MEXICO, LA DESESPERANZA

14/03/2011

Cuatro de cada 10 migrantes son adolescentes y jóvenes: Inegi

Once estados expulsaron más del promedio nacional de 40.96%; Chiapas, Oaxaca y Guerrero rebasaron 50%

89.44% del total de migrantes se van para Estados Unidos, según el censo

SUSANA GONZÁLEZ GUTIÉRREZ



Periódico La Jornada

Lunes 14 de marzo de 2011, p. 24

Un promedio de 609 mexicanos por día dejaron el país durante los últimos cinco años para irse hacia Estados Unidos, principalmente, pero también a otras naciones. De ellos, 250 eran adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años de edad, indica el Censo de Población y Vivienda 2010.

Las cifran implican que cuatro de cada diez migrantes tenían menos de 24 años y en total sumaron 455 mil 587 mexicanos. Casi la misma proporción (38.7 por ciento) de quienes se fueron eran originarios de las localidades y pueblos más pequeños del país, los que no superan los 2 mil 500 habitantes.

Por edad, adolescentes y jóvenes de ese rango son el principal grupo que emigra, e incluso superan en número a las 299 mil 757 personas que tenían entre 25 y 34 años cuando se fueron y que concentraron 27 por ciento del total.

Once estados se ubicaron por encima del porcentaje nacional de 40.96 por ciento de migración joven y adolescente, y tres de ellos, Chiapas, Oaxaca y Guerrero, rebasaron 50 por ciento.

Además, 59 mil 615 niños que van desde bebés recién nacidos hasta adolescentes de 14 años también cruzaron la frontera. La cifra representa 5.36 por ciento del millón 112 mil 273 migrantes que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) contabilizó en el quinquenio 2005-2010 y duplica al número de personas de más de 60 años que también salieron del país en el mismo lapso (25 mil 137 o 2.26 por ciento del total).

Hay, empero, cinco entidades donde los niños migrantes de menos de 14 años representaron entre 11 y casi 17 por ciento de la gente que salió: Chihuahua (11.98), Campeche (13.64), Baja California (14.56), Sonora (14.54) y Baja California Sur (16.89).

En cuanto a los otros grupos de edad, hubo 197 mil 94 personas de entre 35 y 49 años que se fueron (17.72 por ciento), lo mismo que 38 mil 483 de entre 50 y 59 años (3.46 por ciento).

Según el Inegi, quienes se van hacia Estados Unidos representaron 89.44 por ciento del total de migrantes, es decir 994 mil 816 personas. En el caso de los hombres, sólo 5 por ciento se fueron a otros países, pero en las mujeres fueron 12 por ciento.

En el periodo señalado, la entidad que más migrantes arrojó fue Guanajuato, pues de ahí salió 10 por ciento de los mexicanos que abandonaron el país: 119 mil 706 en total o 65 cada 24 horas.

En segundo sitio se ubicó Jalisco, con 86 mil 152 migrantes, o 47 por día, seguido de Michoacán, con 85 mil 175, o 46 expulsiones diarias.

En contraste, las entidades que menos gente expulsaron fueron Campeche y Baja California Sur, con sólo 2 mil 155 y 2 mil 966 personas, respectivamente.

El censo indica que 75 por ciento de los migrantes son hombres y 25 por ciento mujeres, pero en 18 estados el género femenino supera esta proporción. Destacan los casos de Nuevo León y Baja California, donde 40 por ciento de los migrantes son mujeres, Sonora con 44 por ciento y, sobre todo, Baja California Sur, con 50 por ciento de migrantes mujeres. En cambio, en Querétaro, Guanajuato, Hidalgo y Chiapas las mujeres sólo representaron entre 14 y 16 por ciento de la población que salió.

Juárez: asesinan a mujer en zona "blindada" por la policía federal

La redacción



CIUDAD JUÁREZ, Chih., 13 de marzo (apro).- Dentro de lo que la Policía Federal había definido meses atrás como” Zona Segura”, debido a los puntos de inspección que implementó en ese sector, una mujer resultó asesinada y sus atacantes lograron darse a la fuga.

El ataque a la mujer, que al momento no ha sido identificada pero se describe como una persona de aproximadamente 60 años de edad, ocurrió esta tarde de domingo, al interior de una estética denominada “MarSor”, en la avenida de las Américas, en la colonia Margaritas, al norte de la ciudad.

La mujer fue atacada a balazos dentro del establecimiento y fue llevada aún con vida a un hospital, donde los médicos no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

En el local donde ocurrió el atentado quedó un gran charco de sangre y las autoridades investigan las causas del ataque, ya que se manejan versiones de que pudo ser un asalto o el cobro de una extorsión.

El programa “Zona Segura” fue implementado a finales del 2010 por la Policía Federal en el área del Pronaf, uno de los principales sectores turísticos y de diversión nocturna en Ciudad Juárez y consiste en mantener vigilancia las 24 horas con el fin de evitar hechos delictivos, principalmente robos y extorsiones.

Esta acción fue solicitada por los mismos empresarios, quienes al verse apabullados por el cobro de cuotas por parte de los delincuentes, terminaron cerrando sus negocios hasta en más de un 50 por ciento en el sector, algunos de los cuales ya han sido reabiertos debido a la presencia policiaca.

Fast and Furious, tibios reclamos

Jesusa Cervantes



MÉXICO, DF, 11 de marzo (apro).- En contraste con las inmediatas reclamaciones de los congresistas estadunidenses por la operación Fast & Furious, que permitió la introducción de casi 2 mil armas a nuestro país de manera ilegal para perseguir a integrantes del crimen organizado, en México se han producido tibios reclamos por la acción injerencista y la evidente violación a la soberanía nacional.

El Poder Legislativo reaccionó una semana después de las revelaciones de un empleado de la Oficina para el Control de Armas, Tabaco y alcohol (ATF, por sus siglas en inglés) y acordó llamar a comparecer al secretario de Gobernación, al director del Sistema de Administración Tributaria (SAT) y al nuevo administrador general de Aduanas (AGA), José Francisco Blake Mora, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Gerardo Perdomo Sanciprián, respectivamente, pero ¿y la Presidencia de la Republica qué ha hecho?, ¿qué explicación ha exigido?

Hasta el momento lo único que hay son declaraciones contradictorias, pues por un lado Estados Unidos alega que las autoridades mexicanas sabían todo, y de este lado se asegura que no. Ambas posiciones, en lugar de aclarar el tema, han generado más dudas que siguen abonando al escándalo.

Lo cierto es que la operación realizada por la ATF y las demás acciones del resto de las agencias de Estados Unidos en México, nunca han sido nítidas para la población. Y sus prácticas en el país no son nuevas y mucho menos el ingreso ilegal de armas provenientes del vecino país.

Por citar un ejemplo, en 2005, en Sinaloa, autoridades mexicanas detectaron un ¡misil! en manos del crimen organizado; sorprendidos, agentes de la agencia estadunidense antidrogas (DEA) preguntaron a los mexicanos qué hacía arma tan letal en Sinaloa y que en ese momento solo había en Irak; la respuesta fue un simple revire: “No sé, dímelo tú que eres es quien los fabricas”.

Y como éste hay otros hechos en donde las armas ilegales son descubiertas, en donde los agentes norteamericanos actúan bajo la autorización del propio gobierno mexicano y en donde el último enterado es la población.

Por esto resulta difícil creer que las autoridades de nuestro país realmente desconocían lo que estaba ocurriendo con la estrategia Fast & Furious.

Esta no es la primera vez que el gobierno de Estados Unidos trabaja en México de manera encubierta, así ocurrió con la llamada Operación Casa Blanca, realizada a fines de los años noventa y que acabó con la detención de lavadores de dinero del crimen organizado y de autoridades bancarias del lado mexicano.

Públicamente se dijo que Estados Unidos no avisó a México, pues desconfiaba de la colusión de autoridades mexicanas en el lavado de dinero y las bandas de narcotraficantes. Pero en los altos mandos del país sí se tenía conocimiento de lo que estaba aconteciendo, aunque públicamente se aseguraba que no era así.

Otro ejemplo --y más reciente-- es el de los dos agentes de la Aduana estadunidense (ICE) que estaban trabajando en el país. Como se recordará, el par de agentes fue emboscado en una carretera de San Luis Potosí; uno de ellos murió y el otro sólo tuvo heridas.

La población preguntó qué hacían esos agentes en México, pues se desconocía su presencia, pero las autoridades sí sabían. Sería difícil pensar que no, sobre todo si se toma en cuenta que en esa entidad se encuentra el segundo recinto aduanal mexicano, uno de los más importantes del país y que resguardan las policías de Genaro García Luna, titular de Seguridad Pública federal (SSP). Un lugar en donde se concentra un sinnúmero de mercancía de contrabando inaugurado por Vicente Fox en los últimos meses de su mandato.

La población poco sabe de estas oficinas, como poco sabe de las operaciones de las distintas agencias estadunidenses. Estas actúan en sigilo, pero en muchos de los casos con la autorización de una parte del gobierno mexicano.

Quizá por eso es que el gobierno mexicano ha expresado tibias explicaciones, o quizá por eso las autoridades del vecino país aseguran que en México se tenía conocimiento de la operación Fast & Furious.

Y más allá de la criticada inacción del gobierno federal, habría que preguntarse las razones por las cuales reacciona así; también es momento para saber cuántas operaciones se realizan todos los días en México y por cuáles agencias estadunidenses.

Por cierto, en breve, autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR), SPP, Defensa Nacional y de Aduanas, sostendrán un cónclave con integrantes de la DEA, ICE y FBI en el poblado de El Sauzal, municipio de Ensenada, Baja California; y a las reuniones asistirán algunos legisladores de la Cámara de Diputados.



Dato: Por las aduanas pasa todo. Ejemplo, en el 2000, la hermana del capo Juan García Abrego cruzaba seguido por la aduana de Matamoros con la permisividad de todos, autoridades de Estados Unidos y de México. Y si la hermana del capo de capos de esa época atravesaba las adunas con singular tranquilidad, ¿por qué ahora sorprende que casi 2 mil armas ingresado al país?

Urgencia nacional

VÍCTOR FLORES OLEA

Con frecuencia ocurre que las inercias se imponen a las urgencias. Se habla mucho de que la izquierda en México desaparecería, o casi, si en el próximo relevo de la dirigencia del PRD (ya a la vista: 19 de marzo) ese partido volviera a quedar en manos de los chuchos. La socialdemocracia en su más lamentable versión light. Sin embargo, ante esta catástrofe nacional no parece haber demasiadas diligencias orientadas a evitarla. Al menos no públicamente. Unas cuantas iniciativas que por una u otra razón han quedado sin aterrizar. Y, por tanto, sin que parezca procesarse alguna decisión realmente salvadora.

Pero, ¿por qué catástrofe nacional? En primer lugar, y en esto coinciden tirios y troyanos, porque México, por su historia y su muy compleja situación actual, pero también por su futuro y por los peligros que nos acechan, y por la imperiosa necesidad de lograr una patria pacificada y liberada, y una sociedad con justicia y plena democracia, que avance además visiblemente en los servicios de salud y educación para todos, un fuerte partido de izquierda (ya no se diga un gobierno de izquierda) es absolutamente necesario.

Para este país no son suficientes el PRI y el PAN (algunos dirían que le sobran, por ser frutos del mismo árbol), sino que necesita de la izquierda para su real equilibrio, para su conducción progresista. Por éstas y mil razones más resulta imprescindible la existencia activa y actuante de un efectivo partido de la izquierda, muy diferente a la caricatura que han bosquejado los chuchos. Y que se juega la existencia en el porvenir cercano, que tendría dos momentos esenciales: el relevo en la dirección del PRD y la elección presidencial de 2012.

La gran cuestión es que el futuro de la izquierda en México, incluidos grandes contingentes del PRD, con muchas decenas de miles de activos militantes, depende hoy en buena medida (otra vez) de los fundadores de ese partido y, como decía, por supuesto de la multitud de ciudadanos que militan en las filas de la izquierda en México, adheridos o no a un partido u organización. Que no se hable de caudillismo, porque tal es la situación en México, y porque en este artículo hablo sobre todo de la democracia profunda a lograr, que es uno de los puntos políticos profundos de toda izquierda digna de ese nombre.

Pero debe reconocerse y aceptarse: quienes han forjado a la izquierda en México, en los últimos tiempos, son esencialmente Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, ambos derrotados por vía del fraude en las elecciones presidenciales de 1988 y de 2006. Son ambos quienes han sabido catalizar y movilizar excepcionalmente a la izquierda o a las izquierdas en México. El hecho es que sin su presencia política, uno con más peso en el pasado no tan remoto, el otro con más presencia en el presente y en el inmediato futuro, sería imposible concebir al conjunto de la izquierda en México.

Lo que afirmo es que ambos tienen una gran responsabilidad en sostener a la izquierda mexicana, incluso al partido que fundaron, formaron y dirigieron. Es verdad que estamos casi en la última hora, pero pienso y muchos otros ciudadanos piensan que un candidato a la presidencia del PRD debería ser propuesto por las voces coincidentes de Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador. Tal expresión sería imparable y decisiva para el próximo relevo del partido. Ojalá que en estas horas contadas pueda producirse la señal coincidente de Cuauhtémoc y Andrés Manuel, que muchos esperan además como horizonte de salvación y fortuna para el país.

Para Cuauhtémoc Cárdenas sería el rescate de una de las principales obras de su vida, para Andrés Manuel poner a flote el partido que sería, por supuesto al lado del movimiento popular que empeñosamente ha edificado en estos últimos años, una de las referencias políticas y sociales más importantes en la próxima batalla para la candidatura presidencial.

Pero, ya que avanzo a estos terrenos, diré que prácticamente la totalidad de la izquierda mexicana está convencida de que sólo en unidad y sin rupturas graves la izquierda tiene oportunidad en 2012. Los dos candidatos que se han presentado con fuerza, o por decirlo mejor: los únicos candidatos de la izquierda en México son hoy Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard. Pero ambos han repetido reiteradamente, sin dar un paso atrás, que el acuerdo político entre los dos es que en la próxima elección presidencial jugaría la candidatura del que esté mejor posicionado, para combatir por la izquierda mexicana.

Por supuesto que en los preámbulos las intrigas y los chismes (interesados) se proponen hundir esta decisión que parece profunda y sincera de los dos contendientes actuales, naturalmente cada uno llevando a cabo la actividad y dinámica política que considera necesaria para situarse en mejor posición, Pienso yo, aunque estas creencias suelen juzgarse ingenuas en México, que tal acuerdo es auténtico y que lo llevarán a cabo genuinamente los amigos-adversarios del momento, hasta la decisión final.

En su tiempo, ellos decidirán cuál es el procedimiento más adecuado para valorar ese mejor posicionamiento al que aluden, pero a mí me parece que, con buena fe, ni de lejos resulta imposible llegar a una decisión equilibrada. Y todavía insisto: para culminar la obra histórica de Cuauhtémoc Cárdenas él debería también ayudar o empujar a esa solución.