Y LA POBREZA EN AUMENTO

15/04/2011

Con Calderón aumenta el gasto militar; se estancan salud y educación: BM

Las asignaciones al sector castrense crecieron 44 por ciento en tres años

ROBERTO GONZÁLEZ AMADOR
Periódico La Jornada

Washington DC, 14 de abril. El gasto militar en México creció el último año a una cifra sin precedente de 64 mil 348 millones de pesos, un incremento de 44 por ciento respecto del monto registrado al inicio de la administración del presidente Felipe Calderón Hinojosa, de acuerdo con datos divulgados este jueves por el Banco Mundial (BM).

La asignación de mayores recursos públicos a la compra de armas y el mantenimiento de tropas contrastó con la tendencia de gasto en educación y salud, que reportó incrementos marginales.

Desde el inicio de la actual administración federal, el gasto por habitante en salud se mantuvo prácticamente estancado, con un repunte de 1.58 por ciento. El presupuesto por estudiante de educación básica permaneció sin cambio respecto del nivel de 2006, según los datos del organismo, contenidos en el reporte Indicadores del desarrollo mundial, publicado este jueves.

El gasto en salud por habitante en México el último año fue equivalente a 515 dólares, mientras al cierre de 2006 fue de 507, según el informe.

La instantánea que proporciona el informe sobre la posición de México en el mundo ubica al país como la economía número 14, con un ingreso nacional bruto que, de acuerdo con los métodos de medición del BM, equivale a 962 mil 100 millones de dólares.

Sin embargo, si el país es comparado con el resto en función del ingreso nacional por habitante, se encuentra en la posición 78, con 8 mil 960 dólares anuales; o en el sitio 77 del mundo si la medición es en función del poder de compra del ingreso.

En el contexto latinoamericano, Brasil fue situado por el BM como la octava economía del mundo, con la misma metodología que sitúa a México en la posición 14. El país sudamericano ocupa el lugar 83 en ingreso por habitante, el cual es de 8 mil 70 dólares anuales.

Argentina, según el BM, es la vigesimonovena economía del planeta, con un ingreso por habitante de 7 mil 555 dólares al año, posición 85 del mundo.

Aumento de la pobreza

En 2006, el gasto militar en México se situó en 44 mil 496 millones de pesos, cifra que creció a 52 mil 235 millones en 2007 y un año después llegó a 54 mil 977 millones, de acuerdo con el reporte.

Los recursos canalizados a este rubro en 2009, último año para el que el reporte incluye información de todos los países, llegaron a 64 mil 348 millones de pesos, indicó el documento.

En términos comparativos, el gasto militar en México es equivalente a 0.5 por ciento del producto interno bruto.

El informe da cuenta de que en México la pobreza creció en los dos primeros años del gobierno de Calderón, un dato que no incorpora todavía el efecto de la crisis de 2009, dado que la encuesta que recoge esa información, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, aún no es pública.

Así, menciona que en 2006, al inicio de la actual administración, la pobreza afectaba a 42.6 por ciento de los mexicanos, mientras el porcentaje creció a 47.4 en 2008.

Tal como ocurrió en el promedio nacional, la pobreza se incrementó tanto en el medio rural como en el urbano. En el primer caso, afectó a 54.7 de cada 100 habitantes en 2006, una relación que creció a 60.8 de cada 100 en 2008.

En el medio urbano, estaban en condición de pobreza 35.6 por ciento de los mexicanos en 2006, porcentaje que aumentó a 39.8 en 2008.

Mueren calcinados tres niños por bomba molotov

La redacción
CIUDAD JUÁREZ, Chih., 14 de abril (apro).- Una bomba molotov lanzada a una vivienda de este municipio fronterizo provocó la muerte de tres niños y quemaduras a la madre, informaron autoridades locales.

De acuerdo con los primeros reportes, el artefacto explosivo fue arrojado a la casona donde se encontraban tres menores, de uno, tres y cuatro años. La madre de los niños, que también se encontraba en el lugar, sufrió quemaduras en el cuerpo.

Luis Manuel Rodríguez, capitán del cuerpo de rescatistas, informó que al lugar acudieron nueve elementos del Departamento de Bomberos para sofocar el fuego en la casa, ubicada en las calles Criptón y Gladiola, de la Colonia Altavista, ubicada al poniente de esta ciudad, considerada la más peligrosa del mundo.

Demandan ONG la intervención de organismos internacionales en Juárez

FERNANDO CAMACHO SERVÍN
Periódico La Jornada

El hallazgo de los cuerpos de cuatro jóvenes desaparecidos en Ciudad Juárez desde el pasado 28 de marzo, luego de ser aprehendidos por la policía local, confirma que el crimen organizado utiliza a integrantes de las fuerzas de seguridad para levantar, torturar y ejecutar a civiles, por lo que es urgente la intervención de organismos internacionales, señalaron activistas de derechos humanos.

La abogada Lucha Castro, de la organización Justicia para Nuestras Hijas, afirmó que los secuestros cometidos por policías no son un fenómeno nuevo, ya que éste está muy bien documentado por organismos nacionales e internacionales, entre ellos el grupo de trabajo de Naciones Unidas sobre desapariciones forzadas e involuntarias, que visitó México recientemente.

“Éste es un caso más en los que se ha acreditado que son agentes de la policía, o incluso del mismo Ejército, quienes cometen secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones de jóvenes. Se trata de ejecuciones sumarias que demuestran la existencia de grupos paramilitares, y que se han vuelto cotidianas”, lamentó.

Para frenar estos asesinatos de jóvenes es necesario llamar la atención de grupos internacionales de observadores, como los de la Unión Europea, ya que sólo así el gobierno mexicano podría notar la gravedad de sus errores y omisiones, expresó.

“Es momento –afirmó Castro– de que las organizaciones civiles se den cuenta de que estamos viviendo en un conflicto armado que no se ha querido reconocer. Ese carácter jurídico permitiría a la población civil tener cierta protección ante la epidemia de violaciones a los derechos humanos que hay en una de las ciudades más peligrosas del mundo”, añadió.

A su vez, una activista local que pidió el anonimato por temor a represalias subrayó que una de las causas de ejecuciones como las cuatro cometidas en Juárez es que se haya colocado como responsable de seguridad pública de esa urbe a un personaje como Julián Leyzaola, con antecedentes de tortura y otros actos criminales.

Apenas lleva un mes en el cargo y ya empiezan a suceder este tipo de cosas. Se tiene que investigar a fondo, y se deben reconsiderar los perfiles de quienes ocupen estos puestos, para que cumplan con criterios de respeto a los derechos humanos. Ponerlos ahí es otra forma de impunidad, y la sociedad debe estar muy vigilante en ese sentido.

Los cuatro jóvenes levantados (Raúl Navarro Soprano, de 23 años; Félix Vizcarra Torres, de 23; Juan Carlos Chavira, de 28, y Dante Castillo de la O, de 25), presuntamente por agentes del Grupo Delta de la policía local, fueron asesinados horas después o, cuando mucho, al día siguiente de la detención.

Sus cuerpos fueron localizados el miércoles semienterrados y en avanzado estado de descomposición sobre un camino vecinal que conduce al rancho La Candelaria, a la altura del kilómetro 16 de la carretera a Casas Grandes, 18 días después de que fueron privados de su libertad por los agentes municipales.

Según versiones periodísticas, los cuatro desaparecieron después de defender a un menor de edad de agentes del Grupo Delta, quienes lo maltrataban en un parque de la colonia Praderas de los Oasis, el día 26 del mes pasado.

En represalia, de acuerdo con las versiones, los elementos policiacos los detuvieron cuadras más adelante, según se ventiló el 3 de abril en la Ciudad Judicial durante una audiencia de formulación de cargos, luego de que tres policías municipales de ese grupo fueron detenidos por su presunta responsabilidad en el levantón.

Los tres agentes fueron identificados como Eugenio de los Santos Decuesta, Francisco Javier Campo y Domínguez y Leonardo Iván Loya Hernández, quienes hasta ayer estaban acusados de desaparición forzada de personas, robo de vehículo, abuso de autoridad y uso ilegal de la fuerza pública, a lo que hoy se les puede sumar el delito de homicidio doloso.

Acapulco: de paraíso a infierno

Ezequiel Flores Contreras
ACAPULCO, Gro., 14 de abril (apro).- En vísperas del periodo vacacional de Semana Santa, Acapulco se encuentra colapsado y sumido en una crisis de inseguridad y violencia.

Los remanentes de la estructura de Edgar Valdés Villarreal, La Barbie, reducidos a dos grupos que se disputan la plaza, han convertido en un infierno a este puerto, en un tiempo considerado el paraíso de México.

Acapulco ha sido partido en dos: De un lado está el grupo formado por Antonio Barragán, El Melón; Moisés Montero, El Coreano, exagente de la Policía Ministerial de Guerrero, y Benjamín Flores, El Padrino, este último detenido por la Policía Federal el pasado 6 de marzo.

Bajo las siglas de Cártel Independiente de Acapulco (Cida), El Melón y El Coreano mantienen su bastión en la zona poniente y la franja turística de este destino de playa.

El otro grupo, formado a partir de una escisión del Cida y ahora al servicio del cártel de Sinaloa, es liderado por Heber Jair Sosa Carvajal, El Cremas, y Cristian Hernández Tarín, El Cris, hijo de Arturo Hernández González, El Chaky, detenido en 2003.

Informes de la PGR indican que El Chaky formó parte de la Policía Judicial cuando el general Mario Arturo Acosta Chaparro –acusado en el año 2000 de presuntos vínculos con el cártel de Juárez, que lideró Amado Carrillo– fungía como jefe de esa corporación en Guerrero, durante la administración del gobernador Rubén Figueroa Figueroa.

De acuerdo con reportes oficiales consultados por Apro, el campo de operación de la banda que lidera el hijo de El Chaky abarca la zona conurbada de Acapulco, la misma que en las últimas semanas se ha convertido literalmente en un matadero.

La batalla que libran los dos grupos antagónicos en este destino de playa se ha enfocado en la zona conurbada, la principal entrada al puerto, donde según cifras del último censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se concentra poco más de 20% de las 789 mil 971 personas que habitan en esta ciudad.

Esta franja, denominada “Polígono D“, que aglutina varias colonias populares –entre ellas Emiliano Zapata, Ciudad Renacimiento, Libertadores, Radio Coco, Simón Bolívar, La Postal y La Vacacional– donde pulula la violencia y la miseria, ha sido escenario de cruentos enfrentamientos entre grupos antagónicos, con decenas de ejecuciones y atentados contra zonas comerciales y viviendas.

En Acapulco, las balas y la sangre han rasgado su imagen turística. Las ejecuciones, levantones, secuestros y descuartizamientos, además de las extorsiones y el cobro de cuota como mecanismo de financiamiento de la estructura criminal, sofocan a la sociedad y ahuyentan a los visitantes. La economía acapulqueña está colapsada y hay psicosis, temor y zozobra en la población.



La disputa

Hace seis años comenzó la brutal disputa por esta plaza. A partir de entonces Acapulco se convirtió en un campo de batalla, donde prácticamente todas las autoridades –civiles, policiales y militares– se han visto implicadas en la protección del narcotráfico, y la sociedad paga los costos de la criminal indolencia gubernamental.

La espiral de violencia que se originó en la administración de Zeferino Torreblanca, quien dejó el cargo el pasado 31 de marzo, fue heredada al nuevo gobernador Ángel Aguirre Rivero, un ex priista postulado por la izquierda.

“Acapulco está pasando por la peor crisis de imagen de su historia”, admitió el pasado martes 5 la nueva titular de la Secretaría de Fomento Turístico del estado, Graciela Báez Ricárdez, en declaraciones a la prensa local.

Y para el recién designado procurador de Justicia, Alberto López Rosas, esta situación que lacera se debe a que durante la administración de Zeferino Torreblanca “no hubo voluntad” para acotar la violencia y revertir los efectos de la impunidad.

En entrevista con Apro, el ex alcalde de Acapulco y dirigente del PRD dice que “nadie gana” en esta confrontación encabezada por una “generación violenta” de adolescentes y jóvenes.

Por ello, agrega, uno de los principales retos del gobierno de Ángel Aguirre es devolver la tranquilidad a la sociedad guerrerense.

De 2005 a 2010, periodo que abarcó la administración de Torreblanca Galindo, se registraron 6 mil 398 homicidios dolosos en la entidad, de los cuales 2 mil 978 (46.5%) están vinculados con el crimen organizado, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil.

El mismo reporte oficial señala que de enero a febrero de este año se registraron 295 homicidios dolosos, 41% de los cuales están ligados a la disputa del narco en Guerrero.



Turismo colapsado

Desde 2010, los síntomas del desplome de la actividad turística en este balneario eran inminentes ante la brutal disputa de la plaza entre bandas criminales, que ha exhibido la indolencia gubernamental y presuntos vínculos de autoridades civiles y fuerzas armadas con el narcotráfico.

En ese contexto, diversas organizaciones de hoteleros y prestadores de servicios turísticos instrumentaron en diciembre pasado una campaña denominada "Habla bien de Aca", con el propósito de revertir la imagen negativa que ha dejado la violencia.

Días después, durante la inauguración de la XXXVI edición del Tianguis Turístico, el pasado 25 de marzo, en una de las principales avenidas que convergen en la costera Miguel Alemán fueron ejecutadas cinco personas (cuatro policías viales), dos de ellas descuartizadas.

Al día siguiente, una balacera en plena avenida costera entre agentes de la Procuraduría General de la República y pistoleros provocó el cierre de la circulación de esa vía por más de dos horas.

El punto más álgido de la crisis en el sector turístico se registró durante la segunda semana de marzo, cuando la titular de la Secretaría de Turismo, Gloria Guevara, anunció el cambio de sede del Tianguis Turístico, que por 36 años tuvo su sede permanente en Acapulco.

Según la funcionaria federal, la nueva estrategia de que el tianguis sea itinerante, a partir del próximo año, tiene como objetivo atraer divisas y turistas a otros puntos del país.

En respuesta, autoridades municipales y empresarios del sector turístico del puerto anunciaron una campaña de movilizaciones y protestas para evitar el cambio de la sede del Tianguis, mismas que iniciaron este jueves, con una manifestación en la bahía de Santa Lucía.

Días antes, durante su mensaje en la Convención Nacional Bancaria, el presidente Felipe Calderón condicionó la permanencia del Tianguis Turístico: revertir la grave crisis de inseguridad y violencia que se vive en el puerto y depurar las corporaciones policiacas estatales y municipales.

"Sé que el día que se cumpla con esa tarea impostergable no sólo volverá el tianguis, que esperemos sea pronto, volverá algo más importante: la seguridad de Acapulco, y con ello el turismo masivo nacional e internacional. Con ello vendrán los Kennedy, los Rivera y los Weismuller del futuro, que son los que Acapulco necesita", expresó Calderón frente a banqueros y autoridades estatales y municipales.

Para esta temporada vacacional de Semana Santa, pese al contexto adverso en el plano internacional, la titular del sector turístico del ayuntamiento porteño, Erica Lurhs Cortés, anunció que se espera una afluencia de al menos 400 mil visitantes, la mayoría de ellos procedentes del centro del país, y una ocupación hotelera de 60%.

En tanto, autoridades estatales anunciaron la instrumentación de un operativo de seguridad en los principales destinos turísticos de la entidad, a fin de evitar hechos violentos durante los 15 días de asueto, que inician este fin de semana.