¿Y LOS TRABAJADORES? ¡NO CUENTAN!

18/03/2011

Utilizaremos la aplanadora para aprobar la reforma laboral, advierte el tricolor

ENRIQUE MÉNDEZ Y ROBERTO GARDUÑO

Periódico La Jornada

Viernes 18 de marzo de 2011, p. 14

La Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados –instancia en la que predominan los líderes de la CTM– comenzó a revisar el proyecto de dictamen de reforma a la Ley Federal del Trabajo, que legaliza la subcontratación o outsourcing, introduce la modalidad de contratación temporal, facilita el despido de los trabajadores, pero mantiene la estructura de control y de manejo poco claro de los recursos de los sindicatos.

Aun cuando la intención del PRI y del PAN era votar ayer mismo el dictamen o declarar la comisión en sesión permanente para recabar sólo las firmas de los diputados y presentarlo para su votación en el pleno, la presión que ejercieron los grupos parlamentarios del PRD y del PT aplazó el debate.

La comisión se reunió ayer a partir de las 8:30 horas, y ante las protestas de la bancada del PT, diputados de PRI y PAN afirmaron que el encuentro no tenía como objeto votar el dictamen, pero el proyecto fue distribuido entre priístas y panistas.

Para reforzar el interés del tricolor en abordar el tema, se presentó el vicecoordinador, José Ramón Martel, quien lleva la negociación de la reforma con los empresarios y el secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón.

Cuando Martel defendía que no había intención de un albazo legislativo y que la reforma busca garantizar los derechos de las trabajadoras domésticas, la diputada Florentina Ocegueda Silva (PRD) objetó que debía reponerse la convocatoria. Entonces el priísta se irritó y le gritó: ¡Yo soy diputado federal y nadie tiene derecho a interrumpirme ni a reconvenirme!

Ocegueda Silva aclaró que ella también es diputada –suplente de Martha Elena García Gómez–, y que ayer asistía por primera vez a una reunión de la Comisión de Trabajo. Martel no se disculpó.

Aunque sólo se votaron cuatro puntos de acuerdo y se citó el miércoles para aprobar el dictamen, el líder de la CTM en el estado de México, Armando Neyra, advirtió que tanto en la comisión como en el pleno los priístas son mayoría y votarán en favor del documento.

El diputado Jaime Cárdenas Gracia (PT) cuestionó que el proyecto del PRI, que coincide en 90 por ciento en su contenido con la llamada ley Lozano, sólo beneficia a los líderes charros.

El comentario encendió al líder ferrocarrilero Víctor Flores, integrante de la comisión, quien le espetó: ¡Más charro eres tú! ¡Tú ni a un sindicato perteneces!

Jaime Cárdenas aprovechó para salir al baño, pero Flores todavía le soltó: ¡No te vayas! ¿O tienes miedo?

Francisco Hernández Juárez, dirigente del sindicato de telefonistas, exigió a la comisión limpiar el procedimiento, debido a que se convocó a la reunión sin las formalidades que exige el reglamento, entre otras, detallar el contenido del orden del día.

Refirió que él pertenece a una central obrera, la Unión Nacional de Trabajadores, que estará muy pendiente de que la presunta modernización de la ley laboral no afecte los intereses de los trabajadores.

Las diputadas Laura Itzel Castillo y Teresa Guadalupe Reyes desplegaron cartulinas en las que se leía: la verdadera alianza es la del PRI y el PAN, y Reforma laboral es = a iniciativa PRIvada.

El contenido de las cartulinas incomodó al líder cetemista de Jalisco, David Hernández Pérez (PRI), quien desde el otro lado de la mesa las increpó: “¡La alianza es de los chuchos con el PAN!”

La discusión se trasladó al salón de plenos. Ahí, Jaime Cárdenas insistió en que la comisión fue convocada de manera irregular, y el priísta Martel afirmó que el encuentro sólo tuvo carácter informativo, mientras el panista Gerardo de los Cobos dijo que la reforma busca crear un modelo laboral en favor de México.

Operador de Peña Nieto, viejo protagonista de escándalos

Jenaro Villamil



MÉXICO, D. F., 17 de marzo (apro).-Presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Toluca, involucrado en el video donde instruye a priistas del Valle de Chalco para que utilicen los apoyos del gobernador Enrique Peña Nieto con miras a los comicios del próximo 3 de julio, Bernardo García Cisneros es un viejo protagonista de escándalos electorales en el Estado de México.

García Cisneros es el mismo personaje que estuvo involucrado en el escándalo de corrupción de Cartonera Plástica, detonado mes y medio antes de las elecciones estatales de 2005, que provocó la caída del presidente del Instituto Electoral del Estado de México, Juan José Gómez Urbina, y reveló las redes del control que ejercía el entonces gobernador Arturo Montiel sobre el organismo electoral para favorecer al entonces candidato Peña Nieto.

Viejo operador priista, García Cisneros también apareció en 2010 como responsable de la operación política en la región IV del Estado de México, que abarca el municipio de Cuautitlán-Izcalli. El 8 de marzo de ese año, estuvo presente en un evento con el titular del Trabajo del gobierno peñista para entregar “ayudas”.

En el video que presentaron los dirigentes nacionales del PRD, Jesús Ortega, y del PAN, Gustavo Madero, se escucha a García Cisneros decir:

“Habremos de ir haciendo tareas de apoyo, de entrega de los apoyos que el gobernador del Estado da a los vecinos de este lugar: aquellas despensas, aquellas credenciales, aquellas tarjetas de apoyo a las mujeres trabajadoras, a las mujeres embarazadas, a las gentes de tercera edad, las despensas del Centenario, etcétera”.

En el video, grabado el 14 de febrero pasado, García Cisneros advierte que en los comicios de julio de 2011 el reto es duplicar la votación para derrotar a la eventual alianza de la oposición.

El objetivo, adelanta, es lograr la candidatura presidencial de Peña Nieto.

“Queremos también el 2012, pero para llegar allá tenemos que dar el ejemplo, la pauta, el triunfo que sirva de plataforma de lanzamiento para que Peña Nieto pueda aspirar a la candidatura presidencial”, afirma.



La molestia de Peña Nieto



Visiblemente molesto por las constantes preguntas que lo vinculan con este nuevo videoescándalo, Peña Nieto suspendió este jueves una conferencia de prensa y apuntó que “las campañas se ganan con votos, no con videos”.

Deslindó a su gobierno de los dichos de quien por un tiempo fungió también como Procurador de la Defensa del Trabajo durante la administración peñista.

“El gobierno del Estado de México no habrá de participar ni involucrarse en el proceso electoral, menos en el uso de recursos públicos para cuestiones electorales”, advirtió.

“Los dichos de Bernardo García son a título personal y son eso: dichos, no hechos”, reviró el mandatario mexiquense, desesperado por revertir el escándalo.

Frenan albazo legislativo; PRI y PAN pretendían aprobar reforma laboral

Jesusa Cervantes



MÉXICO, DF, 17 de marzo (apro).- La fracción del Partido del Trabajo (PT) logró frenar la mañana de este jueves “un albazo legislativo” que tanto PRI como PAN pretendían llevar a cabo al aprobar en comisiones una nueva Ley Federal del Trabajo (LFT).

Sin embargo, la contención podría ser temporal, pues se prevé que el próximo miércoles 23 se avale por mayoría en el pleno de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, que encabeza el priista Tereso Medina.

Desde la tarde del miércoles 16, el petista e integrante de esa comisión, Porfirio Muñoz Ledo, alertó a sus compañeros de partido de lo que la dupla PAN-PRI pretendía realizar.

El legislador incluso envió una carta al presidente de la Mesa Directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín, en donde le exponía las violaciones al reglamento, al pretenderse convocar a un encuentro con tan sólo unas horas de anticipación y sin tomar en cuenta al resto de los miembros de la comisión.

Y mientras Muñoz Ledo salía del país rumbo a Uruguay --siete de la mañana de este jueves-- para atender un trabajo de la comisión que preside, la de Relaciones Exteriores, los 11 integrantes restantes de la fracción del PT se reunían en el salón Carlos Marx para afinar su estrategia e impedir la aprobación al vapor de la reforma laboral.

A las 8:00 horas, tiempo en que estaba convocada la comisión, los petistas encabezados por Pedro Vázquez, su coordinador, Jaime Cárdenas, Gerardo Fernández Noroña, Laura Itzel Castillo, Mario di Costanzo, Herón Escobar, Amadeo Espinosa, Oscar González, Enrique Ibarra, Ifigenia Martínez y Guadalupe Reyes Sahagún fueron entrando uno a uno a la Comisión del Trabajo.

El primero en hablar, Jaime Cárdenas, reclamó: “Esta convocatoria es ilegal, por lo tanto no se puede realizar”.

Presto, Gerardo de los Cobos, diputado del PAN, le reviró: “A ver, préstame tu ley para ver dónde dice que es ilegal”.

--Yo no soy tu asesor, búscalo tú --respondió molesto Cárdenas.

El tono entre ambos empezó a subir hasta que, sorprendentemente, Gerardo Fernández Noroña --uno de los petistas considerado por su oposición como el más rijoso-- los tranquilizó.

A las 8:40 llegó el presidente de la comisión, quien de manera inusual iba acompañado del vicecoordinador de la fracción del PRI y el que no pertenece a dicha comisión, José Ramón Martell.

Ambos pretendieron iniciar la reunión, pero los petistas se empecinaron y, bajo el argumento de que era “ilegal” el encuentro, se enfrascaron en otra discusión para evitar la aprobación.

“Nuestra estrategia fue no dejar que la propia sesión iniciara, ya que consideramos que se violentaba, que se pretendían aprobar los cambios a la ley dejando fuera al PRD y al resto de los partidos más pequeños. Si no nos funcionaba eso, ya sabíamos que teníamos que tomar la tribuna o hacer lo que fuera para impedirlo”, relata el legislador Mario Di Costanzo.

Entonces el priista Martell tomó la palabra e inició su discurso acusando de “frenar el avance de país” a todos aquellos que estaban en contra de los cambios; luego pretendió entrar en materia, lo que fue impedido nuevamente por los petistas, quienes simplemente pidieron que se repusiera el procedimiento y se convocara a una sesión posterior.

La respuesta del líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Armando Neyra, fue clara y no dejó dudas a que efectivamente se quería aprobar la reforma laboral a como diera lugar.

Advirtió: “No importa que se reponga, de todas maneras tenemos la mayoría”.

De nuevo Jaime Cárdenas encendió los ánimos de los priistas al decir: “Esos líderes charros son los que quieren hacer la reforma”.

Y lo secundó Laura Itzel Castillo: “Esto huele a pescado podrido”.

Encaminados, los petistas siguieron con los reclamos en contra de la reforma laboral y del acuerdo PRI-PAN.

“Esto es el símbolo de la alianza PAN-PRI que no termina”, “esta reforma es la versión light de la reforma del PAN”, y “ahora resulta que ustedes, los priistas, son el adalid de los diputados trabajadores”, y así, señalamiento tras señalamiento hasta que el coordinador petista, Pedro Vázquez, se levantó para advertir a priistas y panistas:

“Esto que quieren hacer lo vamos a impugnar, nos vamos porque no queremos legitimar con nuestra presencia algo que está fuera de la ley… Pero allá nos vemos en el pleno”.

El reloj marcaba las 9:20 horas. Tereso Medina, bajo la inspección de su vicecoordinador parlamentario y las advertencias del PT, decidió suspender la reunión.



Navarrete Prida, al rescate



Los petistas lograron frenar el albazo legislativo en comisiones, pero no por mucho tiempo.

Para arreglar el entuerto de Tereso Medina y Ramón Martell, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos y exencargado de los temas legales de la fracción priista, Alfonso Navarrete Prida, fue llamado por Francisco Rojas y designado como el nuevo operador del tema.

Su misión será lograr, en una semana, y de la forma más tersa posible, la aprobación de la reforma laboral.

El objetivo es convencer a PRD y PT, pues del lado de la iniciativa privada, el PRI ya obtuvo el visto bueno; en tanto que del lado de los líderes sindicales, Joaquín Gamboa Pascoe, ya se dio el visto bueno.

Una vez sorteado el problema del desaseo con que se convocó a la reunión del 17 de marzo y con el mexiquense Alfonso Navarrete Prida a la cabeza, el resto de los diputados del PRI empezaron a operar.

Por ejemplo, David Penchyna, diputado priista por Hidalgo, inició su trabajo.

Se comunicó con petistas a quienes de manera “confidencial” les comunicó que el próximo miércoles se aprobará “a huevo” el tema, tanto el de la banca de desarrollo como el de “las pensiones”.

Los cambios a la Ley de Banca de Desarrollo son una propuesta del PRI que el PAN ha rechazado, y con la confesión de Penchyna quedaba implícito que el PAN ya había cedido, pero también, al revelar que asimismo pasaría “lo de pensiones”, era parte de la zanahoria que el PRI ofrecía al PT para que no volviera a “reventar” la reunión de la Comisión del Trabajo.

Y es que la propuesta de pensiones ha sido un tema en el que el PT ha insistido; de hecho, la propuesta a la que se refirió Penchyna es justamente la que el petista Mario Di Costanzo presentó el año pasado y que consiste en que aquellos pensionados que ganen abajo de 25 salarios mínimos no deberán pagar impuestos.

Actualmente la ley establece que el impuesto a la pensión lo deben pagar quienes ganen más de nueve salarios mínimos.

El Partido del Trabajo asegura que no pasará la reforma laboral y que “hará hasta lo imposible para que no se apruebe”.

Por su parte el PRD propone la realización de foros antes de que se avale en comisiones.

Pero desde noviembre pasado, el PRI habló con empresarios y líderes sindicales, de quienes logró su respaldo para avalar su propuesta de reforma, la cual es muy parecida a la del PAN; la gran diferencia entre ambos partidos es que Acción Nacional propone la transparencia en el manejo de los recursos de sindicatos, mientras que el Revolucionario Institucional se niega a ello.

Lo único cierto es que hasta este jueves 17, unos 23 legisladores, 14 del PRI y nueve del PAN --de los 29 que integran la comisión-- “ya plancharon” la reforma laboral para aprobarla en comisiones el próximo 23 de marzo.

En tanto, una toma de tribuna de petistas y perredistas se avecina, a menos que los buenos oficios de Navarrete Prida y David Penchyna logren convencerlos de lo contrario.

Además, no hay que olvidar que Francisco Rojas ya sentenció: “Hay condiciones para aprobar la reforma en este periodo”.