HANK ¿EL HILO DE LA MADEJA?

08/06/2011

El hankazo, las lecturas de una detención.

Jenaro Villamil

MÉXICO, DF, 7 de junio (apro).- Desde la mañana del sábado 4 hasta la madrugada del 7 de junio, la detención de Jorge Hank Rhon, exalcalde priista de Tijuana, Baja California, hombre de una fortuna mayor a los mil millones de dólares y considerado uno de los “intocables” del viejo régimen, ha generado distintas lecturas en los medios masivos, impresos y en las redes sociales.

El primer impacto ha sido, sin duda, en las filas del priismo. Cuidadoso después de muchas demostraciones de exceso discursivo, el líder nacional priista Humberto Moreira insistió en que esperará al desenlace de la investigación realizada por la Procuraduría General de la República (PGR).

La acción del Ejército y el traslado de Hank Rhon a las instalaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) generaron una carambola de varias bandas en las lecturas políticas de este incierto verano. He aquí algunas de las más señaladas:

1. Impacto en el Estado de México. La más insistente en las redes sociales, en los corrillos políticos y en las columnas periodísticas es la presunta intención de impactar en la campaña de Eruviel Avila, abanderado priista, y en las aspiraciones de Enrique Peña Nieto por un dato biográfico indudable: Hank Rhon es el hijo de Carlos Hank González, máximo emblema de poder del Grupo Atlacomulco que ha gobernado el Estado de México desde la mítica fundación por Isidro Fabela de esta cofradía de intereses y de redes familiares.

La familia Hank es clave en la cultura de los negocios y de la política mexiquenses. Su padre mitificó la práctica del patrimonialismo y negocios privados al amparo del poder público. Su hermano, Carlos Hank Rhon, aspiró a ser el sucesor de Arturo Montiel y se “disciplinó” en aras de recibir parte del pastel que ha repartido en estos cinco años Enrique Peña Nieto. La familia está adscrita a la corriente de Roberto Madrazo, excandidato presidencial de 2006, y se trata de una dinastía con múltiples conexiones y negocios en todo el territorio nacional: de Tijuana hasta Cancún, Quintana Roo.

Paradójicamente, el posible impacto de la detención en el escenario electoral del Estado de México fue alentado por los propios priistas. Moreira no metió las manos al fuego por la culpabilidad o inocencia de Hank Rhon, pero sí lo consideró un “extraordinario presidente municipal” de Tijuana y parte de una “destacada familia” priista. Se quejó porque podría tratarse del inicio de una “cacería de brujas”.

Quien generó una sobrerreacción de impacto negativo fue el coordinador de la campaña de Eruviel Avila, el diputado federal Luis Videgaray. En una inusual declaración, Videgaray, exsecretario de Finanzas del gabinete de Peña Nieto, afirmó que era “una perversidad política” querer empañar el proceso electoral estatal con la detención del hijo de Hank González, y aclaró que “no hay un solo peso” del dueño del Grupo Caliente en la campaña del PRI.

Un viejo refrán mexicano afirma que “aclaración no pedida, acusación manifiesta”. ¿Está dispuesto Videgaray a transparentar las cuentas y donaciones de Eruviel Avila para confirmar su dicho?

Sin duda, el tema ocupará un espacio en el primer debate oficial de Eruviel, Luis Felipe Bravo Mena y Alejandro Encinas este miércoles 8 de junio.

2. Impacto en Baja Californa. Un segundo nivel, menos comentado a escala nacional, es el impacto de esta detención en el escenario político-electoral de Baja California, entidad que elegirá gobernador en 2013.

Hank Rhon es un actor y un factor esencial en esta disputa. Eliminarlo de la contienda beneficia lo mismo al PAN que a sus posibles adversarios del PRI, aun cuando su derrota electoral hace cinco años hiciera muy difícil que repitiera en esta aventura.

No se puede olvidar que el secretario de Gobernación, el bajacaliforniano Francisco Blake Mora, tiene su interés puesto en la gubernatura de su estado, y que uno de los aspirantes priistas es el senador Fernando Castro Trenti. Este legislado fue el coordinador de la fallida campaña electoral de Hank Rhon y el distanciamiento entre ambos se agudizó tras la derrota de 2005.

3. Impacto en el escenario del 2012. Para dirigentes priistas como Emilio Gamboa Patrón se trata de una “embestida” contra el partido que aspira a recuperar el poder presidencial en el 2012 o del inicio de una “cacería de brujas”, según Moreira. Ambas lecturas presuponen que, realmente, existen “expedientes negros” que el gobierno federal panista podría utilizar en contra del PRI. ¿Por qué entonces apenas una semana atrás negó esta posibilidad el propio Moreira?

Para distintas voces de la izquierda partidista se trata del inicio de una etapa de “terror en materia electoral”, según declaró el senador Ricardo Monreal, del Partido del Trabajo (PT), mientras que otros voceros como Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD, advirtió que Hank “no es una blanca palomita”, pero despierta sospechas el momento, el allanamiento militar al domicilio del exalcalde y la posibilidad de que este golpe espectacular acabe como una cortina de humo, al estilo del michoacanazo.

La reacción más difundida, dentro del ámbito del calderonismo, fue la de su secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, abiertamente promovido en medios, aun cuando sus declaraciones sean fallidas. Para Cordero la aprehensión responde “a una limpieza de casa”. ¿Quiere decir el responsable del manejo de las finanzas públicas que vendrán otras medidas similares?

En un comunicado muy escueto, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN afirmó que sólo se aplica la ley y que “no puede haber impunidad, ni ciudadanos con privilegios superiores”.

4. Aplicación dudosa de la justicia. Distintos observadores han coincidido al subrayar que la detención de Hank está plagada de elementos más sospechosos que la propia fortuna de este personaje fichado desde años atrás en los archivos de las agencias estadunidenses como un hombre de dudoso prestigio.

Para empezar, nadie se cree la versión de que los militares actuaron a partir de una “denuncia ciudadana” anónima. Si así fuera, el mensaje es muy ominoso: bastaría una llamada anónima o la sugerencia de un soplón --y no una orden judicial-- para allanar el domicilio de un político o empresario vinculado a operaciones turbias.

En segundo lugar, la familia, en especial la esposa María Elvia Amaya y el propio Hank Rhon, a través de una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), han insistido que las armas fueron sembradas y que no se presentó ninguna orden de cateo.

“Me dijeron que me parara frente a unas armas que se encontraban en el piso y me tomaron unas fotos, armas que nunca había visto y que no reconozco”, insistió Hank Rhon en su escrito de dos cuartillas.

Ni la PGR ni el Ejército han sido convincentes ni contundentes en la operación del Hankazo. Ni siquiera el segundo cateo al domicilio del dueño de Grupo Caliente, realizado el lunes 6 de junio, arrojó certezas y despejó las dudas crecientes sobre una detención que periódicos como La Jornada editorializó como “insostenible”.

5. La mala fama de Hank Rhon. Buena parte de la información de contexto se ha dedicado a relatar las excentricidades y los antecedentes siempre polémicos de Hank Rhon. Ha salido a relucir la presunta autoría intelectual de Hank Rhon en el crimen del periodista Héctor Félix Miranda, El Gato Félix, en 1988, y de su constante acoso al semanario Zeta.

También se ha recordado que, en 1995, Hank fue detenido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) en posesión de piedras preciosas, abrigos de tigre y objetos de marfil. Hank Rhon se sobrepuso al escándalo y salió libre bajo fianza.

En numerosas ocasiones se le ha vinculado al cártel de los Arellano Félix, los dueños de la plaza de Tijuana, así como a negocios turbios, que van desde la especulación inmobiliaria, el tráfico de especies animales y las cuentas poco claras del Grupo Caliente. La mitad de las acciones de este corporativo de apuestas, entretenimiento, hoteles y otras “atracciones”, ha sido vendida a un consorcio español.

Sin embargo, pese a su mala fama, Hank Rhon ha salido siempre bien librado. Incluso, cuando Dolia Estévez, entonces corresponsal del periódico El Financiero, publicó en 1997 que existía una presunta Operación Tigre Blanco de varias agencias estadunidense (desde la DEA hasta el FBI y el organismo de Aduanas) para atrapar al empresario-político, la revelación se diluyó en medio de demandas por daño moral contra la periodista.

La mala fama de Hank Rhon no fue, hasta ahora, ningún obstáculo para que ascendiera política y económicamente. Hoy su estrella priista estaba en declive, no así el monto y las ramificaciones de su fortuna. ¿Por qué no se realizó una investigación en este sentido?

Rebase en los topes de campaña y Hank Rhon en Edomex

BERNARDO BARRANCO V.

Tres temas acaparan la agenda del proceso electoral del estado de México esta semana. La detención de Jorge Hank Rhon y las repercusiones en las elecciones, el presunto rebase de topes de campaña de la coalición Unidos por Ti, de Eruviel Ávila, y el debate nocturno entre candidatos que se desarrollará hoy 8 de junio. Los tres temas están imbricados pero, por espacio, nos ocupamos sobre todo del segundo, porque pone a prueba toda la legalidad del proceso y sobre todo la imparcialidad del órgano electoral.

Hay que reconocer una creciente percepción entre la ciudadanía de que la propaganda electoral es ostentosa y exagerada. Las imágenes de Eruviel Ávila son omnipresentes en todos los rincones del estado. Hay una impresión de derroche de recursos en la profusa propaganda electoral de la coalición Unidos por Ti mediante espectaculares, vallas, bardas, pendones en grandes y pequeñas avenidas de la entidad mexiquense; propaganda en paraderos, camiones, combis, móviles, videos, Internet y perifoneo. En las redes sociales, este hecho se comenta abundantemente; la promoción política de Eruviel Ávila es no sólo onerosa, sino invasiva. Esta sensación déjà vu es aún mayor que la que se tenía en 2005 de la campaña de Peña Nieto, quien además invirtió grandes sumas en la utilización indiscriminada de medios electrónicos.

A poco más de tres semanas de iniciadas las campañas electorales, la cuestión del rebase de los topes de gastos ronda políticamente. Los partidos PRD y PAN ya han solicitado al Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) una revisión precautoria; sin embargo, la mayoría de los consejeros electorales han sido renuentes, argumentando vacíos legales. Asimismo, los principales conductores de la campaña priísta, como Luis Videgaray y César Camacho, han asegurado a la prensa que la coalición no ha rebasado los topes de campaña, cuyo monto ronda 204 millones de pesos. Que toda esta agitación es un montaje para debilitar y descarrilar al puntero.

El asunto es delicado porque, efectivamente, el código electoral del estado establece el rebase como causal de nulidad. En su artículo 299 dice que el tribunal podrá declarar la nulidad de la elección de gobernador, fracción cuatro, inciso b), por: Exceder los topes para gastos de campaña establecidos por el presente código de manera determinante para el resultado de la elección. Las otras dos causales del código son utilizar recursos provenientes de actividades ilícitas y usar recursos públicos o los destinados a programas sociales. Y que todas éstas sean determinantes para la elección. Por ello, en 2005 el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación reconoció que efectivamente la campaña de Peña Nieto se había excedido, pero era tal la distancia de votos respecto a los otros candidatos, Mendoza Ayala y Yeidckol Polevnsky, que no procedió la anulación.

Por ello conviene que haya claridad y legalidad. Si efectivamente la percepción social está equivocada, los operadores del PRI podrán mostrar públicamente cómo organizar una campaña con alta eficiencia. De no clarear y transparentar, se transita a la inequidad e impunidad, sancionadas por la normatividad electoral. El consejo del IEEM no puede ser omiso y transferir la querella a disputas poselectorales, que perjudicarían y mancharían el conjunto del proceso.

El IEEM, pues, tiene aquí su prueba de fuego. Por un lado, tiene una obligación jurídica y moral para ofrecer a la ciudadanía certeza e imparcialidad y, por otro, los consejeros tienen la oportunidad de sacudirse el pesado estigma de estar ahí como operadores políticos del gobierno del estado y del PRI, al actuar con autonomía. El código electoral mandata, según el artículo 61, realizar revisiones precautorias, en la fracción tercera, inciso b: El Consejo General podrá aprobar una revisión precautoria sobre el cumplimiento de los topes de campaña, la que podrá realizarse a partir de la mitad del tiempo de la duración de la campaña y hasta el final de las mismas. Por ello, ante Javier Sicilia, invitado de honor al primer informe de Dictamen Ciudadano de Vigilancia Electoral en el estado de México 2011, se presentó una solicitud muy concreta: Hacemos un enérgico llamado al Consejo General del IEEM para que mandate de manera inmediata al Órgano Técnico de Fiscalización para que realice las revisiones precautorias a las que tiene facultades. Esperar a que dicho ejercicio se realice una vez concluidas las campañas será acto de omisión grave. (Reforma Estado, 5/6/2011)

En el caso de la detención de Hank Rhon, ineludiblemente irrumpe en el proceso electoral mexiquense como un elemento de presión adicional a una atmósfera política que tiende a elevar su temperatura con rispidez. Videgaray inmediatamente reaccionó asegurando que no existe aportación económica alguna del controvertido personaje a la campaña de Eruviel; la duda por asociación ahí queda. Peña Nieto confió en que todo se aclare, se pronunció por que las instituciones no sean utilizadas con un fin distinto al que fueron creadas, y sólo ante una pregunta expresa admitió que este hecho enrarece el clima electoral (La Jornada, 7/6/2011). Este mismo principio debería usarse en el IEEM. En el transcurso del primer debate en las instalaciones del IEEM, los temas de Hank Rhon y los topes de campaña, así como el rol del instituto, están asegurados; por contraste me recuerdan aquella vieja expresión de Erasmo de Rotterdam, quien se preguntaba: ¿Qué debe imperar, una paz desventajosa o una guerra justa?

Televisa, los abismos de la ignominia
Fernando Buen Abad Domínguez
Rebelión/Universidad de la Filosofía

Con la lógica mercantil más aberrante la empresa TELEVISA, que opera bajo concesión del gobierno mexicano, muestra una de sus caras más repugnantes y decadentes. Con la producción de “Pequeños Gigantes”[1], eufemismo farandulero para comerciar impunemente usando a los niños, se glorifica la ética y la estética burguesa más ignominiosa y más humillante. No hay atenuantes.

No se explica de otra manera la actitud permisiva y denigrante con que no pocos adultos y “padres de familia” se comportan ante una empresa que comercia con los niños. Los niños son inducidos a imitar la “conducta” de adultos serviles al estilo vulgar de la peor farándula televisiva, eso es un problema severo en el que, para mayor aberración y desesperación, el propio responsable de la Educación Pública en México claudica seducido por la barbarie televisada: “ La SEP entregó 27 reconocimientos por el compromiso en favor de la educación, entre las cuales estuvieron Televisa y TV Azteca…” [2]

Hay palabrería a raudales para justificar el engendro mercantil de TELEVISA y hay trampas a granel barnizadas con dinero, premios y promesas de “éxito” y “futuro”. No pocos padres se dejan seducir en la pachanga bochornosa que usa a sus hijos para ganar rating, vender publicidad y profundizar su modelo de valores comerciales tan mezquinos como nauseabundos. Trasmiten en horarios privilegiados. Pornografía publicitaria. Si se tiene estómago para estas barbaridades se puede ver, por ejemplo: http://www.youtube.com/watch?v=swgytH5-nYU&feature=related

Los “Pequeños Gigantes” son aplastados por la moral chaparra y ética minúscula de los empresarios mediáticos serviles a TELEVISA. Los menores quedarán marcados de por vida, con un sello difícil de borrar, en un país hundido en sangre, desesperación, corrupción, impunidad, TLC y “televicracia” como afirma Jorge Saldaña [3] . La inyección ideológica que los niños maman de TELEVISA tiene como objetivo haceles aprender que el exhibicionismo lo es todo, que lo propio vale poco; que todo vale a cambio de salir en la tele; que tarde o temprano la televisión hegemónica es poder; que uno se equivoca cuando pretende cambios y que el que tiene la fuerza de la televisión tiene toda la razón y todo el derecho para amoldarnos a su estulticia. No es poca cosa.

Los niños son sometidos a este circo demencial durante muchísimas y todos los días. Sometidos a la violencia psicológica disfrazada de “entretenimiento”. ¿Dónde están los ministerios de educación, las escuelas de comunicación, asociaciones de padres y leyes de medios para ofrecer resistencia y protesta contra tanto atropello y violación a los derechos del niño, comenzando por el derecho a ser protegido de los peores vicios del capitalismo? Existe una complacencia “adulta” monumentalmente despiadada que se contenta con los “horarios de protección al menor” como si con ello quedasen conjurados los interdictos ideológicos de la violencia ideológica que nos invade.

Esa violencia genera otras violencias. Pero hay otra actitud que puede ser activada contra la violencia ideológica de los medios y en defensa de la salud mental infantil. Es la actitud organizada inteligentemente, que arme estrategias para contrarrestar los efectos devastadores de la impunidad televisiva. Son muchas las “anécdotas” macabras de la “diversión” para niños que TELEVISA ha pergeñado, y muy pocas las acciones y las sanciones efectivas. Se requiere un Estado democrático y fuerte, que represente realmente a los niños, y a los mejores intereses de los adultos, por la salud de los menores, especialmente su salud mental. Se requiere frenar con bases racionales y democráticas la farándula que abusa de los niños para recoger dividendos incalculables en los bolsillos de ciertos magnates fabricantes de programas televisivos, armas ideológicas y miseria intelectual. TELEVISA no ha mostrado aun, ni con sus “Pequeños Gigantes” la peor parte de sus intereses y perversiones. Lo peor está por venir. Esto es una denuncia.