¡QUE NO SUCEDA LO DE HANK!

15/06/2011

Detienen a Gonzalo Ruiz Cerón como probable responsable de tráfico de concesiones y permisos


Elementos de la Policía Estatal Preventiva detuvieron este miércoles al ex coordinador General de Transporte del Estado (COTRAN), Gonzalo Ruiz Cerón, como probable responsable de la comisión del delito de tráfico de concesiones y permisos del servicio público de transporte, cometido en perjuicio de la sociedad y de otros, informó la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Lo anterior, derivado de las revisiones que está efectuando la Coordinación General de Transporte en el Estado, particularmente, por las más de nueve mil concesiones que de manera irregular se otorgaron en el lapso del mes de julio a noviembre del 2010 por ex funcionarios de dicha Coordinación, por lo cual, se inició la averiguación previa correspondiente contra diversos ex servidores públicos, entre ellos, Ruiz Cerón.

Con fecha 9 de junio de 2011, se ejercitó la acción penal correspondiente, librándose por parte del Juez Sexto de lo Penal del Distrito Judicial del Centro la orden de aprehensión correspondiente contra el ex titular de la COTRAN por los delitos antes referidos.

Previa solicitud de colaboración de la PGJE, la aprehensión de Gonzalo Ruiz Cerón fue efectuada por parte de elementos de la Policía Estatal Preventiva.

Al momento de su aprehensión, Ruiz Cerón presentó suspensión de amparo otorgada por el Juez Quinto de Distrito en el Estado. Sin embargo, por tratarse de un delito que el artículo 23 Bis A del Código de Procedimientos Penales Vigente en el Estado lo prevé como grave, dicha suspensión no surte efectos.

Por tal razón, la autoridad ejecutora está plenamente facultada para cumplir el mandato aprehensorio, cuya ejecución se realizó el día de hoy miércoles 15, dejando al inculpado a disposición del Juzgado Sexto de lo Penal del Distrito Judicial del Centro, quien resolverá su situación jurídica correspondiente.

PLAZA PÚBLICA

Miguel Ángel Granados Chapa

El secretario de Moreira

¿Llevaría Vicente Chaires Yáñez una doble vida? En horas hábiles sería, como era público y sabido, colaborador cercano a Humberto Moreira. Y en horas robadas al reposo, dedicaría su tiempo a negocios particulares, tan productivos que le permitieron adquirir hace dos años cuatro radiodifusoras (tres de ellas de Frecuencia Modulada) y una estación televisora. Y adentrarse, a través de por lo menos dos empresas, en el mercado inmobiliario de San Antonio, Texas.



Podría tratarse de un homónimo. A lo mejor le pasa lo que a Humberto y Rubén Moreira, que figuran, el primero, como presidente de la compañía Moreira & Sons Transportation, Inc., registrada en California. Y el segundo como vicepresidente de Family Cake Co. Inc. Pero no es el caso de Chaires Yáñez. Se trata inequívocamente de la misma persona que ha acompañado al profesor Humberto Moreira, hoy presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, a lo largo de su carrera. Fue su secretario particular desde que a mediados de los noventa fue delegado en Coahuila del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, cuando fue secretario de Educación bajo el gobernador Enrique Martínez y cuando fue alcalde de Saltillo. Convertido Moreira en gobernador y luego en líder nacional priista, Chaires Yáñez se ha encargado de la administración del gobierno estatal y del Comité Nacional priista. Durante casi un año, de marzo de 2010 a marzo pasado, actuó como secretario de operación y administración del Ejecutivo del estado. El cargo implica dirigir al personal del despacho del gobernador, así como las áreas de relaciones públicas, de seguridad inmediata del Ejecutivo (su escolta o cuerpo de guaruras) y del cuerpo de guardias del Palacio de Gobierno. Desde hace tres meses figuraba en la página del PRI apenas dos sitios debajo de Moreira mismo, dato indicador de su cercanía, pero su nombre desapareció de ese lugar. Lo borraron después de que los diarios del Grupo Reforma dieron a conocer la prosperidad del asistente de Moreira. Ayer, a partir básicamente de esa información, el Partido Acción Nacional lo denunció ante la PGR por medio del senador capitalino Federico Döring, el mismo discutido político a quien se confió exhibir los videos en que dirigentes del PRD o funcionarios cercanos a Andrés Manuel López Obrador aparecieron recibiendo dinero del empresario Carlos Ahumada, uno de los corruptores más señalados en México, donde contender por los primeros lugares no es empeño sencillo.



Es claro que la denuncia panista se inscribe en el marco de la contienda electoral en Coahuila, donde el hermano del gobernador con licencia, Rubén Moreira, es el candidato del PRI (aliado con el Panal y el Partido Verde) y el del PAN es el senador Guillermo Anaya, compadre de grado del presidente Calderón. También se enmarca en la integración de un paisaje político donde aparezcan en plenitud los pasivos del régimen autoritario priista, ya sean los encarnados en personas como Jorge Hank Rhon (libre pero retenido en Baja California y libre de nuevo), ya sean los de carácter sistémico como los descritos por Calderón en su discurso del domingo en la universidad californiana de Stanford.



En 2009, mientras Chaires Yáñez era secretario de Administración del gobierno estatal, constituyó la empresa Súper Medios de Coahuila, integrada por el canal 22 de Piedras Negras, anunciada como el Super Channel, acaso porque su señal alcanza a Eagle Pass, del otro lado de la frontera. En esa misma ciudad, el grupo encabezado por el colaborador de Moreira adquirió dos estaciones de radio XHRE-FM y XHSL-FM; en Ciudad Acuña la XHHAC, y en Saltillo, la XESJ-AM. Las emisoras de FM (las tres primeras) se cotizan muy alto en el mercado de concesiones radiofónicas, cuyo trasiego sólo es posible con autorización gubernamental.



El año pasado Chaires Yáñez integró las empresas inmobiliarias Procom Marketing, Vicap Global Investments y Transnational Construction & Real State Co., con sede en San Antonio, Texas. Es probable que en estas compañías tenga como socios a Rodolfo Cámara, que según el senador Döring representa en McAllen al gobierno de Coahuila para asuntos migratorios, y a Rubén Flores Jr., un abogado con residencia en San Antonio, que expresamente figura en las empresas de bienes raíces de que Chaires Yáñez es gerente y cuyo domicilio fiscal es el mismo de Flores.



De la averiguación previa que el PAN espera se desprenderá la verdadera naturaleza del papel de Chaires Yáñez. No sería extraño que de un equipo de gobierno priista se desprendieran negocios particulares. Los miembros de ese partido se han inclinado a la especulación con tierras, y más recientemente también a los medios de comunicación. Sonadísimos han sido los casos de Miguel Alemán, Luis Echeverría y Carlos Salinas de Gortari. El primero hizo su fortuna, desde los años treinta, cuando ya figuraba de modo relevante en la política, fraccionando tierras en Morelos, el Distrito Federal y el Estado de México. Y luego, al iniciarse la televisión en nuestro país, se las arregló para que andando el tiempo su hijo y tocayo apareciera como accionista de Telesistema Mexicano. Echeverría se quedó, a través de prestanombres, con lo que fue la cadena García Valseca, y adquirió propiedades en Morelos y Quintana Roo. Y Salinas cuidó de tener intereses en TV Azteca, que él privatizó y fue adquirida por Ricardo Salinas con un crédito de Raúl Salinas de Gortari, y luego estableciendo sus propios medios impresos.



O sea que la cabra tira al monte, aunque se disfrace con atavíos de modernidad.







Cajón de Sastre



Escribí en este mismo lugar hace una semana, el martes 7 de junio: "Es tan burdo el procedimiento para apresar a Hank que sus defectos parecen deliberados", como para permitirle "librar esta peripecia sin dificultad, generada quizá únicamente para mostrar las posibilidades del uso político de la PGR, cuya titular, Marisela Morales, tiene ya experiencia en este campo". Auguré también que si el relato de la Sedena sobre la captura del empresario-político era toda su evidencia, Hank no tardaría en quedar libre. Hoy está ya en su casa, superado el intento de arraigo promovido por el gobierno local también de modo grotesco. ¿Qué pasó? ¿Se logró el efecto demostración a que me referí? ¿Se impuso la legalidad? ¿Se negoció políticamente? Tendremos que saberlo o averiguarlo, para no quedarnos en la densa nube de la incertidumbre o como víctimas de una tomadura de pelo.