolución Democrática (PRD) exigió ayer auditar la construcción de las Ciudades Administrativa y Judicial, así como el techado del auditorio Guelaguetza las cuales fueron heredadas por el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz.

En ese sentido, el diputado local de ese instituto político, Alejandro López Jarquín anunció que promoverá desde el Congreso del Estado la instauración de procedimientos administrativos y penales contra los ex funcionarios de la pasada administración que incurrieron en irregularidades.



El dirigente de los colegios de valuadores, arquitectos, ingenieros civiles y urbanistas de Oaxaca, Lázaro García Saavedra, declaró en la víspera que la construcción del techado del auditorio Guelaguetza fue triplicado y que los costos de las ciudades Administrativa y Judicial construidos en el sexenio pasado fueron inflados en más de un 50 por ciento.

Para el legislador perredista “el techado del auditorio es el monumento a la corrupción de la anterior administración, ya que por los costos y montos establecidos, existe ineficiencia en su realización”.

Recordó que durante la comparecencia del ex titular de la desaparecida Secretaría de Obras Públicas, Armando González, se decía que contaban con recursos suficientes para concluir la obra antes de diciembre de 2010.



A pesar de que argumentaron que los materiales eran de importación, no soportaron los primeros vientos y por ello la velaria terminó desgarrada, dijo.

Apuntó que ya solicitó al titular de la Secretaría de las Infraestructuras, Netzahualcóyotl Salvatierra, un informe sobre esa obra en especial, con el propósito de conocer el dictamen de la supervisión física.

“Como Congreso del Estado también pediremos información sobre la obra y sus costos, aunque ya tenemos algunos datos de la pasada administración que mencionan cuánto se había invertido y lo que faltaría”, añadió.

Señaló que en todo caso se bucarán mecanismos de revocación para que se quiten las estructuras del techado del auditorio y que se finquen responsabilidades.

Comentó que las secretarías de Infraestructuras y la Contraloría tal vez no tengan la información completa para elaborar los dictámenes, sin embargo, dijo que los diputados tienen la responsabilidad de promover que se realicen procedimientos administrativos y penales en contra de los responsables.

Los legisladores locales sólo necesitan los elementos suficientes para respaldar con pruebas técnicas y dictámenes, las irregularidades cometidas y que enseguida van a proceder contra quienes autorizaron y ejecutaron las obras en el Cerro del Fortín.



Integrante de la Comisión Permanente de Comunicaciones, Obras Públicas, pidió investigar la presunta comisión de irregularidades en los Proyectos de Prestación de Servicios para construir las ciudades Administrativa y Judicial, ya que considera que los PPS son trampas legales que se hicieron aprovechando las lagunas en las leyes fiscales para que no se consideraran deuda pública.

Más de 3 mil kilómetros de carretera, en pésimo estado

JUAN PABLO MONTES JIMÉNEZ/CORRESPONSAL

La falta de atención para el mantenimiento por el ex gobierno estatal y las lluvias que cayeron en esta región de la Mixteca, dañaron más de 3 mil 500 kilómetros de carretera, entre caminos rurales y pavimentados, por lo que necesitan de mantenimiento, informó el residente regional de Caminos y Aeropistas de Oaxaca (CAO), con residencia en Huajuapan, Felipe Amador Escobar.

Dijo que los caminos más afectados son Huajuapan-Juxtlahuaca, Huajuapan-Mariscala, Tezoatlán de Segura y Luna y Tejupan-Coixtlahuaca, entre otros, por lo que prevén que los trabajos de conservación y mantenimiento inicien en un lapso de 15 días; siendo un promedio de caminos afectados, 500 kilómetros de pavimento, principalmente en las salidas de los municipios; y 3 mil corresponden a caminos rurales.

"Hay caminos que tienen más de 20 años construidos y su estructura está dañada, se refleja en la carpeta asfáltica, ya cumplió su vida útil con los materiales que se construyeron, pero las más afectados son las carpetas, por lo que es urgente que se invierta más para poder tener unas carreteras de calidad", expresó.

Desafortunadamente, el ex gobierno anterior nunca invirtió en carreteras, por lo que se puede decir que las inclemencias del tiempo y el paso de los años han sido factores claves para que se vayan deteriorando los caminos que son algo clave para que los mixtecos puedan transitar.

Añadió que para la restauración de cada kilómetro, el gasto es de aproximadamente 50 mil pesos, aunque dijo que aun no tienen el costo total de la rehabilitación de los trabajos, por lo que pretenden que el tratamiento a las carreteras sea con mezcla en caliente, lo que garantizará más años de vida de los caminos.

Falta de mantenimiento

Felipe Amador Escobar dijo que es tedioso señalarlo, pero durante el gobierno de URO se le dio poca atención a las carreteras, siendo este un factor para que las lluvias las deterioraran más y las dejaran inservibles, por lo que ahora es necesario que este gobierno invierta más para poder tener unas vías de comunicación buenas y seguras.

Chedraui 2011: ejercicio sabio del poder vs derecho de ecocidio

Hasta hace poco, este texto comenzaba de otra manera. Modifiqué esta entrada tras asistir a la presentación de un libro que, en pocas palabras, puede ser entendido como el diario, vasto y diverso, de un viajero. Esa noche, uno de los presentadores así describió a Méjico: proyecto o promesa que, prematuramente, se convirtió en ruina. Casi al final de la presentación, el mismo ponente citó una charla entre el autor del libro, Iván Alechine, y un taxista oaxaqueño. No recuerdo de dónde era el taxista, ni si mencionaron la ruta por la que transitaba, pero éste, el taxista, pronunció una queja: “Aún le quedan cinco años al gobernador del estado para terminar con todos los árboles”. El gobernador del que hablaba era, y podrá intuirse por su personalísimo estilo de gobernar, Ulises Ruiz Ortiz. La conversación sucedió en el 2004.

Un año después de aquella charla, se “escucharon inquietantes noticias sobre el plan de renovación del Zócalo capitalino”. Desde aquella primavera, la primavera de 2005, los árboles se convirtieron en un símbolo más allá de los significados que desde antes, mucho antes, y hasta la fecha, encarnan: tótem de vida, lugar de recreo, sombra y cobijo. En un inicio, algunos árboles inmolados en el “Plan paisajístico del Zócalo y la Alameda”. Y más tarde, por todos los caídos en el ecocidio perpetrado por Chedraui, en el Predio Sarmiento, ubicado en la Colonia Reforma. El motivo: la construcción de una de sus sucursales.

Poco tiempo después, el entonces presidente municipal, José Antonio Hernández Fraguas, suspendió definitivamente las obras, “y como castigo ejemplar [...] [impuso] una multa de 10 millones de pesos a Chedraui. No sobra decir –escribe Alonso Aguilar Orihuela– [...] que Hernández Fraguas difundió esta decisión como un ejemplo de sensibilidad social de su forma de mandato.”

Orihuela continúa: “La suspensión definitiva no fue tal y, por si fuera poco, aquella valentona multa se redujo a menos del diez por ciento. Chedraui sólo pagará 990 mil pesos por derecho de ecocidio, en una zona con muchas tiendas de autoservicio, y ningún parque público.”

El verano de 2010, la empresa veracruzana reanudó, con talante autoritario y el “permiso del ayuntamiento”, los trabajos que desde siempre han presentado una larga lista de irregularidades.

Los colonos, por su parte, han señalado varios puntos que justifican su oposición a una tienda de esa talla. Primero, el Predio Sarmiento era parte de una antigua cañada. Cumplía, por lo tanto, una función insoslayable: servía como conductor y filtro de agua.

Juan José Consejo, ambientalista y vecino del lugar, cuenta: “Lo que nosotros hicimos en su momento, fue una amplísima fundamentación que, por decirlo muy rápidamente, tenía elementos de carácter hidrológico.”

El ambientalista continúa: “Hicimos, en su momento, un cálculo muy conservador... Estamos hablando al menos de 10 millones de litros de agua, que no es una cantidad pequeña si se considera que hay terrenos que ya no captan porque tienen cemento, y que Oaxaca tiene problemas muy serios” en este tema.

Segundo, los colonos esgrimieron argumentos de carácter urbanístico, pues, a todas luces, una tienda de tales dimensiones trastocaría el patrón de vida de esa zona. “Por razones de tráfico, por razones de descargas de mercancía, por razones de manejo de deshechos, por razones de agua”, y la lista suma y sigue.

“Si nos atenemos al plan de ordenamiento de la zona conurbana, esta zona es de vivienda de densidad media; y hay una serie de cosas que se permiten, otras que se limitan, y otras que se prohíben. Y entre las que se prohíben, es la construcción de centros comerciales de más de 5,000 m2, y el predio tiene poco más de 10,000.” Es decir, para que no quede duda, el doble.

Tercero, la menoscabada calidad de vida. Se sabe, por supuesto, que Oaxaca está muy por debajo, cinco veces por debajo, de lo que establecen criterios internacionales como los de la ONU en relación a las áreas verdes por habitante. Si bien en la ciudad apenas existen parques, en el norte de ésta apenas se encuentran.

Probablemente, habrá quien piense que un parque es un espacio cosmético, pero, más allá de eso, sirven como espacios de recreo, “plazas públicas” que permiten que allí se realicen actividades que cohesionen a un grupo.

“Y para completar esta fundamentación [realizada por los colonos, se encuentra] el argumento de la importancia económica que esto puede tener, porque Chedraui argumenta que es una inversión y que esto promueve empleos permanentes. Creo que de nuevo hay suficientes argumentos para señalar que una tienda de este tipo no es necesario en términos de satisfacer las necesidades de la gente, porque fuera de Plaza del Valle, la zona que tiene más comercios es ésta. Y también es fácil desmontar el argumento de que esto va a dar empleos porque el tipo de empleos que da una tienda como ésta no son muchos […] Pero sobre todo, hay también mucha información del efecto global que trae este tipo de tienda. Lo que hace es, en realidad, destruir empleos, porque hace que pequeños negocios quiebren. Pero, además, porque lo mayor parte de los insumos de este tipo de tiendas viene de fuera. O sea, no alienta la economía local ni la actividad agropecuaria, ni nada de esto.”

Y por último, como bien dice Consejo, se puede arrojar otro argumento: ¿quién decide qué tipo de ciudad quiere?, ¿quién o quiénes deben hacerlo? La respuesta es sencilla: las comunidades que habitan el lugar, y no, por supuesto, ninguna empresa.

Actualmente, algunas mantas visten la reja del antiguo Predio Sarmiento, y anuncian, con bombo y platillo, una cínica paradoja: allí, en ese lugar, en el mismo lugar en donde tres años se derribaron más de 200 árboles, y se destruyó un complejo ecosistema, se está construyendo una tienda ecológica. Verde. Sustentable. Y en la página de Internet de la empresa, se encuentra otra paradoja o muestra de cinismo ramplón y artero: “Consciente de su responsabilidad social y económica, el Grupo ha promovido diversos Centros Comerciales llamados ‘Plaza Crystal’ en diferentes ciudades, donde se opera actualmente. De estos Centros Comerciales, sobresale ‘Plaza Américas’ en la ciudad de Boca del Río, Ver.; el cual fue edificado con motivo del 500 Aniversario del Descubrimiento de América. Otro Centro Comercial que no tiene el nombre de Plaza Crystal es el de Plaza Olmeca, ubicado en la ciudad de Villahermosa, Tabasco y el más reciente, el Centro Comercial Las Américas Xalapa, que fue inaugurado el 6 de marzo de 2006.”

Obviamente la página nunca define detalladamente a qué se refiere con responsabilidad social y económica. Pues es cierto, con tales antecedentes no podría hacerlo. También es cierto, el daño está hecho, pero la justicia es impostergable e ineludible. La justicia es signo y síntoma de que se ejerce el poder con sabiduría y aplomo. La justicia, además, es una oportunidad para desmarcarse de los gobiernos nefastos que precedieron, y una oportunidad para legitimarse a partir del respeto a los derechos humanos y su cercanía con el pueblo.

La justicia, escribió hace poco Cristina Rivera Garza, puede ser una forma del abrazo, un gesto para los que estuvieron allí, cariacontecidos frente al desastre, observando la estupidez y la ignorancia arrastrarse por el terreno.